martes, 1 de octubre de 2019

Yannick ofrece la mejor Cuarta de Shostakovich

Dos versiones de la Cuarta sinfonía de Shostakovich a cargo de Yannick Nézet-Séguin. La primera es con la Filarmónica de Rotterdam, una interpretación editada en CD por Deutsche Grammophon –a la toma le falta un poco de cuerpo, así como una mayor focalización en los detalles– asimismo disponible en vídeo en Medici TV: estoy abonado a la plataforma, pero la filmación no lo he visto. En cualquier caso, el audio me parece digno de admiración, porque el maestro canadiense acierta por completo al alcanzar un punto de equilibrio entre las dos maneras de entender esta música, a saber, la visceralidad y la rabia expresionistas llevadas a su culmen por un Rozhdestvenski y la fantasmagoría gótica y opresiva, llena de congoja contenida, que proponía Rostropovich.


Yannick explora atmósferas, indaga en los pliegues expresivos y se adentra en lo siniestro, al tiempo que se aprovecha de la sonoridad descarnada de la orquesta –los metales algo pobres son aquí casi una ventaja a la hora de subrayar las voluntarias vulgaridades de la escritura– y da clara instrucciones para que los solistas intervengan con virulencia y recochineo, pero sin necesidad de cargar las tintas. El trazo, además, es muy firme y seguro, sin precipitaciones ni puntos muertos, logrando incluso otorgar unidad a una obra que quiere ser deslavazada y poliédrica como pocas. Y el sentido trágico, siempre enmascarado por un sentido del humor lleno de ironía y dolor, se encuentra plenamente garantizado

¿Falta algo en esta versión de Rotterdam para alcanzar lo excepcional? Pues sí: una dosis adicional de rabia, de tensión interna y de carácter combativo, así como un análisis todavía más minucioso de cada una de las frases musicales. Es decir, justo lo que ofrece el maestro en su recreación con la Orquesta del Festival de Lucerna del 22 de agosto del presente 2019, un vídeo asimismo en Medici TV. No puedo añadir mucho más, salvo que se trata de la  interpretación de esta fascinante música que más me gusta de las treinta y una que hasta la fecha he escuchado. Ojalá que la editen en Blu-ray.

8 comentarios:

Cristian Muñoz Levill dijo...

Estimado Fernando:

Sabiendo que es un gran conocedor y defensor de Shostakovich (y a modo de juego), ¿en qué orden enumeraría las quince sinfonías, utilizando como criterio su gusto por tales obras? De lo que he leído en este blog, creo que sería fácil adivinar que la No. 12 sería la peor del ruso.

Saludos!

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

La verdad es que no un gran conocedor de este ni de ningún compositor (bueno, con las excepciones de Bernard Herrmann y John Barry), aunque sí que me gusta muchísimo su música.

Mis sinfonías favoritas de entre las suyas son las nº 4, 8 y 15. Las nº 1, 5, 6, 9 y 10 me parecen grandes obras. Un tanto desiguales, pero siempre atractivas, me resultan las nº 7, 13 y 14. La 11 me parece una obra de circunstancias resuelta con gran dignidad: la soporto si la interpretación es óptima. La 12 me parece... pues una obra de circunstancias resuelta con indignidad, por no decir un monumental ladrillo. Las nº 2 y 3 también me aburren muchísimo, aunque sean interesantes por determinados aspectos formales.

Bueno, ¿y usted qué opina?

Cristian Muñoz Levill dijo...

Bueno, mi listado decreciente iría así:

1. N° 8 (Mravinsky y Haitink).
2. N° 4 (Rostropovich y Rozhdestvensky).
3. N° 10 (Karajan y Mravinsky).
4. N° 15 (Kurt Sanderling).
5. N° 5 (Rozhdestvenky, Haitink).
6. N° 9 (Klemperer).
7. N° 14 (Rostropovich y Haitink).
8. N° 1 (Bernstein).
9. N° 7 (Bernstein).
10. N° 11 (Haitink, Rostropovich y Ashkenazy).
11. N° 13 (Rozhdestvensky, Haitink y Kondrashin).
12. N° 6 (Rostropovich, Bernstein, Rozhdestvensky).
13. N° 2 (Rozhdestvensky, Haitink).
14. N° 3 (Kondrashin, Rozhdestvensky).
15. N° 12 (Mravinsky y Haitink).

Saludos!

Unknown dijo...

Yo a la 12 le tengo cariño por que fue la primera que conocí. La versión de Ogan Durjan era muy alabada. A mí me gusta.

La mejor para mí la quinta.

Observador dijo...

Estimado Fernando:

¿Usted cree que la mejor cuarta de Shostakóvich es la que André Previn y la Orquesta Sinfónica de Chicago registraron para EMI, mientras que las mejores quinta y decimoquinta pertenecen a Kurt Sanderling y la Orquesta Sinfónica de Berlín para Berlin Classics? Muchas gracias.

Saludos desde Argentina,
Mario

kapsweiss2016 dijo...

Aunque no toque aquí en esta entrada, doy el aviso. DG acaba de publicar la grabación completa de las sinfonias de Beethoven con la WP y Andris Nelsons.

SALUDOS

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Cristiandelicia, si yo hubiera ordenado las sinfonías como usted ha hecho, llegaría a un resultado muy parecido al suyo, con la salvedad importante de que la Sexta la hubiera puesto unos cuantos peldaños más arriba. En cuanto a las versiones escogidas, la coincidencia me parece que es casi absoluta: yo cambiaría la Décima de Mravinsky por la de Previn, y añadiría la Cuarta del mismo maestro, la Quinta de Tilson Thomas y la primera Séptima que grabó Jansons. Por lo demás, ya le digo, ¡coincidencia total! Esas son, más o menos, mis versiones favoritas.

Desconocido, no he escuchado esa nº 12. Es que me aburre tanto la obra...

Observador, como he comentado un poco más arriba, la Cuarta de Previn me parece espléndida, aunque me parece que Rostropovich y Rozhdestvenski, más personales y por ende menos equilibrados, han dicho cosas más interesantes aún. Aunque ahora, insisto, Yannick en Lucerna se pone por delante de todos ellos. A ver si la editan, porque la filmación (se me olvidaba decirlo) sufre compresión dinámica. Para la Quinta, me quedo con la antedicha de Tilson Thomas, que por cierto... ¡escuché en directo en los Proms! Sí, exactamente la misma que está editada. La Decimoquinta de Sanderling en Berlin Classics me parece espléndida, pero aún encuentro preferibles la de Cleveland y la de la Filarmónica de Berlín.

Kapsweiss2016, el ciclo Beethoven/Nelsons sale el día 4, dice Amazon, y lo hace en Blu-ray audio. Probablemente lo compre. Ya estaba muy pendiente del asunto, pero muchas gracias por avisar.

Alberto dijo...

Ya que habéis mencionado a Sanderling, he estado escuchando los CDs con algunas de las sinfonías del estuche que editara Berlín classics. Son espléndidas en su concepto, muy meditadas y sin propasarse en los momentos más expansivos o los más desgarradores del creador. Muy contenidas, tal y como yo lo veo, pero sin que les falte fuerza y empuje cuando se requiere. La orquesta suena espectacular.
Su quinta, de la que hablabais, está en esa línea, aunque encuentro su final en exceso tímido y blando, quizás por miedo a caer en el espectáculo de otros. De todas formas, es que mi versión favorita es la del viejo Solti con la Filarmónica de Viena en vivo. Fue la primera que oí y me fascina. Es para saltar del asiento. Nada que ver con la distancia de Sanderling, muy sabía por otra parte, pero no aquí. También me gusta la de Bernstein. La octava y la décima son prodigiosas. Y la 15 también me gusta mucho.
Escucharé a Haitink y a Previn en la quinta.
Saludos.
Carlos Alberto.

Comienzo de curso

Esta entrada es simplemente para pedirles disculpas por la poca actividad que está conociendo el blog. La razón es muy sencilla: el comienzo...