domingo, 19 de mayo de 2013

Répons por delante, por detrás y por los lados

Pierre Boulez compuso Répons (estrenada primero en 1981 y en su versión definitiva en 1984) para orquesta de cámara más seis solistas repartidos alrededor del público; el sonido de estos últimos a su vez se ve modelado por una serie de dispositivos electrónicos que crean un “eco” artificial que es repartido por la sala. La primera vez que escuché la obra fue en una retransmisión televisiva del Festival de Salzburgo. Quedé fascinado, pero obviamente lo que vi no es lo que escuché. Lo mismo me pasó con el disco oficial de Deutsche Grammophon, con el propio Boulez dirigiendo a su soberbio Ensemble InterContemporain: es imposible que solo dos canales recojan la idea sonora del compositor.

Boulez Repons DG

Mucho más tarde llegó un DVD documental del Festival de Lucerna. ¿Por fin Répons en multicanal? Por lo que pude leer no solo se ofrecía en estéreo normal, sino que la partitura se encontraba severamente amputada. ¡Qué oportunidad perdida! Pues bueno, ahora he encontrado una alternativa que me ha hecho disfrutar de lo lindo.

Verán ustedes, mi receptor Denon es multicanal: tengo dos altavoces (pantallas dicen los entendidos, porque el altavoz propiamente dicho es otra cosa) de relativamente buena calidad en la posición habitual, y luego uno central, dos laterales-traseros y dos colocados detrás de mi butaca (más el subwoofer). Si el audio original del DVD o SACD de turno es multicanal (7.1 o 5.1), estupendo. Si no, el receptor puede “imitar” un surround a gusto del consumidor. En mi caso, la opción que suelo utilizar es la de crear una ligera reverberación en los canales laterales y traseros para que la sensación acústica sea más agradable sin que se pierda la situación frontal de los intérpretes.

Pero existe también otra que cuando hay orquesta de por medio no me gusta nada: “estirar” los dos canales del estéreo por los siete a mi alrededor, de tal modo que lo que se escuchaba originalmente más a la izquierda sonará detrás y a lado a la izquierda, lo que estaba ligeramente a ese lado lo hará en el canal izquierdo delantero, y así… El resultado es espectacular pero falsísimo, salvo en determinadas obras y repertorios. Por ejemplo, en La Pasión según San Mateo, como expliqué por aquí. O en buena parte de la música medieval y renacentista, sobre todo en la polifonía, donde me parece adecuado repartir las fuentes sonoras a mi alrededor.


Pues bueno, por fin he hecho la prueba con Répons. ¡Bingo! No es auténtico multicanal, eso desde luego, pero como la grabación de DG distinguía muy bien los planos sonoros, mi receptor los ha repartido estupendamente por delante, por detrás y por los lados. Cierto es que la orquesta de cámara debería estar más “enfrente” y que solo los seis solistas deberían estar a mi alrededor, pero el efecto sin duda está ahora, a tenor de lo visto en imágenes, más cercano a lo ideado por Boulez. También es más espectacular, desde luego, y aún más fascinante. Si tienen la oportunidad, hagan la prueba. Ah, y si no conocen Répons, les recomiendo que le pongan remedio cuanto antes, aunque sea en la versión amputada (no la he visto, pero le deben de faltar entre diez y quince minutos a tenor de la duración) que les he dejado en YouTube. No se arrepentirán.

4 comentarios:

Juan Zaragoza dijo...

Hola, Fernando.

Mi equipo es muy similar al tuyo. El receptor es un Yamaha (primo hermano de Denon, al igual que lo es el también japonés Pioneer), concretamente el modelo RX-V671. La disposición de mis altavoces (también 7) es diferente, más tradicional: Dos principales (izquierda y derecha), un frontal (central) y cuatro satélites (uno en cada esquina de la habitación), además del subwoofer.

Cuenta también (me imagino que tu Denon tendrá algo parecido) con una serie de ambientes sonoros pre-programados (Salas de conciertos, de jazz, al aire libre, etc.) cuyos nombres no coincidirán al cien por cien en las diferentes marcas.

Pues bien, allá van una serie de comentarios y preguntas que, espero, puedan ser de interés también para otros aficionados. Si lo consideras oportuno lo comentamos todo por aquí o, si lo prefieres, lo hablamos en privado por correo electrónico.

Primera: El DVD “monofónico “de Martha Argerich que comentaste hace unos días me ha gustado escucharlo en el programa “Cellar Club”. No es que obre milagros, pero en algún otro disco con solista y orquesta (por ejemplo, el primer concierto para violín de Prokofiev con Perlman y Rozhdestvensky que también reseñaste hace poco) parece dar un resultado “aceptable”. Un sonido difuso, agradable; ni tan plano como el monofónico puro ni tan artificial como el escandaloso “7 Canales”.

Segunda: Con respecto a este párrafo:
“En mi caso, la opción que suelo utilizar es la de crear una ligera reverberación en los canales laterales y traseros para que la sensación acústica sea más agradable sin que se pierda la situación frontal de los intérpretes”
¿Cómo se consigue este efecto? ¿Cómo se llama ese ambiente sonoro? (Ten en cuenta que es posible que en mi Yamaha no sea del todo igual).

Tercera: Supongo que conocerás la Serie Eloquence, una colección de CD de Deutsche Grammophon – Philips – Decca reprocesados mediante un procedimiento llamado AMSII y que han sido muy criticados en los foros por su sonido irreal. Efectivamente, deben ser reproducidos en el ambiente “Dolby Pro Logic” porque de no ser así, la imagen espacial es, en verdad, aberrante.

Cuarta: Que acabo de escuchar el comienzo de la “Pasión” de Klemperer (mi edición es la antigua: un CD comprado hace unos treinta años) tal como recomiendas en el sistema “7 canales” y, efectivamente, se descubre una sensación de volumen espacial desconocida hasta la fecha y totalmente impensable a partir de una grabación en estéreo simple.

Quinta: Que también acabo de hacer el experimento de escuchar “Répons” de Boulez y, lo siento mucho, pero esa música no es para mi. No puedo imaginar cómo se puede tocar con mayor (o menor) sensualidad o ternura (sin caer, por supuesto, en la cursilería) o de una forma más apolínea o epicúrea (perdón, quise decir dionisiaca) ni de cómo se puede exponer de una forma más rocosa o con sentido del humor o con la mala leche de Klemperer. No es mi intención reabrir el debate sobre la música de vanguardia: con respecto a ella, este aficionado se considera un un inculto total y así lo reconoce. Eso sí, el sonido multiespacial está muy conseguido.

Como puedes apreciar, aunque haya permanecido un tiempo sin escribir, no he dejado de seguirte lo más mínimo.

Buenas noches por hoy.

Juan Zaragoza.

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Hola, creo que la conversación mejor la tenemos por aquí porque otras personas se pueden beneficiar de tu experiencia.

1) Lo de la Argerich lo tendré que probar con ese "Cellar club" o lo que en mi receptor se le parezca. Yo lo escuché en sonido "7 canales": escandaloso, como tú dices, pero preferible, a mi entender, al planísimo mono en dos canales.

2) La opción que suelo usar es DTS: NEO, que partiendo de los dos canales originales crea una confortable reberveración en los dos laterales y los dos traseros, más una imagen central. Estoy muy satisfecho. El Prologic II es parecido, solo que (tú lo sabrás perfectamente, lo especifico por los demás) el sonido viene "más hacia ti", como si te pusieras en el podio de la orquesta. Personalmente prefiero el DTS: NEO, porque está más alejado y se adecua más a la experiencia en una sala de conciertos.

(luego sigo)

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Mil perdones en tardar tanto en seguir con la contestación.

3) El caso de la serie Eloquence es muy interesante. A mí su AMSII nunca me ha dado problemas, tanto en DTS: NEO como en Dolby Pro Logic II, que es el que suelo utilizar en estos discos. Conozco a varios críticos que están contentísimos con las remasterizaciones de esta serie (pienso ahora en algunoas Bruckner de Solti y Barenbiom).

4) De la Pasión según San Mateo de Klemperer dije que no tenía a mano mi ejemplar antiguo para realizar comparaciones con la edición japonesa. Pues bien, un amigo lo ha hecho y me asegura que el sonido, aunque a mí siga sin convencerme, está muy mejorado. Como dices, el sistema "7 canales" es ideal para la obra por las peculiares características de la escritura bachiana.

5) Répons es para ti y para cualquiera: ¡lo magnífico siempre es para todos! Lo que pasa es que hay cosas que necesitan su tiempo. A mí me entusiasmó desde el principio, pero a lo mejor tu momento de descubrir este repertorio no ha llegado. Tiempo al tiempo. Estoy convencido (y mucha más gente, claro) de que es una obra maestra. ¡Y también me gusta la Segunda de Rachmaninov, eh! Insisto, tiempo al tiempo. Yo también estoy tardando en descubrir los vinos de Jerez, pero bien que estoy asombrándome de las maravillas que muy poco a poco voy paladeando...

Juan Zaragoza dijo...


Gracias, Fernando, por tus respuestas. Has tardado menos en escribirlas de lo que habitualmente a mí me cuesta responder en los foros en los que participo. Lástima que esto no sea un foro: se pierde mucho en vivacidad y es muy posible que este “hilo”, una vez que se ha hundido debajo de otros tres o cuatro, quede reservado sólo para ti y para mí.

Por cierto, eso de “mi” experiencia… Te aseguro que procede en un alto porcentaje de la tuya; creo que es justo agradecértelo y corresponder con las pequeñas aportaciones complementarias que voy descubriendo.

El “Cellar Club” es el campo sonoro de una sala de jazz, parecido a una sala de música de cámara. Pero es posible que también consigas buenos resultados con cualquier sala cerrada aunque sea grande.

Me quedan algunas cosas por responder, pero antes tengo que hacer algunas pruebas en mi equipo.

Saludos cordiales.

Juan Zaragoza.