martes, 18 de noviembre de 2014

¡Ya se venden las entradas!

Como estaba previsto, Barenboim y la Orquesta del West-Eastern Divan ofrecerán el próximo mes de enero dos conciertos en Andalucía, uno el habitual de Sevilla y otro más en Córdoba. Como se podía prever, los programas integran parte de las obras que interpretaron este verano en los Proms en un espléndido concierto que tuve la oportunidad de comentar por aquí. Como es razonable, las entradas se han puesto ya a la venta. Y como era de esperar recordando lo ocurrido otros años, algún medio de comunicación sevillano que presume de dedicarle gran espacio a la cultura no ha publicado una sola palabra al respecto. ¡Y las entradas a la venta desde ayer!

Barenboim Francisco

Por eso mismo, no vaya a ser que ustedes no se hayan enterado, les doy aquí los detalles. El concierto del viernes 16 de enero de 2015 se ofrecerá en el Gran Teatro de Córdoba a las ocho y media. Se abrirá con el Preludio a la siesta de un fauno de Debussy y, subrayando la importante deuda de un compositor con el otro, continuará con una de las obras más largas y exigentes de Pierre Boulez, Dérive 2, que pueden ustedes escuchar a los mismos intérpretes en este enlace. Segunda parte igual de francesa, pero con aroma andaluz: Rapsodia española, Pavana para una infanta difunta, Alborada del gracioso y Bolero. A mí me apetece todo muchísimo, pero especialmente el Boulez, verdadero acontecimiento.

El concierto de Sevilla tendrá lugar en el Teatro de la Maestranza el domingo 18, a la misma hora que el anterior. La obertura de Las bodas de Fígaro (pieza ineludible dadas las circunstancias) abrirá un programa Mozart que incluye también el Concierto para oboe y el Concierto para piano nº 27, el primero de ellos con la jiennense Cristina Gómez Godoy –de la Staatskapelle de Berlín– y el segundo con el propio Barenboim al piano, lo que no es precisamente una fruslería. La brevedad de las obras hace prever numerosas propinas, siempre y cuando el público se muestre animado. Yo tengo mis dudas de que el teatro cuelgue el cartel de “no hay billetes” antes de última hora: sigo pensando que muchos melómanos sevillanos le tienen cierta tirria a Barenboim. Por cierto, me ha costado más o menos lo mismo la butaca de patio del Maestranza (48 euros) que un asiento arriba del todo en el Royal Albert Hall en el que se escuchaba regular.

Ah, tras la foto de arriba no hace falta que les diga con quién estuvo Barenboim ayer y con qué objetivo. Este hombre no para.

No hay comentarios: