martes, 18 de agosto de 2009

Comprar clásica en Colonia

He vuelto por fin de mi periplo veraniego por tierras renanas: no me he encontrado a ni un solo nibelungo, pero la sobredosis de arquitectura medieval (restauradísima, eso sí) ha sido realmente fuerte. Musicalmente no tengo nada que contar. Y en lo que al mundo del disco se refiere, me ha sorprendido la diferencia entre la enorme cantidad de tiendas consagradas al libro en ciudades como Fráncfort, Bonn, Coblenza, Essen, Maguncia o Worms (como también en Friburgo o en Estrasburgo, pues el periplo sobrepasó con mucho las tierras del Rin) y los muy escasos comercios con un catálogo más o menos amplio música.

Es verdad que no resulta difícil encontrar alguna tienda de Zweitausendeins, con precios realmente baratos en libros y discos, incluyendo además una abundante oferta del sello Brilliant. Ahora bien, esta cadena no es en absoluto suficiente para el discófilo, pues sus fondos incluyen muchas más cosas antiguas -bastante disco a punto de ser descatalogado- que novedades.

Así la cosas, lo único que queda es la cadena Saturn, que sí vende novedades (por todas partes el Haendel de Villazón y cosas así) pero se queda muy cortita en el resto. Sólo hay una tienda que merece la pena ser destacada: la Saturn de Colonia junto a la estación de metro Hansaring, algo alejada del centro turístico aunque a no más quince minutos a pie de la catedral de esta ruidosa y anárquica ciudad.

La tienda es inmensa, una de las más grandes que he visto en mi vida, con una planta alta dedicada casi en exclusiva a la clásica. No sé si Dussmann en Berlín (enlace) la supera en fondo de catálogo, aunque sí lo hace en confort: esta tienda de Colonia es más bien cutre. Pero bueno, sus estanterías son inabarcables y su precios resultan bastante competitivos. Lo que fastidia es que tiene pocas ofertas, así que la visita se recomienda mucho antes a quien quiera comprarse un disco concreto que no encuentra en ningún lado que al puntual cazador de ofertas.

Por lo demás, y que yo sepa, nada de nada. Está claro que la venta de discos camina cada día más por el sendero de Internet.

No hay comentarios: