domingo, 24 de septiembre de 2017

Alain Altinoglu debuta con la Filarmónica de Berlín

El maestro de ascendencia armenia Alain Altinoglu (París, 1975), titular del Teatro de la Moneda desde enero del pasado año, ha debutado al frente de la Filarmónica de Berlín con un atractivo programa integrado por obras de Ravel, Bartók, Debussy y Roussel que pude seguir la tarde de ayer en directo a través de la Digital Concert Hall. Con molestos saltos en la transmisión y una marcada compresión dinámica que me obligaba a bajar y subir el volumen continuamente, dicho sea de paso. Tampoco la realización visual estuvo esta vez muy fina. Sea como fuere, vamos a por la interpretación.



Me dejó frío la Rapsodia española: magníficamente tocada (¡faltaría más!), dicha con irreprochable gusto y sin excesos, pero más inquieta que inquietante, más distanciada que misteriosa, corta en sensualidad y en vuelo poético, amén de lineal en el trazo, parca en matices, no del todo bien diseccionada. Preludio a la noche y Malagueña pasaron sin pena ni gloria; mejor Habanera y vistosa Feria, pero sin llegar en ningún momento a enganchar.

Siguió el Concierto para viola de Belá Bartók, una de las últimas piezas escritas por el genial compositor, ahora en una nueva edición y orquestación –la página no llegó a ser completada por su autor– a cargo del viola Csaba Erdélyi que conocía aquí su estreno europeo. Confieso que no conocía la partitura, así que no puedo apuntar las diferencias con anteriores ediciones. Sí señalar que la batuta me pareció muy digna, aun por debajo de la soberbia labor de Máté Szűcs, primer atril de la formación berlinesa: intenso, directo y sincero, atento a la vertiente dramática de la obra y especialmente inspirado en lo que ésta alberga de vuelo lírico. Admirable igualmente al subrayar el poderoso sentido del humor de la escritura y todo lo que ésta guarda del folclore magiar. Chacona bachiana de propina.

A continuación se estrenaba mundialmente una suite orquestal del Peleas y Melisande de Debussy realizada por el propio director. El esfuerzo se agradece, porque permite escuchar en concierto una música que rara vez se hace en el foso. Los resultados son notables en lo que a la partitura se refiere, pero la dirección no me ha convencido: como pasara con Ravel, fría y sin magia. Parece claro que Altinoglu adora este repertorio, pero mi impresión es que no logra transmitir nada con él.

La sorpresa llegó con la suite nº 2 de esa excelente e infravalorada música que es el
Bacchus et Ariane de Roussel, pues esta recibió por parte del podio y de un orquesta entregadísima –visiblemente satisfecha con el maestro al terminar– una interpretación formidable por su fuerza, colorido, incisividad y sentido del ritmo. No muy francesa, esa es la verdad, y por ello mismo no del todo sensual ni curvilínea, pero lleva de vida, de garra dramática y de comunicatividad.


36 comentarios:

Rafael Bellón dijo...

De Bartók tengo la versión de Primrose/Klemperer, ¿qué otra me recomiendas? ¿Cuál es tu grabación favorita de la ópera de Debussy (Abbado, Boulez, Karajan, Cluytens...). Y sí, Roussel es una primera figura, tanto que el INMORTAL Toscanini (INCONMENSURABLE en Beethoven, Schumann, Brahms,Berlioz, Strauss, Sibelius...) se dignó a dirigir la suite de "El convidado de la araña". A destacar su ópera "Padmavati", una de las grandes de su siglo.

Rafael Bellón dijo...

Espero que no hayas encontrado una provocación intolerable decir que "Il Maestro" era un buen director... Me olvidé de la versión de Désormière, con la bellísima y lánguida Irène Joachim, excelente cantante de "mélodies" de Fauré... Pese a su inmenso prestigio (Henry Barraud la consideraba una de "las cinco grandes óperas) confieso que se me hace algo inabordable, prefiriendo obras menos ambiciosas como "El martirio de San Sebastián", "La damisela bendita" o "El hijo pródigo". Por cierto, ¿la suite de Abbado quién la arregló?¿El propio Claudio?

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

No voy a responder a más provocaciones. A estas alturas creo que sobran. Por otra parte, si tus gustos interpretativos son tan distintos a los míos, no encuentro qué te pueden aportar mis opiniones.

Rafael Bellón dijo...

Tú mismo, Fernando, a algunos nos interesan las opiniones de los demás. Creo que, aunque beligerante, me he mostrado atento y cortés contigo y con los demás contertulios.Disculpa si te he molestado. No volverá a pasar.

Lamento que valores tan poco mis aportaciones, pero, siento decirlo, no me sorprende demasiado.

Un saludo,
Rafa

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Creo haber repetido varias veces que sí valoro tus aportaciones. Lo que no valoro son tus provocaciones. Y lo de que no te sorprende demasiado, me parece una falta de educación a quien te ha abierto las puertas de este blog de par en par.

Rafael Bellón dijo...

"Lo que no valoro son tus provocaciones" ¿Defender a Toscanini es una provocación? Tú bien que te despachas a gusto contra Gardiner, Abbado, Schuricht... En fin, tus razones tendrás, pero me cuesta entender tanta hostilidad, y las bases teóricas que la sustentan. Los "gustos interpretativos" de tal o cuál me traen sin cuidado: puedo disfrutar de Goebel y de Keilberth, para mí lo importante es la obra, la música y poder hablar de ella con quien la ama. Por mí queda olvidada esta absurda disputa y puedes contar con mi colaboración y afecto.

Buenas noches,
Fernando

Rafael Bellón dijo...

Por cierto, que de "Baco y Ariadna" sólo se suele grabar la segunda suite (desde el mítico registro de Markevitch), sólo Martinon se atreve con las dos... ¿Qué opinas de la "Ariadna y Barba Azul", de Dukas? Me parece fantástica, como todo lo del parisino... Me gustaría escuchar la ópera entera.

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Lamento mucho no conoces esa ópera. Me encantaría sentarme ahora mismo a escucharla, pero llevo desde las ocho y media en el ordenador preparando las clases de esta tarde, y aún me queda. ¡Qué le vamos a hacer!

Rafael Bellón dijo...

Mucho ánimo, Fernando... Yo sólo la suite, en versión de El Innombrable ;)... Hay una grabación del siempre solvente Bertini. También es maravilloso el "Edipo" de Enesco, por Lawrence Foster. Y ya que de neoclasicismo mitólogico, híncale el diente a la "Hécuba" del buen discípulo y mesías de Roussel, Martinon.

Rafael Bellón dijo...

Ah, y como regalo, el ballet "Eneas" (1935) de Roussel por Martinon en un canal japonés de Youtube (dudo que se pueda encontrar en otra parte:

https://www.youtube.com/watch?v=SSJgK_0m-es

Rafa dijo...

Al hilo de las últimas entradas, me gustaría resaltar la figura de André Messager, como director (ocupó el podio en el estreno de "Pelleas" en 1902) y compositor ( de su magnífico ballet "Los dos pichones" 1886 existen interesantes versiones de Fourestier, Mackerras y Bonynge, y se puede contemplar como un tránsito entre Delibes y Ravel).

Rafael Bellón dijo...

Aunque tal vez la obra "bisagra" entre romanticismo preciosista e impresionismo sea la genial "Namouna" (1882), de Lalo, considerada una obra maestra por el exclusivísimo Debussy, y de la que existen lecturas de Paray, Fournet y George Sebastian.

Bruno dijo...

Ya veo que no citan a Caplet y su Epifanía. Ni a Alberich Magnard. Y aún no han citado cada una de las canciones que armonizó Bartok. Hay una verdad que nos sobrevuela. El blog es del autor y nosotros sus huéspedes. Y ya somos mayorcitos para distinguir polémicas sobre las entradas de los fuegos de artificio. Y conste que ya mantuve una polémica, muy agradable, con D. Fernando.

Rafael Bellón dijo...

Estimado Bruno:

Se toma usted a chacota mi afán completista, pero en mi entorno las mayores autoridades musicales son Pablo Alborán y El Barrio, y poder hablar de Caplet o Marius Constant es todo un lujo, aunque no se me preste mucha atención. Y los fuegos artificiales, si inspiraron tal música a Handel y a Stravinsky, pues no sé, algo tendrán.

Un tibio saludo,
Rafa

Bruno dijo...

D. Rafael, ud, con sus amplios conocimientos y con sus gustos personales debería montar su propio blog y no usar el de otro propietario que tiene su propio estilo. Lo lógico sería centrarse en el contenido del mismo y no disertar sobre otros asuntos. El acceso a este blog es voluntario y yo entro porque me interesa lo que escribe D. Fernando. Nadie me obliga. Nadie nos obliga. No se me ocurre pedir que se escriba sobre lo que a mí me pueda interesar, ni como yo lo haría.
Y sobre todo es de muy mala educación presumir de unos conocimientos específicos que no vienen al caso y que serían muy bienvenidos cuando fueran oportunos.
Por otra parte es sabido que el contenido de las humanidades es extensísimo y que cada uno se centra en la parte que le gusta o interesa por lo que es milagroso que los conocimientos de dos personas coincidan.
No le digo sobre la permanente insinuación de que el propietario desconoce a los autores o grabaciones que ud. aprecia.
En fin que me parece mentira que no se dé cuenta de todo eso.

Rafael Bellón dijo...

Muy buenos días a todos. Para seguir con mi "canción perpetua", por decirlo al modo impresionista, de la que Bruno hace tanta chufla, recomiendo las dos grabaciones que Irma Kolassi (maestra nada menos que maestra de la Callas) hizo en 1955 del aventurado "Poema del amor y del mar" (¡1892!), con Monteux y con Froment.

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Querido Rafael, creo que Bruno solo intenta hacerte ver lo que yo no he logrado transmitirte, quizá por miedo a que te sientas ofendido, algo muy lejos de mi intención pero a lo que no tengo más remedio que arriesgarme, ya que no deseo que todo esto se siga prestando a confusión.

Rafael, muchas de tus intervenciones son más propias de un foro que de un blog, tanto por su contenido como por sus intenciones. Y también por su tono. Un foro y un blog son dos medios por completo diferentes. Lo que en uno puede ser apropiado, deseable e incluso necesario, en el otro puede resultar inadecuado, molesto e incluso maleducado. Un foro es precisamente eso, una plaza pública; sus conversaciones son las que puedes tener con unos amigos o conocidos en un bar, o incluso con unos desconocidos aficionados a un mismo tema. Puede haber desenfado y hasta peleas. Un blog es como el domicilio de uno: se entra con agradecimiento y uno procura mantener los modales. Permíteme un ejemplo tonto. Imagina que vas a casa invitado a casa de un amigo que tiene una ideología política completamente distinta a la tuya, o es del club de fútbol enemigo, y en la conversación estás continuamente haciendo insinuaciones sobre lo contrario que tú eres a eso que él le gusta. Al final tu anfitrión se sentirá molesto. Imagina que hay más invitados en la casa y empiezas a provocar debates ardientes sobre cuestiones que en ese momento no hacen al caso, con visibles ganas de resultar combativo. Ellos se sentirán primero sorprendidos, luego incómodos y después molestos. Y se pueden llevar una mala impresión de ti: ¿este tío de qué va? Al final, hasta podría ocurrir que esos invitados no quieran volver a tu casa, por miedo a tener que volver a enfrentarse a semejante situación. Pues eso mismo.

Un blog es un blog. Es decir, un cuaderno de notas personal que uno comparte con quien quiera leerlo. Los lectores están invitados a intervenir, pero el debate no es la esencia del blog. Las recomendaciones musicales, en el caso concreto de un blog de música, son siempre bienvenidas, pero no se trata de estar continuamente recomendando cosas. Ni de picar al personal para demostrar que esas recomendaciones más o menos excéntricas (literalmente: fuera del centro, fuera de lo habitual) son más interesantes que los repertorios más o menos consagrados, cosa que por cierto estaría por ver.

Me acusabas de poner verde a quien yo quiera y, al mismo tiempo, molestarme si tú haces lo mismo con otros. Vamos a ver, si yo digo que Stokowski me parece un mal director, tú puedes decir que no estás de acuerdo, o incluso que te parece una barbaridad; en tal caso, puedes e incluso debes aportar razones, pero no pasa nada. Sí pasa en el momento en el que empiezas con un tono propio de un foro. Que si “el innombrable”, que si tal cosa o tal otra. Si entras en una entrada sobre Schöenberg y dices que el autor es un coñazo, que vaya tela, le estás faltando el respeto a autor de esa entrada, que es tu anfitrión. De nuevo, una cuestión de tono. Y tu tono es beligerante. Beligerante al estilo de esos foros que a mí no me gustan. Por eso tengo un blog, porque puedo compartir mis opiniones con quieres quieran hacerlo y sin entrar en debates interminables con gente que disfruta abriéndolos. Quien quiera leerme, me lee. Y quien no quiera, no tiene por qué aguantarme. Así de sencillo. Si quieres reivindicar con entusiasmo a aquellos artistas que consideras minusvalorados y cargar contra aquellos que consideras sobrevalorados, lo más apropiado es que abras un blog propio. Seré el primero en seguirte. Y si quieres ante todo debates encendidos, hazlo en un foro de discusión. Pero no aquí, conmigo y con mis otros lectores.

Insisto: estoy abierto a sugerencias y debates, con todo el mundo, pero siempre partiendo la base de la naturaleza de un blog, y por ende del tono y del comportamiento que se espera de las personas invitadas a intervenir en él. Un abrazo.

Rafael Bellón dijo...

"Y sobre todo es de muy mala educación presumir de unos conocimientos específicos que no vienen al caso y que serían muy bienvenidos cuando fueran oportunos." Vamos, que hablar de Roussel o su principal intérprete, Martinon, en una entrada sobre Roussel, es de "muy mala educación." Imagino que lo que es de muy buena educación es pitorrearse de las intervenciones de un desconocido, y llamar "fuegos de artificio" a sus opiniones. Así, con un par.

"No le digo sobre la permanente insinuación de que el propietario desconoce a los autores o grabaciones que ud. aprecia." Y ni puedo insinuar ni saber qué autores, obras o interpretaciones que Fernando aprecia o deja de apreciar: yo tiro la saeta de las que a mí me han interesado con la expectativa de que él las conozca, y podamos intercambiar pareceres. Que no, pues no pasa nada: hay muchísimo repertorio, uno se centra en el Barroco, otro en Bruckner, otro en el Grupo de los Cinco... Ni me considero mejor ni peor por seguir la

"Ni de picar al personal para demostrar que esas recomendaciones más o menos excéntricas (literalmente: fuera del centro, fuera de lo habitual) son más interesantes que los repertorios más o menos consagrados, cosa que por cierto estaría por ver." Yo no pico a nadie. Cada uno vive la música a su manera, unos valoran mucho la interpretación, el acto musical en vivo (yo, como salvadas las distancias, Glenn Gould o Juan Benet): a mí personalmente me interesa más escuchar un nuevo registro de obras de Joachim Raff, Alphonse Dieppenbrock o Richard Volkmann que si Muti la tiene blanda o dura mientras dirige por enésima vez la Novena de Schubert. Pero en fin, cada cuál con sus inquietudes y sus ambiciones, ¿verdad?

Ni que decir tiene que jamás voy a volver a leer este blog empalagoso, dogmático, ególatra y huero, y que me siento profundamente ofendido por el desprecio que muestran hacía mí, hacia mi cultura y mi sana curiosidad. Y que haré todo lo que esté en mi mano por desacreditarles personal y profesionalmente.

Atentamente,
Rafa

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Querido Rafael: busca ayuda. La necesitas.

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

El resto de mis lectores, y sobre todo a Bruno: mil perdones por los desmanes que han tenido lugar últimamente. Confieso que tenía que haber atajado la cuestión con anterioridad. Les ruego se sientan en su casa, perdonen la actitud de Rafael y vuelvan a participar teniendo la tranquilidad de que no serán perturbados por él. Muchas gracias.

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Creo necesario que los lectores sepan, por ser un hecho revelador, que acabo de recibir otro mensaje de Rafael lleno de provocaciones e insultos. Ha ido directamente a la carpeta de spam. De nuevo pido perdón por las molestias causadas.

Sergio dijo...

Madre mía cómo está el patio... Paciencia, pues.

Cristiandelicia dijo...

Menudos personajes los que uno se topa en internet.
Como dice Sergio, paciencia.

Saludos!

Hans-Jürgen Grande dijo...

Todos agradeceremos que este individuo no vuelva a "leer este blog empalagoso, dogmático, ególatra y huero".

Ánimo y adelante con tu blog, Fernando.

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Debo hacer constar que a las 16:21 Rafael Bellón ha enviado un mensaje a este blog pidiendo disculpas en un tono muy conciliador. Asegura haberse "literalmente acorralado y acosado", cuando me parece que un servidor le ha contestado con la máxima educación e intentando no herir sus sentimientos. Confieso que he llegado a plantearme la posibilidad de publicarle el mensaje y de darle una nueva oportunidad, pero hace un rato he descubierto que tan solo un par de horas antes (!) había publicado un tweet en Twitter insultándome. A mí esto me parece un acoso en toda regla, una puesta en práctica de ese "haré todo lo que esté en mi mano por desacreditarles personal y profesionalmente" con que amenazaba en un anterior mensaje.

La verdad es que semejante comportamiento no me parece en absoluto normal ni justificable. Entiendo su falta de comprensión de lo que es un foro. No entiendo la falta de "saber estar" en una persona ya plenamente madura. Entiendo un arrebato puntual. Pero no entiendo ni justifico semejante agresividad, tantas ganas de hacer daño. Claro que lo que menos puedo comprender cómo en tan solo dos horas después de habernos dicho de todo, desee seguir conversando con nosotros sobre música.

Obviamente no voy a acosar a este señor, ni voy a insultarle por ahí, ni voy a hacer "todo lo que esté en mi mano por desacreditarle personal y profesionalmente". Le deseo que le vaya estupendamente en la vida. Pero no puedo darle otra oportunidad aquí. Por respeto a mí mismo y a mis lectores.

Fco. Javier Alberca dijo...

Mucho ánimo Fernando, el tipo era como se dice en mi tierra: excesivamente empalagoso. Te leo todos los días y me encanta tus aportaciones. Un abrazo internauta fortísimo. ;)

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Muchísimas gracias a Hans-Jürgen y a Fco. Javier. Gracias de corazón. Me sentía solo viviendo una situación desconcertante y poco agradable en la que no sabía si estaba dando los pasos correctos. Veo ahora que sí, y que probablemente haya habido más personas muy molestas con lo que estaba ocurriendo, deseando que esta dinámica acabara cuanto antes. Un abrazo.

Rafael Bellón dijo...

Eres un déspota, y lo que es peor un déspota montonero y cobarde que no admite la menor discrepancia, por mor dedesdeñoso del saber ajeno. Tu blog es una madeja de naderías, exabruptos y caprichos sin el menor interés musicológico, intelectual o meramente humano. Que, dicho de paso, se merece su ínfima o nula repercusión.

Un abrazo,
Fernando

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Mira, Rafael, estas reacciones tuyas solo indican una grave inestabilidad emocional propia de una persona que necesia ayuda urgente.

Yo, y me parece que buena parte de mis lectores, estamos hartos de tu extrema pedantería, de tu pésimo gusto musical, de tu petulancia, de tu deseo de llamar la atención haciendo alarde de la erudición más huera, de tu acoso continuo, de tu egolatría (¿crees que tengo tiempo para responder a tu disparatada cantidad de intervenciones?) y, sobre todo, de tu violencia verbal, de tu extrema agresividad cargada de ponzoña. Creo que no solo estás enfermo, sino que eras una persona maligna.

Hasta ahora he sido extremadamente amable, educado y generoso contigo. Con este mensaje ya se ha acabado. No se te ocurra volver por aquí ni acercarte a mí ni a mis escritos. E insisto en que busques ayuda. No ya por ti, sino por los demás: eres un acosador en toda regla, y de ello queda testimonio en este blog. Por si acaso.

Bruno dijo...

Lo tiene muy fácil. Que monte su propio blog, cumbre de la erudición. Y como este es un blog montonero, que no se acerque y nos dé la brasa. ¡Mira que sufrir siguiendo lo que detesta!

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Efectivamente. La última intervención de Rafael Bellón en otra entrada, volviendo a la carga comn insultos, solo evidencia un grave problema psiquiátrico que debería resolver antes de seguir relacionándose con otros seres humanos. El razonamiento, la sensatez y la educación no funcionan con personas así. Gracias a usted por compartir la paciencia, Bruno.

Rafael Bellón dijo...

¿Puede escribir crítica musical alguien que no sabe tocar una zambomba (bueno, eso sí...)? ¿Alguien que no tiene nociones mínimas de armonía, contrapunto, orquestación, técnica vocal, técnica instrumental? ¿Hacerlo en un medio público? ¿Despachar con descalificaciones como "blando", "ingrávido", "tosco", "trivial" a intérpretes de la talla de Toscanini, Kempff, Gardiner, Abbado? Ante todo la libertad de expresión: como si quiere decir que ve burros volando... Pero, ¿no es nuestro deber PROCLAMAR que es un soberano IMBÉCIL?

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Si he vuelto a publicar un comentario de Rafael Bellón es para que quede mayor constancia pública de la pésima educación y del alarmante grado de psicopatía de este señor. De este modo tengo pruebas en caso de que esto vaya a mayores y me vea obligado a emprender acciones legales. Perdón a mis lectores por tener que aguantar semejantes intervenciones.

A Rafael Bellón: por favor, acude a un médico cuanto antes y deja de relacionarte con otros seres humanos hasta que empieces un tratamiento serio que corrija tu conducta, entiendo que una especie de trastorno bipolar. Estás haciendo el ridículo y perjudicando a las personas educadas que pasan por aquí, amén de hacer perder el tiempo a un servidor. Te ruego, te exijo, que no vuelvas a ponerte en contacto conmigo bajo ninguna fórmula. No dudaré un minuto en tomar medidas muy serias en caso de continuar el acoso.

Fco. Javier Alberca dijo...

Fernando, lo mejor es que lo pongas en spam sus mensajes y acabe esto ya. Necesita ayuda, pero no la de un psicólogo, sino la de un buen pico y una buena montaña que alisar. Que de vaya con su sabiduría rancia a la mierda. Cada vez que veía un mensaje suyo me lo saltaba, era infumable. En fin Fernando, como dice Mota: Rafael, eres muuuuuu tooooonto. Espero que el foro vuelva a la normalidad, un abrazo!!!!

Bruno dijo...

Vamos a ver: Para enjuiciar al Quijote no hace falta saber escribirlo. Los músicos escriben su música para las personas. Sus oyentes. Y esos oyentes comentan lo que oyen. ¿Quién lo prohibe?
Señor multiinstrumento, doctorado en armonía, músico de la pera, cree su propio blog super técnico y erudito que aquí estamos los simples mortales intercambiando nuestros normalitos pensamientos y vulgares sensaciones. Nosotros somos la sopa y ud. el caviar. No podemos competir. No contamine sus apreciadísimos huevos con sopa castellana de pan y huevo de gallina. No alborote el gallinero.

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Estimado Francisco Javier, ya tengo varios mensajes de Rafael Bellón en la carpeta de spams, entre ellos uno que me mandó hace tan solo un rato. No me he molestado en leer ni una sola palabra: directamente a la papelera, como pienso hacer a partir de ahora cada vez que me llegue un mensaje remitido por este señor. Si publiqué el de esta mañana fue porque me parecía adecuado dejar constancia pública de su insistencia, de su pésima educación y de su agresividad. Pero con lo que ya hay en varios hilos de este blog es más que suficiente. A partir de ahora no pienso leerle nada. Dice usted que un pico y una pala le hace falta. Probablemente: parece claro que le sobra tiempo, porque no tiene nada mejor que hacer que acosar a la gente en la red. Pero también creo que sus padres no le dieron dos tortas bien dadas cuando era pequeño, porque parece ser un ególatra consentido. Por otro lado, muy bien de la cabeza no anda, porque pasar en cuestión de minutos del peloteo más descarado al insulto feroz, y viceversa, y de manera repetida durante varios días, es propio de una persona enferma y con serios problemas de relaciones sociales (¿de verdad se cree que una persona más o menos normal le va a perdonar dos horas después de decirle que le va a intentar hacer daño desde todos los flancos posibles?).

Bruno, ni se moleste en argumentar sobre esas cuestiones, y menos aún con alguien que lo que desea es precisamente eso, enfrentamiento. Es lo único que ha buscado desde la primera vez que entró. Debe de tener algún tipo de complejo que le hace necesitar ser el centro de las miradas, aunque sea a base del insulto. De hecho, ahora se estará relamiendo con lo que decimos sobre él, satisfecho de que por fin alguien se anime a prestarle atención. Puro onanismo. Así que no le regalemos lo que quiere: a partir de ahora, ni una palabra sobre semejante energúmeno ni por parte de ustedes ni por la de un servidor. Mensaje suyo que aquí llegue, a la papelera sin leer. En Facebook y Twitter le tengo felizmente bloqueado. Fin de la historia, ya para siempre. Saludos a los dos.