jueves, 27 de julio de 2017

Penderecki para David Lynch

Seré rápido y claro: me está encantando la nueva temporada de Twin Peaks, y el a estas alturas ya mítico capítulo ocho me parece una verdadera obra de arte, amén de lo más atrevido que jamás se haya realizado en una serie de televisión emitida en prime time. Puro cine "de arte y ensayo", ciertamente, nada inhabitual en una galería de arte contemporáneo pero sí algo impropio de la pequeña pantalla. Obviamente no hay nada que comprender, porque toda la efectividad se basa en la pura fuerza plástica –visual y sonora– de la peculiar imaginería lynchiana.


Permítanme dejarles tres fragmentos que alguien ha subido a YouTube. Arriba tienen la tremenda actuación musical de The Nine Inch Nail, que precede al desmadre del capítulo tras los diez primeros minutos más o menos "normales". Abajo va el comienzo de la locura, sonorizada por Lynch con una obra temprana de Krzysztof Penderecki, Treno a las Víctimas de Hiroshima. 



Finalmente...  La verdad es que no sé qué decirles de esto. Pero me parece fascinante. Y terrorífico. Quedan aún siete capítulos por emitir. Estoy deseando que lleguen.


 

No hay comentarios: