sábado, 10 de septiembre de 2016

Berg por Zukerman y Boulez: un monumento del sonido grabado

Interrumpo las entradas automatizadas –seguirán saliendo desde la nevera cada tres días, más o menos, porque ahora mismo sigo muy ocupado– para traer una música que lleva una semana viniéndome a la cabeza una y otra vez: el Concierto para la memoria de un ángel de Alban Berg. No sé si el mejor concierto para violín de la historia de la música, pero sí uno de los que más me gustan. Y una pieza clave para entender la verdadera esencia de la Segunda Escuela de Viena, dicho sea de paso.


Traigo esta música en la lectura –que vuelvo a escuchar mientras escribo– registrada por Pinchas Zukerman, Pierre Boulez y la London Symphony en 1984 para CBS, una escalofriante recreación que alcanza una intensidad, una rebeldía y un desgarro sobrecogedores sin merma ninguna de la perfección arquitectónica, del análisis del entramado orquestal ni de la belleza sonora. Podría quizá ser aún más sensual y atmosférica, pero desde luego no más tensa ni emocionante. Su audición resulta toda una experiencia. La verdad, no me extraña que fuera ninguneada desde las páginas de Scherzo por el mismo crítico que más palos le ha dado a Daniel Barenboim desde la referida revista: hay gente que se resiste para reconocer la genialidad cuando la tiene delante de sus narices. Procuren no hacerles mucho caso y escuchen esta grabación si aún no la conocen, porque se trata de uno de los monumentos de la historia del sonido grabado.


3 comentarios:

Sergio dijo...

Voy a visitar a los rusos. Gracias.

Anónimo dijo...

Don Fernando, si tiene usted este vinilo se lo cambio por el cd de Menuhin-Boulez de EMI que incluye los conciertos de Berg y Bloch.

AAL

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Pues no, tengo la edición original del CD realizada por CBS, que compré hace ya tiempo no recuerdo dónde, pero el vinilo no he llegado nunca a verlo. Supongo que será un objeto muy cotizado. Saludos.