domingo, 4 de febrero de 2018

Mi otro yo

En realidad tengo tres personalidades. Una, la oficial: profesor de Ciencias Sociales en la secundaria, todavía hoy –no sé si por mucho tiempo si las cosas siguen así en la enseñanza– la dedicación con la que me siento más realizado. Otra, la de apasionado bloguero –y hasta hace no mucho "crítico" oficial en alguna veterana revista– sobre temas de musica clásica. Esa es la que ustedes conocen. Sobre esta última ha ganado terreno de manera considerable una tercera: investigador sobre arte medieval y divulgador de temas histórico-artísticos, preferentemente de aquellos que tienen que ver con mi propia línea investigadora.



Como simple anécdota, les dejo aquí mi única invervención filmada. No estoy muy contento de cómo estuve ese día, entre otras cosas porque quise seguir la línea del programa leyendo una locución sobre un vídeo previamente grabado y, la verdad, a mí lo que se me da mejor es improvisar ante el público. Ni siquiera he visto el programa completo, más allá de breves fragmentos: no soporto escucharme. Pero a lo mejor a ustedes les pìca la curiosidad.

Gracias desde aquí a Juan Félix Bellido por invitarme a colaborar en la serie, y a mi colega David Caramazana (¡ay, cuánta envidia siento de su juventud!) por regalarnos su presencia.

7 comentarios:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Por si alguien lo duda, el anónimo anterior es de Rafael Bellón, rabioso porque he descubierto el otro nick ("Escamillo") con el que tan solo unas horas después (!!!!) de su última ración de insultos, ha intentado volver a convertirse en protagonista de este blog. Como le tengo fichado en Statcounter (con su IP etiquetada), he podido verificar la procedencia del mensaje. Obviamente no he publicado ninguno de sus últimos mensajes, pero este me parecía lo suficientemente aclaratorio sobre la personalidad de este señor.

PD: Rafael, ya puedes cambiar mil veces de ordenador que la procedencia de tus mensajes me queda siempre indicada. Eso sí, cuando vayas a Madrid manda algún insulto, que ese no lo podré pillar por zona de origen de la dirección IP. Aunque bien pensado, se te ve venir con tanta facilidad...

Sergio dijo...

Madre mía, qué personaje!

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Sí, Sergio, y aún esta tarde ha seguido mandando mensajes, tanto con su nombre como con un nuevo pseudónimo. Se ve que le sobra el tiempo.

bruckner13 dijo...

Hace muchos años en un foro adscrito a una antigua página donde se compartía música sufrimos a un troll de este estilo. No me extrañaría nada que fuera el mismo. Era andaluz o vivía aquí.

Cristiandelicia dijo...

Rafael ha sido una prueba viviente de que la internet se nos va de las manos.
Interesante video, por cierto: en este blog se aprende de todo.

Un abrazo!

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Ya ven ustedes. El tío ha seguido todo el día de hoy lunes mandando mensajes. Unas veces, insultos firmados con su nombre real. Otras, preguntas pacíficas con uno de sus nuevos nicks... ¡Pero alternando unos y otras como si no pasara nada! ¡Y encima se cree que no le identifico! Obviamente, todos sus mensajes van de manera automática a la papelera. No voy a molestarles a ustedes con su presencia.

Bruckner13, es muy posible que sea el mismo troll. Este es de Úbeda, así que el origen andaluz encaja. No hay tantos melómanos al sur de Despeñarros como para que surjan no una sino dos personas con, digámoslo así, características tan peculiares. Posiblemente le hayan echado de todos los foros habidos y por haber, y ahora intente satisfacer aquí sus ansias no sé si de llamar la atención o de armar jaleo. Creo que más bien lo segundo: primero se monta una personalidad (real o fingida), luego va ampliando su terreno a basa de mensajes por todas partes y finalmente se dedica a armar gresca, que es lo que realmente le gusta. Todas sus peticiones de perdón no han sido más que embustes para volver a la casilla de salida. Hacer daño es lo que quiere. Mientras le tenga localizado, anularé todos sus mensajes, pacíficos o no. Los presuntamente sensatos no son más que parte de la estrategia para hacerse un lugar.

Cristiandelicia, no es que internet se nos haya ido de las manos. Es que hay mucha hijoputez escondida que sale cuando la gente se cree amparada en el anonimato. Yo lo descubrí cuando me saqué el carné de conducir. ¡Cuántas barbaridades hace el personal sabiendo que no te puedes bajar de tu coche a decirle cuatro cosas! Pues en la red, lo mismo. Felizmente, los rastreadores de IP nos dan cierto margen para detectar a semejantes individuos.

Saludos y perdón por las molestias.