viernes, 20 de abril de 2018

Barenboim graba Sur Incises, con memorables resultados

Pierre Boulez compuso Sur Incises, obra en dos movimientos para conjunto de tres pianos, tres arpas y tres percusionistas, entre 1996 y 1998, dejándonos su grabación oficial en el sello Deutsche Grammophon en 1999. A todas luces impresionante, esta es la que todos conocíamos. El sello Peral nos deja ahora, de manera inesperada, una interpretación registrada en vivo en Berlín a cargo de Daniel Barenboim y un conjunto denominado Boulez Ensemble, que presumo integrado por músicos de la Staatskapelle berlinesa.


¿Diferencias? He escuchado dos veces este lanzamiento y he vuelto después al de DG. Creo tenerlo más o menos claro: la interpretación del propio Boulez es más angulosa e incisiva, se encuentra recorrida por un abrumador nervio interno y se beneficia tanto de un asombroso sentido del ritmo como de una enorme depuración sonora. La de Barenboim y sus chicos no alcanza semejante altura en los referidos aspectos, pero a cambio tenemos mayor flexibilidad y un sentido muy orgánico de las tensiones y distensiones, de tal modo que no tenemos la sensación de encontrarnos ante un perfecto producto “de laboratorio”, como ocurría en el registro de DG, sino ante un ente con vida propia que crece, se desarrolla y muere con una perfecta lógica vital. Abrumador en este sentido el clímax en torno al minuto 18 del segundo movimiento –mucho más poderoso que bajo la dirección del autor–, así como la manera en la que este va perdiendo fuerza hasta llegar a la inevitable dislución final.

También es necesario destacar en la interpretación de Barenboim la enorme plasticidad en el tratamiento del conjunto instrumental, la sensualidad con la que está tratados los timbres y la sutileza en los detalles expresivos. ¿Expresivos, en Boulez? Sí, eso mismo. Por no hablar de las sugerencias atmósféricas, particularmente en un primer movimiento que dura bastante más en la interpretación reciente (16'01 frente a 14'11). Los resultados, a la postre, son memorables.

En cuanto a la toma, Deutsche Grammophon gana por goleada: la de Peral resulta un punto turbia y se ve perjudicada por las abundantes toses del público. Aun así, me quedo con esta última: la mezcla de las personalidades de Boulez y Barenboim otorga mayor riqueza conceptual a esta extraordinaria música. En plataformas como Spotify o Tidal pueden escuchar el registro.

No hay comentarios: