martes, 22 de marzo de 2016

Lo peor, lo mejor

Las creencias religiosas pueden ser responsables de que el ser humano saque a la luz lo más repugnante de sí mismo: no solo pueden parecer la excusa perfecta para llevar a cabo las peores barbaridades, sino que a veces se convierten en motor de las mismas. Pero también son capaces de despertar nuestros mejores sentimientos, conducirnos a los actos más elevados y, por supuesto, estimular nuestra sensibilidad artística.


De lo primero ya hemos tenido bastante esta mañana con los atentados de Bruselas. De lo segundo les dejo ahora un botón en homenaje a los fallecidos: la acongojante marcha de Semana Santa Virgen del Valle, quizá la mejor de las que se han compuesto para nuestras procesiones, en arreglo sinfónico –en exceso espectacular– de Antón García Abril sobre el original de Vicente Gómez Zarzuela. Interpreta la Filarmónica de Londres bajo la dirección del propio García Abril.

Como no se puede insertar este YouTube, aquí va el enlace.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

El ateismo pueden ser responsable de que el ser humano saque a la luz lo más repugnante de sí mismo: no solo puede parecer la excusa perfecta para llevar a cabo las peores barbaridades, sino que a veces se convierte en motor de las mismas. Pero también es capaz de despertar nuestros mejores sentimientos, conducirnos a los actos más elevados y, por supuesto, estimular nuestra sensibilidad artística( permitaseme el plagio) AMCSánchez.

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

En absoluto de acuerdo, AMC. Conozco actos repugnantes realizados por personas ateas, y obras de arte excelsas realizadas por ateos, pero no encuento cómo el ateísmo puede resultar inspirador de unas u otras acciones. Tampoco entiendo el sentido y la oportunidad de su mensaje.