martes, 2 de febrero de 2021

... y los diez que no me llevaría a ninguna parte

Esta entrada es reflejo de la anterior. Con una sustancial diferencia: mientras la lista de "mis diez discos para la isla desierta" encontrará fácil consenso, la que a continuación elaboro con "los diez peores", en orden cronológico de compositor, creo que irritará absolutamente a todo el mundo. ¡Qué le vamos a hacer! Seguro que si ustedes elaboran su propia lista se encuentran en la misma situación.

PD. La legión H.I.P se partirá de risa con esta selección, de la misma manera que yo hago lo propio con algunos de sus discos más encumbrados. Por ejemplo, los que verán aquí abajo.

 


 

  

 


6 comentarios:

Agamenón dijo...

Don Fernando: Estoy de acuerdo con la mayor parte de este listado.

Por otra parte, hasta ahora no comprendo el éxito clamoroso de la violinista Patricia Kopatchinskaja. Ni tampoco el de Currentzis, alabado en exceso por la decadente crítica británica como el gran renovador de las interpretaciones de óperas. Saludos.

Agamenón dijo...

Don Fernando: Estoy de acuerdo con no llevar a la isla desierta la mayor parte de este listado.

Por otra parte, hasta ahora no comprendo el éxito clamoroso de la violinista Patricia Kopatchinskaja. Ni tampoco el de Currentzis, alabado en exceso por la decadente crítica británica como el gran renovador de las interpretaciones de óperas. Saludos.

Julio César Celedón dijo...

Ese Mahler de Gergiev... ¡horroroso!

news from inside dijo...

Cuando escuché esas grabaciones de Gould sentí que el pianista me estaba cargando. Digo, si no le gustaba Beethoven no lo hacía y listo. Y me imagino algún crítico, sobre todo de la época vendiendolo como "polémico, pero hay que escucharlo". Por favor...

news from inside dijo...

Cuando escuché esas grabaciones de Gould sentí que el pianista me estaba cargando. Digo, si no le gustaba Beethoven no lo hacía y listo. Y me imagino algún crítico, sobre todo de la época vendiendolo como "polémico, pero hay que escucharlo". Por favor...

The Wolf dijo...

Lo de Gould pues es más que obvio, los registros lo dicen todo. El mismo llegó a confesar en vida que tocaba algunas de las Sonatas de Beethoven porque admiraba su estructura, pero hasta ahí. Quien quisiera conocerlas debia acudir, no a sus versiones, sino a las de Schnabel, que el mismo consideraba como referencia.

Comienzo de curso

Esta entrada es simplemente para pedirles disculpas por la poca actividad que está conociendo el blog. La razón es muy sencilla: el comienzo...