lunes, 20 de mayo de 2013

No se puede ser más pelota

“Mientras los asteroides brillaban en el nocturno firmamento celeste y el refulgente fulgor de la vía láctea cubría el cielo de la ciudad, la áurea batuta del maestro, en vigoroso y penetrante éxtasis musical, heroicamente espoleada desde los tortuosos meandros del curso fluvial bruckneriano (pongan ustedes aquí el compositor que les parezca oportuno), hizo que que las notas surcaran gloriosas el cielo musical transidas de belleza y esplendor, impulsando heroicamente el inmortal mensaje del compositor”.

No, no crean que exagero mucho. Hay gente que escribe cosas así en la prensa local. Y se quedan tan anchos. Lo que no puedo comprender es cómo periódicos medianamente serios admiten publicar semejante basura.

4 comentarios:

Bruno dijo...

Puro conceptismo.

He ido a Google, pero no encuentro nada.Me quedo muy intrigado.

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Por supuesto, el párrafo de arriba está inventado. Pero hay cosas por ahí en la misma línea. Si me pasa usted su email, le cuento de quiénes estoy hablando.

Anónimo dijo...

Y no sólo ejerce de pelota nº 1, sino que aprovecha que su medio publica las críticas de tres a cinco días después para contracriticar a los otros medios y así ejercer también de defensor oficial de su idolatrado director. Por cierto, que fue muy divertido verlo quedarse espectacularmente dormido en un reciente recital de piano y luego leer lo que había escrito sobre las piezas interpretadas durante su sueño. Medio teatro lo pudo comprobar. Y su jefe de sección sin querer enterarse. Andrés

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Jajajajajaja, ¿tanto se nota en quién estaba pensando cuando publiqué esta entrada? ¡Si no he dado ninguna pista!

En realidad, creo que no debería haberla publicado: su único sentido era desahogarme tras el ataque de risa que me dio al leer su última reseña. Claro que la (contra)crítica de este fin de semana tampoco ha tenido desperdicio precisamente.

Me temo que lo que añade Andrés es cierto. Y muchas cosas más...