miércoles, 23 de diciembre de 2015

John Wiliams y Star Wars en Boston

Seguimos con Star Wars. El sello Decca, que hace tiempo absorbió el catálogo de Philips, ha tenido a bien recopilar en un doble compacto todas las músicas “del espacio” grabadas por John Williams al frente de la Boston Pops Orchestra, que no es sino la magnífica Sinfónica de Boston cuando se encarga de partituras más o menos populares. En la edición se incluye todo el contenido del disco Out of this World que comenté en este blog el año pasado con entusiasmo, lamentando que estuviese descatalogado. Pues bien, ya lo tienen ustedes aquí.


A lo entonces escrito sobre ese disco me remito. Me toca ahora señalar qué más hay en este nuevo doble CD. Por un lado, la interpretación de Los Planetas de Holst que Williams grabó en 1986: ya la comenté en mi discografía comparada, y ahí dejé bien claro que no merece en absoluto la pena. Por otro lado, gran parte del contenido de un vinilo de 1980 que se llamó Pops in Space, en buena medida dedicado a los dos primeros filmes de Star Wars: los títulos iniciales –en su habitual arreglo “de concierto”–, el delicado Tema de Leia, el arrebatador scherzo The Asteroid Field –prodigio de orquestación–, la celebérrima Marcha imperial y el muy tierno Tema de Yoda. Sí, ya se: Elgar, Walton, Holst, Kachaturian y no sé cuántos más. Pero magníficas composiciones, no me cabe la menor duda, que se han ganado por derecho propio una parcela en la cultura popular del último cuarto del siglo XX.

De propina, se incluye –asimismo procedente de Pops in Space– el final de Encuentros en la Tercera Fase, pero no tal y como lo había grabado Zubin Mehta en 1977, sino en un nuevo arreglo que incluye el etéreo pasaje coral escrito ex-profeso por Williams con motivo de la “edición especial” de la película de 1980 con el fin de ilustrar la escena –añadida por exigencia del estudio– en la que el protagonista entra en la nave espacial. Soberbia música para una película que sigue siendo fascinante. Interpretaciones y toma sonora, impecables.

Resumiendo: Los Planetas sobra, pero el resto del doble compacto es magnífico. Muy, pero que muy recomendable para todos los públicos, salvo para quienes piensan que esto es "música reaccionaria" y tal.

No hay comentarios: