miércoles, 7 de septiembre de 2011

Los “liberales” en Jerez

Debo añadir algunas pinceladas a lo ya dicho este verano en mi blog sobre lo que está pasando en mi tierra, Jerez de la Frontera. Porque la cosa tiene miga.

El nuevo gobierno municipal, encabezado por la popular María José García Pelayo, decidió suprimir el ciclo estival Noches de Bohemia (enlace) alegando la escasez de tiempo para prepararlo y la estrechez económica de las arcas del consistorio. Mintieron como bellacos. Izquierda Unida demostró unos días después que la nueva edición del ciclo ya había sido preparada por los socialistas y que, por si fuera poco, todos los artistas cobraban por taquilla y -por ende- su celebración no suponía coste alguno para el ayuntamiento. Tan descarada fue la maniobra que el PP no ha tenido más remedio que mantener las actuaciones previstas. Cambiando al ciclo de nombre, eso sí, para borrar toda huella del PSOE.

garcc3ada-pelayo-4
Hace tan solo unos días el Teatro Villamarta presenta su nueva temporada, extremadamente espartana (enlace). Al margen de las eternas e inamovibles ideas de sus dirigentes (protagonismo absoluto de Ismael Jordi y Francisco López, este último recuperando por enésima vez una de sus producciones y encima haciéndose cargo de una nueva), la caída en picado de cantidad y calidad debe reprocharse mayormente a la nueva alcaldesa, que ha decidido no solo aplicar principios “liberales” a la programación (si la música clásica “sin cantantes” no llena, se suprime y punto), sino también cerrar el grifo. Que no hay dinero, dice. Pues ahora parece que sí lo hay, aun en cantidades muy limitadas. Lo que pasa es que se priorizan unas cosas sobre otras: hoy mismo la prensa nos comunica (enlace) la inyección de cinco millones de euros para salvar Onda Jerez, emisora que me alegro mucho que no se vea más allá de mi pueblo porque arroja una imagen patética de la vida local, particularmente de su curtura. Por si fuera poco el PSOE vota a favor y solo se abstiene IU: está claro que los partidos mayoritarios no se resignan a perder uno de los principales brazos de propaganda del gobierno de turno, esto es, la televisión municipal.

¿Y qué pasó con ese ciclo de ópera y ballet en los Cines Ábaco del que les hablé, integrado mayormente por producciones del Covent Garden? Los responsables nos han comunicado que, aunque estaban barajando su desaparición, de momento han decidido mantenerlo porque ha aparecido un pequeño grupo de personas que asiste regularmente todos los martes. ¿Sabes ustedes de quiénes se trata? Pues de mi madre y sus amigas, más un servidor que ha estado acudiendo durante el mes de agosto, y algún que otro matrimonio maduro más amante de la cultura que aquellos que se autoimponen las correspondientes medallas. Siguen sin aparecer los miembros del Coro del Villamarta, esos a los que tanto irritó mi denuncia (enlace). Tampoco se molestan en acudir los de la asociación La Arcadia, que supongo andarán muy ocupados en ejercer de guardia pretoriana de los citados Jordi y López (es esa función y no otra lo que les ha dado desde siempre razón de ser). El próximo martes proyectan La Traviata, supongo que la de Fleming, Calleja y Hampson dirigidos por Pappano. ¿Habrá más de seis o siete personas? Veremos.

PS. Parece que la Traviata de los cines será la de La Scala, con Gheorghiu y Vargas dirigidos, no del todo bien, por Lorin Maazel, en lo que fue la despedida de la sobresaliente producción escénica de Liliana Cavani.

3 comentarios:

bruckner13 dijo...

Es lo que tiene ser 'libeggal'. Fíjese en la última de la 'bien pagá' (alias de Cospedal): retener el dinero del Estado destinado a las pagas de la dependencia. Está muy feo cebarse con los más débiles. Más de uno en Castilla La Mancha está arrepintiéndose de su voto.

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

A mí lo que me hace gracia es la doble "moral política" de la alcaldesa jerezana. Es "liberal" para la programación del Villamarta, es decir, para cargarse todo aquello que no tiene público suficiente y centrarse en lo comercial, pero por el contrario se muestra intervencionista hacia Onda Jerez, alegando que "esta televisión es necesaria por el fin social que realiza" (sic).

Desde luego, la señora está realizando un esfuerzo impresionante para alcanzar el nivel de su antecesora socialista. Nivel de poca vergüenza, quiero decir.

bruckner13 dijo...

Fernando, es exactamente lo mismo que hace la Marquesa Espe en Madrid: ahorra 80 millones con lo de los profesores mientras al mismo tiempo gasta 110 millones en propaganda.