martes, 31 de octubre de 2017

Un disco para ser feliz: Gaité Parisienne por Dutoit

Esta mañana he vuelto a escuchar –no sé cuántas veces van ya– la interpretación que Charles Dutoit y la Sinfónica de Montreal grabaron de esa maravilla que es Gaité Parisienne, el conjunto de valses, polcas, marchas y otras danzas de Jacques Offenbach recopiladas y arregladas por Manuel Rosenthal. Y confirmo la impresión inicial: se pueden hacer lecturas más trepidantes (¡irresistible la selección grabada por Bernstein!), también más sensuales y de más emotivo lirismo (la del propio Rosenthal en Naxos), pero no alcanzar un más admirable punto de equilibrio entre todos los componentes de esta música, ni hacerlo con un estilo más apropiado que el que aquí derrocha el maestro suizo.

 
Hay en este disco brío a raudales, pero siempre controlado por una gran elegancia y una apreciable depuración sonora. Hay también humor desenfadado, chispa y brillantez, también cierto espíritu gamberro, mas en perfecta sintonía con ese vuelo melódico, esa coquetería bien entendida y ese refinamiento que consideramos propio de "lo francés", aportando asimismo la batuta una ligereza sonora que por ventura no confunde con la levedad ni la cursilería. La escucha se realiza de un tirón, sin realizar el mínimo esfuerzo intelectual, simplemente dejándose llevar por la fuerza rítmica y melódica de estas páginas, por su comunicatividad y su desenfado, como también por su buenísima factura técnica y por su elevada inspiración. Música en absoluto profunda, ni para ir más allá de un maravilloso rato de audición, pero magnífica música. De la que hace más feliz, de la que inyecta ganas de vivir. Y esa recompensa resulta impagable.

El compacto se completa con la música de ballet del Fausto de Gounod. Confieso que esta danzas más o menos infernales –lo que se dice demoníaca en realidad es solo la última, porque en el resto hay mucho de delicadeza y coquetería– no me interesan particularmente, pero así interpretadas, con tan formidable mezcla de elegancia, vuelo melódico y sentido teatral, resultan una verdadera delicia. De nuevo se podrá ir más allá en sensualidad y o en garra dramática, pero no superar la ortodoxa perfección de Dutoit.

El registro se realizó allá por septiembre de 1983 en la iglesia de St. Eustache de Montreal con la calidad habitual de la que hacía gala Decca en aquellas latitudes. No hay mucho más que decir: disco imprescindible.

9 comentarios:

Rafael Bellón dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Rafael Bellón dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Gracias por las aportaciones, Rafael, pero con tantísima intervención erudita por tu parte este modestoi blog, que es eso, un blog y no un foro, está perdiendo razón de ser. Le ruego moderación y le aconsejo firmemente la posibilidad de crear un blog propio donde poder dar justa expansión a todas estas inquietudes personales. Un saludo.

Jorge Luis Argüero dijo...

Claro que sí..!!
Muchos (yo entre ellos) queremos leer sus
opiniones, críticas, análisis y de tal forma,
poder aprender un poco más cada día.-
No queremos saber los que otros saben
-no aquí por lo menos- queremos saber,
lo que usted sabe; caso contrario podemos
ir a otras páginas de las tantísimas que existen.-
Señor Fernando López Vargas-Machuca,
le envío un saludo cordial y siempre le estoy
muy agradecido por su blog.-




Ricardo dijo...

Estimado Fernando, comparto plenamente lo dicho por Jorge Luis, queremos el blog de Fernando López Vargas-Machuca, y extirpar todo intento de parasitismo, un pseudo blog dentro de éste, que tiene personalidad y sello propio.
Un cordial y fraternal saludo desde Chile.

Rafael Bellón dijo...

Hola, Fernando:

Como habrás comprobado, he borrado todos mis comentarios de este blog. No quiero que estén donde no se los valora. En mi vida virtual nunca he recibido tanto desprecio, acritud, mofa y desinterés por parte de personas que se nombran progresistas como aquí, y eso es algo que no olvidaré, tenlo en cuenta. Una persona generosa y transigente debe tolerar e impulsar el diálogo, la diversidad e incluso la disensión, en un blog, en un foro o en el Palacio de la Zarzuela. De lo contrario es un tirano, un mezquino y un soberbio. Que cada cuál saque sus propias conclusiones.

No quiero saber nada de babosos y pinochetistas, francamente.

Pero los comentarios que hice con el Nombre/URL de "Rafa" no los puedo borrar, en particular en las entradas "Irregular (sic) Dvorák de Szell" y "Excepcional Tchaikovsky de Rostropovich". Te ruego que lo hagas tú, si no es inconveniente.

"El carácter sadomasoquista ha sido denominado también "autoritario", traduciendo el aspecto psicológico de su estructura de carácter a términos de actitud política. Este concepto halla su justificación en el hecho de que las personas cuya actitud política suele calificarse de autoritaria (activa y pasiva) por lo general presentan (en nuestra sociedad) los rasgos del carácter sadomasoquista: dominio sobre los que están abajo y sumisión para con los de arriba." (Erich Fromm)

Suerte con tu blog, y descuida que jamás volveré a comentar en él.

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Decididamente, Rafael, la educación y las buenas maneras no sirven con usted. Entre otras cosas, porque usted mismo no las conoce.

Cristiandelicia dijo...

A veces internet se nos escapa de control.

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Queridos Jorge Luis, Rioardo y Cristiandelicia, he hecho lo que he podido. Hay personas con las que, al parecer, no se puede dialogar, bien porque no se enteran, bien porque no quieren enterarse. Ni siquiera sé ante cuál de los dos casos me he encontrado. Saludos.