Ir al contenido principal

Volodin interpreta la Rapsodia Paganini

El el concierto de hoy jueves y mañana viernes de la Sinfónica de Sevilla no será la única estrella el maestro Marc Albrecht, a quien he dedicado las dos últimas entradas. El Concierto para piano nº 4 de Rachmaninov lo ha de interpretar Alexei Volodin (San Petersburgo, 1977), un señor a quien hasta ahora no le había escuchado casi nada, a penas algún Prokofiev. Afortunadamente YouTube me ha ofrecido la oportunidad de escucharle en esa enorme obra maestra que es la Rapsodia sobre un tema de Paganini del mismo autor, en filmación realizada en noviembre de 2013 junto a la Orchestre de la Suisse Romande y la batuta de Jonathan Nott.



El sabor que me ha dejado la audición es agridulce. Por un lado, Volodin demuestra poseer una técnica colosal. Y no me refiero tan solo a la agilidad digital. ¡Todavía hay melómanos, incluso críticos, que piensan que la técnica consiste fundamentalmente en tener soltura suficiente para correr mucho sobre el teclado dándolas todas en su momento preciso! Obviamente no: están también la maleabilidad del sonido, la graduación de las dinámicas, la riqueza de colores, en la posibilidad de aportar acentos y matices sin romper el discurso global, en la capacidad para alcanzar grandes picos de tensión… Alexei Volodin demuestra todo eso con creces: hay que descubrirse.

Por otro lado, a mí me parece que su sintonía con la partitura no llega a ser completa. Hay grandes dosis de efervescencia y de animación en su acercamiento. También una buena atención a los aspectos más siniestros y dramáticos de la página. Pero a veces el nervio interno se transforma en nerviosismo, cuando no en virtuosismo de cara a la galería, mientras que al lirismo con que hace cantar al piano, en cualquier casi notable, resulta antes delicado que sensual, preciosista más que verdaderamente poético o intenso.

Tal vez Volodin lo hubiera hecho mejor con una batuta más centrada que la de Jonathan Nott. El maestro británico está soberbio a la hora de clarificar texturas y colorear intensamente la tímbrica, pero se muestra un tanto apresurado, poco atento a la enorme variedad expresiva que esta música necesita; vistoso pero superficial, en definitiva. Sea como fuere, mi recomendación es que si encuentran algo de tiempo vean el vídeo y juzguen por ustedes mismos.

Comentarios

Julio César Celedón ha dicho que…
Yo tuve el placer de escucharle un tercero de Prokofiev como hace tiempo no lo escuchaba. En esa ocasión hizo muestra de esa técnica de la cual habla, no muy rica en texturas pero sí en digitación, así que supongo que estuvo mejor que con el Rachmaninov que a usted le tocó. Claro que puede que sea también en parte por la dirección de Massimo Quarta, que no lo dejó correr tanto. Saludos.

Entradas populares de este blog

La Heroica de Giulini en Los Ángeles

He repasado la Heroica beethoveniana que registró Carlo Maria Giulini al frente de la Filarmónica de Los Ángeles para Deutsche Grammophon en noviembre de 1978, esta vez en la descarga en alta resolución que, con toma sonora que ya era espléndida antes y ahora llega a deslumbrar, circula desde hace poco por la red. Confirmo mi idea inicial sobre la misma: una muy notable interpretación en la que hay cosas interesantísimas, pero globalmente no a la altura de quien fue uno de los más grandes maestros del pasado siglo.


Cierto es que la elegancia, la naturalidad y la claridad son asombrosas –revelador juego de maderas en el movimiento inicial, sin ir más lejos–, pero a mi modo de ver parte de la recreación se ve lastrada por una extraña blandura, sobre todo en el primer tema del referido Allegro con brio y, sorprendentemente, en un Scherzo dicho con elegancia y con la misma admirable depuración sonora de la que el maestro italiano hace gala a lo largo de toda la obra, pero escaso de la fue…

Sinfonía nº 40 de Mozart: discografía comparada

Actualización 30.IV.2020

Esta entrada fue publicada originalmente el 20 de febrero de 2013.

Ha añadido reseñas de las grabaciones de Klemperer'62, Böhm'76, Menuhin, Brüggen'10, Herreweghe, Rattle'13, Harnoncourt'13, Barenboim'15, Savall,  Nelsons y Minasi. He vuelto a escuchar la de Kubelik, a la que le he bajado la puntuación del 10 al 9 realizando algunos cambios en el comentario.

___________

La Sinfonía n.º 40 en sol menor, K. 550, penúltima de las que escribió, salió de la pluma de Mozart en 1788, esto es, algo más de tres años antes de la muerte del genial compositor salzburgués. Independientemente de la popularidad de su celebérrimo primer movimiento, su fama está plenamente justificada por la manera en la que se alcanza una comunicatividad sincera e inmediata a través de un grado supremo de belleza formal y con pleno respeto a las formas clásicas. Dicho de otra manera: esta partitura alberga un doliente drama en su interior que está narrado a través de l…

Hay que frenar a VOX

VOX es un monstruo. Es el MAL, con mayúsculas. El MAL normalizado, cotidiano, aceptado y hasta aplaudido por nuestros familiares, amigos y compañeros de trabajo. Colándose por las rendijas de la democracia –muy imperfecta, y por ende con numerosas grietas– con la intención de destruirla. Los regímenes totalitarios nunca se han impuesto exclusivamente haciendo uso de la fuerza. A veces, incluso, esta no les ha sido necesaria. Han ido cangrenando poco a poco los diferentes estratos de la sociedad aprovechando las insuficiencias del sistema, recurriendo a las consignas más primarias (NOSOTROS frente a ELLOS, la PATRIA, etc.), manipulando la realidad –la historia pasada y el presente– mediante análisis tendenciosos y, sobre todo, nutriéndose del miedo. Miedo a lo que es "de fuera", miedo a "lo distinto", miedo a que en un contexto de crisis tengamos que ser solidarios en lugar de velar cada uno por "lo nuestro". No hay que irse demasiado atrás, no es impresci…