sábado, 22 de noviembre de 2014

El Antiguo Régimen sigue vigente en el Maestranza

No, no en La Real Maestranza de Caballería, que es el lugar donde una serie de señores van a presumir de árbol genealógico, sino en el vecino Teatro de la Maestranza. Pocos minutos antes de que Leporello cantase aquello de “Notte e giorno faticar per chi nulla sa gradir”, clarísima contestación a la sociedad estamental en una obra que, como el resto de la trilogía Mozart-Da Ponte, rezuma crítica hacia la misma, la megafonía rogaba al público que guardara un minuto de silencio a la memoria de la Duquesa de Alba, una señora que se ha caracterizado por ser inmensamente rica, beneficiarse de una sustancial rebaja en los impuestos gracias poseer un patrimonio artístico fuera de la vista del público, y por ser la cabeza visible de un régimen latifundista que durante largo tiempo ha mantenido en la miseria a muchos jornaleros andaluces.

¿Contribuciones a la cultura? Que yo sepa, el lujoso manto que le regaló a la Virgen de la Hermandad de los Gitanos. No me consta que haya formado parte del patronato del Maestranza; y aunque lo hubiera hecho, nunca se ha guardado silencio por el fallecimiento de alguno de los patronos.

Ni que decir tiene que me negué a ponerme en pie. ¡Hasta ahí podíamos llegar! Otro día les cuento algo sobre este Don Giovanni. Bueno, un adelanto: vibrante el foso “históricamente informado”, flojo el equipo de cantantes y mediocre la producción escénica, a pesar del portentoso trabajo actoral de Carlos Álvarez.

4 comentarios:

Bruno dijo...

No me voy ahora en convertirme en defensor de la duquesa de Alba, entre otras cosas porque realmente no sé cómo y con qué enfoque ha administrado sus bienes. Es inmensamente rica. Bueno, ¿qué ha hecho con esa riqueza? Tiene muchos bienes artísticos. Habrá que ver las leyes si son justas con todo eso. No pagar por bienes artísticos que se guardan parece lógico. Si uno compra un cuadro valioso puede que pague el Iva pero no por conservarlo. Hasta dónde sé. Otra cosa es que lo venda. Otra cosa es que el estado llegue a una ley que obligue a abrir puertas privadas al público. Se tiene que saber si paga impuestos por las demás cosas por las que los ciudadanos pagan impuestos. Nada he leído de que no los pague. Lo más que recibe subvenciones. Eso es lógico aunque la gente se escandalice. Si hay una prima al algodón, un suponer, y ella cultiva algodón pues debe estar en igualdad de condiciones.... si se quiere que utilice sus latifundios. Los latifundios ha sido cosa muy extendida en España y alrededores. Afortunadamente la tierra ha dejado de ser un fundamental factor de producción. ¿Qué ha hecho esta señora con las tierras en su vida?¿Las ha aprovechado? Yo no tengo ni idea. Eso es lo que me parece que falta. ¿Qué ha hecho por Andalucía? Pues tampoco lo sé. Tampoco es que tenga una mayor obligación que cualquiera aunque no está de más saberlo por eso del minuto de silencio. En fin que andamos por el mundo sin saber muchas cosas. A no ser que ud. sepa algo más concreto que los lugares comunes que señala. Porque lo que no me parece oportuno es que en Valencia nos interrumpieran el concierto por la muerte del presidente de Mercadona. Contra el que no tengo nada, pero no le conozco relación con la música. Pero no se me ocurre atacarlo porque tenga a Mercadona.

Andrés Moreno dijo...

El presidente de Mercadona era patrocinador importante del Palau de les Arts, pero la duquesa de Alba no dio nunca ni un euro al Maestranza. Ni al Maestranza ni a ninguna de las instituciones culturales de Sevilla. Eso sí, dos millones a la hermandad de los gitanos. Era medalla de Andalucía e hija predilecta de Sevilla, pero los méritos para ello están aún por conocer, salvo el salir mucho en al televisión y en las revistas diciendo que si Andalucía o Sevilla eran lo mejor del mundo y tópicos así. Sobraba, pues, el minuto de silencio del Maestranza, de la que sólo fue abonada durante años, como miles de sevillanos a cuyo óbito nadie se acordará en el teatro.

Bruno dijo...

Pues no debían de haberle concedido el homenaje en el ámbito del teatro. Del resto me imagino que tarde o temprano se ocuparán.

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Gracias por vuestra participación y por las puntualizaciones. Lo del Mercadona me resultaba de lo más extravagantes, pero me parece plausible si se trataba de un importante patrono. Lo de Doña Cayetana no lo veo por ningún lado. Un saludo.