martes, 9 de julio de 2013

En Sicilia, también

Aprovechando una oferta estupenda de Ryanair y respirando hondo para que no me pasara nada por volar con esta compañía –al final la cosa fue medianamente bien–, este año he sustituido mi habitual estancia a principios de julio en el Festival de Granada por cuatro noches en Palermo. Maravillosos los templos griegos, alucinante el arte sículo-normando y un descubrimiento el abundantísimo barroco siciliano. Inolvidable la casatta (bizcocho, mazapán, fruta confitada). Cutres, extremadamente cutres los museos, los medios de transporte, las tiendas y no digamos gran parte del casco urbano. Y un riesgo grave para la supervivencia atreverse a cruzar la calle, incluso por los pasos de peatones.

2013-07-04 17.10.52-1

Pero si traigo aquí este viaje no es para que aprecien mi cada día más amplio perímetro frente al Tempo de la Concordia en Agrigento (lo siento, no he podido resistir la tentación), sino para ofrecerles estas fotografías tomadas en el Teatro Politeama de la capital de la isla, que son buen testimonio de que en todas partes hay orquestas en peligro: en este caso, la Orquesta Sinfónica Siciliana.


 Los carteles que ahí pueden ver y conciertos gratuitos en el exterior del edificio son sus medios de hacerse notar. Les deseo lo mejor, aunque supongo que en Italia en general y en Sicilia en concreto hacer falta una tremenda dosis de regeneración política para que las cosas funcionen como es debido, lo que no quita que en España también andemos apañados…






2013-07-03 19.08.57

No hay comentarios: