Ir al contenido principal

El Domingo y Pablo Neruda

Me saqué entrada para Il Postino sin haber escuchado la obra: la presencia de mi admirado Plácido Domingo, al que me temo no le queda ya demasiada vida vocal, me justifica acudir al Teatro Real desde Jerez el próximo 20 de julio. Pero ahora he podido finalmente escuchar esta ópera con música y libreto del recientemente fallecido compositor mexicano Daniel Catán (1949-2011), encargada precisamente por Domingo para la Ópera de Los Ángeles, en el DVD editado por Sony Classical a partir de las filmaciones realizadas, bajo la dirección técnica de Brian Large y con sonido surround auténtico, en octubre de 2010. He quedado moderadamente satisfecho.


La gracia de esta ópera es que está completamente fuera de su tiempo. Está escrita por un mexicano en el siglo XXI, pero podría pertenecer perfectamente a algún italiano cien años anterior, con su marcado melodismo, sus texturas orquestales de ribetes impresionistas y su interés pleno por el “bien sonar”. Música “para todos los públicos”, en definitiva, sin apenas pliegues inquietantes, marcadamente conservadora, que se escucha con tanta facilidad como se olvida, pero que produce innegable placer durante las dos horas y media que dura, siempre y cuando no ande uno con prejuicios trasnochados sobre la necesidad de “compromiso estético”: tan nefasto resulta el desprecio a esta línea retro por parte de algunos, como el rechazo a los lenguajes bastante más avanzados por parte de los melómanos que no han sabido pasar de Puccini.

Siendo la música de Catán muy agradable, flojea un tanto el libreto, probablemente porque la película El cartero (y Pablo Neruda) en que al parecer está inspirada, que desconozco, no ofrece la suficientes posibilidades dramáticas para desarrollar una trama operística. En cualquier caso la emotividad que desprende sabe ser agridulce sin caer en lo lacrimógeno. El final, con la muerte en flashback del joven cartero durante un mitin obrero, está muy bien resuelto, aunque no conceda protagonismo a un Plácido/Neruda convertido, lógicamente, en rey de la función. Por cierto, que no deja de resultar sorprendente que una persona de ideología tan conservadora como el tenor madrileño sienta semejante apego por una obra de muy obvias simpatías por la izquierda y por un personaje en su momento por completo vinculado al comunismo.



Interpretativamente Domingo se encuentra en su salsa, porque la partitura se escribió para él y con sus actuales posibilidades vocales en mente. Está estupendo, y más que solvente como actor. Brilla junto a él el tenor norteamericano, de origen siciliano, Charles Castronovo, emotivo y comprometido. Cumple sin problemas Amanda Squitieri como Beatrice Russo, el objeto de los desvelos amorosos del protagonista (que es cartero, ojo, no el poeta). Entre el resto del elenco se encuentran nada menos que Cristina Gallardo-Domâs, Nancy Fabiola Herrera y Vladimir Chernov, este último desenvolviéndose perfectamente en el idioma del libreto, que no es otro que el castellano: opción poco “realista” cuando en realidad tenía que haber sido el italiano, pero adecuado para incorporar los versos reales de Neruda en el texto.

La batuta de Grant Gershon parece francamente notable, aunque es posible que en Madrid Pablo Heras-Casado, si arriesga mucho en lo expresivo, puede extraer un punto más de tensión dramática a una partitura que, la verdad, tampoco da especial juego dentro de su agradable simplicidad. La puesta en escena de Ron Daniels, sensata y bien realizada. Lo dicho: para todos los públicos.

Comentarios

Teresa G. ha dicho que…
Tengo curiosidad por este Cartero, y tu crónica me parece que se adapta bastante a lo que podía esperar a priori, por lo que he podido ver en Youtube.
Dos datos que me permito añadir: el primero es que Daniel Catán escribió la obra, como dices, por encargo de Domingo, pensando en él como Neruda y en Rolando Villazón como cartero, pero la operación de este en 2009 impidió que la estrenara.
La segunda es que no es nada extraño que la obra sea en español (y no en italiano). Aunque la mayoria de la gente tiene su referente en la película italiana, con Philippe Noiret y Massimo Troisi como protagonistas, en realidad el film está basado en la novela "Ardiente paciencia", del escritor chileno Antonio Skármeta. Saludos!
Gracias por las puntualizaciones, Teresa.

Lo de la novela lo sabía, pero quise dejar al margen el dato para no hacer la entrada en exceso pesada. De lo de Villlazón la verdad es que no tenía idea: hubiera sido muy morboso ver a Plácido y Rolando cantando juntos en una misma ópera, aunque no sé si hubiera funcionado.

Al final, ay, una embolia pulmonar nos deja sin Plácido en las funciones madrileñas. ¡Qué lástima! Espero que se recupere pronto.

Entradas populares de este blog

La Heroica de Giulini en Los Ángeles

He repasado la Heroica beethoveniana que registró Carlo Maria Giulini al frente de la Filarmónica de Los Ángeles para Deutsche Grammophon en noviembre de 1978, esta vez en la descarga en alta resolución que, con toma sonora que ya era espléndida antes y ahora llega a deslumbrar, circula desde hace poco por la red. Confirmo mi idea inicial sobre la misma: una muy notable interpretación en la que hay cosas interesantísimas, pero globalmente no a la altura de quien fue uno de los más grandes maestros del pasado siglo.


Cierto es que la elegancia, la naturalidad y la claridad son asombrosas –revelador juego de maderas en el movimiento inicial, sin ir más lejos–, pero a mi modo de ver parte de la recreación se ve lastrada por una extraña blandura, sobre todo en el primer tema del referido Allegro con brio y, sorprendentemente, en un Scherzo dicho con elegancia y con la misma admirable depuración sonora de la que el maestro italiano hace gala a lo largo de toda la obra, pero escaso de la fue…

Sinfonía nº 40 de Mozart: discografía comparada

Actualización 30.IV.2020

Esta entrada fue publicada originalmente el 20 de febrero de 2013.

Ha añadido reseñas de las grabaciones de Klemperer'62, Böhm'76, Menuhin, Brüggen'10, Herreweghe, Rattle'13, Harnoncourt'13, Barenboim'15, Savall,  Nelsons y Minasi. He vuelto a escuchar la de Kubelik, a la que le he bajado la puntuación del 10 al 9 realizando algunos cambios en el comentario.

___________

La Sinfonía n.º 40 en sol menor, K. 550, penúltima de las que escribió, salió de la pluma de Mozart en 1788, esto es, algo más de tres años antes de la muerte del genial compositor salzburgués. Independientemente de la popularidad de su celebérrimo primer movimiento, su fama está plenamente justificada por la manera en la que se alcanza una comunicatividad sincera e inmediata a través de un grado supremo de belleza formal y con pleno respeto a las formas clásicas. Dicho de otra manera: esta partitura alberga un doliente drama en su interior que está narrado a través de l…

Hay que frenar a VOX

VOX es un monstruo. Es el MAL, con mayúsculas. El MAL normalizado, cotidiano, aceptado y hasta aplaudido por nuestros familiares, amigos y compañeros de trabajo. Colándose por las rendijas de la democracia –muy imperfecta, y por ende con numerosas grietas– con la intención de destruirla. Los regímenes totalitarios nunca se han impuesto exclusivamente haciendo uso de la fuerza. A veces, incluso, esta no les ha sido necesaria. Han ido cangrenando poco a poco los diferentes estratos de la sociedad aprovechando las insuficiencias del sistema, recurriendo a las consignas más primarias (NOSOTROS frente a ELLOS, la PATRIA, etc.), manipulando la realidad –la historia pasada y el presente– mediante análisis tendenciosos y, sobre todo, nutriéndose del miedo. Miedo a lo que es "de fuera", miedo a "lo distinto", miedo a que en un contexto de crisis tengamos que ser solidarios en lugar de velar cada uno por "lo nuestro". No hay que irse demasiado atrás, no es impresci…