sábado, 18 de febrero de 2017

No se dejen engañar

Lo he repetido mil veces. No soy enemigo de los instrumentos originales, considero que estos han aportado bastantes cosas buenas a la interpretación musical y hay artistas en ese campo a los que admiro muchísimo, desde el más bien tradicional Pinnock hasta el –en su momento– muy rompedor Reinhard Goebel, pasando por un buen número de nombres más o menos ilustres. Pero también pienso que hay mucho pedante que se escuda en la presunta fidelidad histórica, en la necesidad de actualizar los criterios interpretativos y en la apuesta por lo original para ocultar su petulancia, su mediocridad o –peor aún– una mezcla de ambas cosas.


El próximo lunes la Orquesta Barroca de Sevilla contará con la presencia de una artista llamada Amandine Beyer. Tocará el violín y dirigirá obras de los hermanos Wilhelm Friedemann y Carl Philipp Emanuel Bach, de Haydn y de Mozart. No puedo acudir, pero he buscado en YouTube para satisfacer curiosidad. Debo decir que pocas veces he escuchado un sonido violín tan rasposo y desagradable, por no hablar de un fraseo escasamente musical y de nulo valor expresivo, como el que esta respetable señora exhibe en la Ciaccona de la Partita BWV 1004 que tienen arriba. Ni un Beethoven más canijo y ridículo como el de la Kreutzer de la que abajo se escuchan algunos fragmentos.



Por descontado, habrá quienes quieran venderle la moto. No se dejen engañar.

29 comentarios:

fgs dijo...

Sr. López,

Es lamentable y ofensivo que se atreva usted a escribir este artículo de tan mal gusto y que solo pone en evidencia el escaso, por no decir nulo, conocimiento que posee, no ya sobre el movimiento historicista, sino del musical en general.

Me parece inadmisible que se permita el lujo de escribir la sarta de adjetivos despectivos sobre la profesionalidad la Sra. Amandine Beyer, una de las violinistas más reputadas de nuestro tiempo, sin haberla escuchado nunca, ni en concierto ni en grabación ("sonido raposo"?? "fraseo escasamente musical y de nulo valor expresivo"??, "Beethoven canijo y ridículo"?).

Por supuesto, usted no la conoce, y tan solo ha podido referir dos vídeos de youtube (gran trabajo de documentación!), pero nunca la ha usted escuchado ni en directo y juraría que tampoco ha escuchado nunca ninguno de sus discos. Y aún así, se atreve a crear opinión y dar consejos: qué temeridad!

Como profesional de la música, le pido un mínimo de ética periodística ( no tengo la certeza de que sepa usted de lo que le hablo...) la próxima vez que decida dejarnos boquiabiertos con su violencia e ignorancia.

Le reconozco, sin embargo, que me ha abierto los ojos: usted a mí no me engaña; el único "mediocre y petulante" que aparece en su atículo es usted.

Ojalá la próxima vez se lo piense más antes de escribir y no exponerse al ridículo general, Sr. López, porque sus palabras llenas de bilis no aportan nada a la humanidad.

Y ojalá pueda usted tomarse la molestia de escuchar antes de escribir.

Gracias.

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Probablemente sea usted uno de esos músicos a los que me refiero. Músicos mediocres, de pésimo gusto y vanidosos en extremo, que se ganan la vida engañando al personal. Lástima que no se atreva a firmar con su nombre. Le deseo la suerte que merece su talento.

fgs dijo...

Sr. López, por favor, no dirija ahora sus dardos envenenados hacia mí: sabe que el tema central de mis críticas es su mala praxis periodística y muy criticable mal gusto.

Sus suposiciones son tan absurdas como fantasiosas, y de verdad, veo de manera meridiana que usted, cuando escribe, no hace más que proyectar de dentro hacia fuera su "mediocridad y vanidad".

En fin, que la música y los músicos nos salven de estas dos cosas!

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Al resto de los lectores : escuchen el Bach y el Beethoven de los vídeos y saquen sus conclusiones. ¡Pobre Sevilla, en manos de músicos con tan mal gusto! Y sus secuaces...

fgs dijo...

Oh, sí, menos mal que siempre habrá un salvador! (que no tiene ni idea, claro, pero vamos, qué más da!)

Antonio Perez dijo...

El Bach es penoso... y tengo bastante oido de tema "historicista" y muchísimo que me gusta.

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Gracias por tu opinión, Antonio. Yo pocas veces he escuchado algo tan horrendo en violín. La señora será famosa, pero ¡hay tantos artistas famosos y muy malos! Basta con pensar en el mundo del cine. Aunque ahí, curiosamente, nadie se escandaliza de que alguien opine como yo he opinado. Los músicos son diferentes, al parecer. Saludos.

Jesús dijo...

Buenas noches.
Visito ocasionalmeente su blog desde hace varios años. Es la primera vez que escribo.

Nunca le he leido una crítica como ésta; basada en un video de YT, de sonido lamentable.
A esta señora la he visto en directo y he comprado alguno de sus discos. Es bastante mejor, también en Bach, de lo que aparece en este video y precisamente su actitud y accesibilidad es lo opuesto a una diva, mostrando un buen humor que la aleja de la "gravedad" supuesta en Bach.

Es la primera vez que escribo aquí, le felicito por el buen nivel general de su información y críticas.
Un saludo.

fgs dijo...

Disculpen, caballeros, el nivel de la conversación no da la talla: lenguaje despectivo y opinionoes carentes del más mínimo conocimiento y rigor.

Les deseo todo lo mejor en este "blogúsculo" con ínfulas culturales y...:

Sr. López, por favor, haga un favor a la humanidad y váyase a dar un paseo relajante que lo anime un poco a considerar al prójimo. Ame y será amado. Y recuerde, mida sus palabras, porque algún día podrá ser procesado por la cantidad de burradas escritas.

Sr. Pérez, "tema historicista" es una muy rústica expresión que puede indicar su grado de sensibilidad auditiva. Con ejercicios diarios podrá lograr decir algo mínimamente interesante, no se desanime.

Y que la música les salve!

Anónimo dijo...

Sr, López, haga el favor de incluir las réplicas elegantes también, que se le ve el plumero y su falta de capacidad para la rebatir cualquier argumento!

¿O quizás solo se trata de poner barbaridades?

Uy, pero qué despiste....Lo siento, discúlpenme, está claro que este es solo "un blog para necios"

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Cuando estoy dormido en la cama no suelo colocar réplicas. Algunos tenemos que levantarnos temprano el día siguiente, ¿saben? Disfruten del concierto.

Miguel Ángel dijo...

Pues yo creo, que viendo el nivel cultural, educativo y musical que el señor fgs (¿acrónimo tal vez de la afamada Federación Galega de Surf?) muestra en sus escritos, lo que mejor podemos hacer los melómanos de pro es reírnos de sus dislates y, sobre todo, de su inquina, de su reconcentrada amargura y de su pésima educación (no sólo musical).

Cualquiera que siga con cierta asiduidad este blog, sabrá del buen gusto, de la educación y del enorme saber cultural (no sólo musical) del "señor López". También de todo lo que aporta casi a diario con su desinteresada (y fatigosa) tarea al conocimiento musical de este país y de algún otro.

Yo sí he escuchado en directo a Amandine Beyer, señor fgs, y también su obra para violín solo de Bach. Desde mi muy escasa experiencia (apenas treinta años, veinticinco de ellas de manera profesional) suscribo las palabra del "señor López", que tampoco es, precisamente, bisoño en esta lides. Sus grabaciones comerciales (Zig Zag Territories, v.g.) suenan mejor que estos vídeos de YouTube, sí, pero la categoría interpretativa, la musicalidad y las limitaciones de la violinista ("¿una de las más reputadas de nuestro tiempo?". Vaya sentido del humor que tiene usted, señor fgs) son las mismas, no nos engañemos.

No siempre coincido con las opiniones de Fernando (perdón, del "señor López"), pero en esta ocasión cuenta con mi apoyo más entusiasta. Sobre todo cuando dice: "Pero también pienso que hay mucho pedante que se escuda en la presunta fidelidad histórica, en la necesidad de actualizar los criterios interpretativos y en la apuesta por lo original para ocultar su petulancia, su mediocridad o –peor aún– una mezcla de ambas cosas". Palabra de Dios...

Miguel Ángel

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Muchas gracias, Miguel Ángel.

Precisamente hace unos minutos he colocado en otra entrada la misma chacona en la interpretación que la señorita Beyer tienen en estudio. Efectivamente, suena bastante menos rasposa que en el directo, pero sospecho que no se trata de la grabación de los micrófonos del canal Arte. Y sus maneras interpretativas... pues ahí están. Son las mismas. He puesto para comparar la versión de Szeryng (creo que es la DG, no la del sello Testament, una cosa verdaderamente histórica, colosal).

Saludos cordiales.

Cristiandelicia dijo...

Como lector asiduo del blog del "Señor López" (lector asiduo no tiene por qué ser sinónimo de paladín), sólo me queda agradecer al señor fgs por su inextinguible sentido del humor: sus comentarios y, más que todo, falacias me han dado un momento de honesta alegría.

Por favor, "Señor fgs", no se detenga nunca.

Saludos fraternos,

Cristian.

fgs dijo...

Miguel Ángel,

Creo que se equivoca usted: quizás si vuelve a leer la entrada original pueda encontrar la inquina de la que habla y la amargura de un mediocre melómano de post. Yo tan solo devuelvo las palabras a su autor: justicia poética.

Con respecto a su sentido del humor, advertir que el suyo es más bien escaso (Federación Galega de Surf...ja-ja-ja). Gracias, sin embargo, por reconocer el mío. Siempre he confiado en la risa como terapia contra la estupidez humana.

Au revoir!

agustin dijo...

El Sr. López, como le llama, es un gran entendido en música culta, el que no reconozca ésto no sabe de lo que está hablando.
Saludos y gracias al "Sr. López" por este blog tan interesante.

Fernando López Vargas-Machuca dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Borro mi último comentario porque considero un error seguirle el juego a alguien como fgs. Asunto cerrado.

fgs dijo...

Sr. López, por un momento creí que empezaba a perder la cabeza...
Estamos de acuerdo: asunto cerrado.

Anónimo dijo...

Anda ,,,,quédate en Jerez . No te tomes la molestia de venir hasta El Maestranza , para luego despotricar de lo que ves y oyes .

Quédate en El Villamarta ; si es que consigues que tu alcalde lo ponga de nuevo a flote .

Te lo dice una jerezana , del Mamelón , para mas señas ...que se quedó a vivir en Sevilla para disfrutar de su ofertas musical.

Adiós , melómano aficionaillo

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Publico el anterior comentario, que no necesita eso, comentarios, para que el personal vea el nivel de la gente de mi pueblo.

ventura rico dijo...


Estimado amigo, debo en primer lugar agradecerle el espacio que nos dedica en su blog.
Como usted sabe la Orquesta Barroca de Sevilla no cuenta con un director titular, invita, por contra, a los artistas que considera importantes en el ámbito que le es propio. No voy a aburrirlo enumerando las grandes figuras que se han puesto al frente de la orquesta en los últimos veinte años. Hemos ofrecido al público la posibilidad de escucharlos en directo. Eso mismo hemos hecho anoche con Amandine Beyer. Es evidente que no compartimos su opinión acerca de ella, pues de ser así, no la habríamos invitado. Opinamos más bien todo lo contrario y a juzgar por la calurosa ovación del público, todo invitaría a pensar que más bien le agradó lo que le ofrecimos.
Aprovecho para transmitirle una consideración personal: creo que para completar el panorama de la crítica musical, faltaría la figura del "crítico de la crítica". Todavía soy músico en activo, por lo que juzgar a los críticos resultaría impropio de mi profesión, pero en cuanto deje de serlo me dedicaré a ello con el mayor empeño, pudiendo por fin expresar con total libertad lo que ahora callo, como, por ejemplo, la consideración que sus palabras me merecen.

Ventura Rico Castelló

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Estimado señor Rico:

La consideración que mis palabras le merecen ha quedado, aunque no la explicite, meridianamente clara, como por otra parte es su obvia intención. Le agradezco, en cualquier caso, la educación y el no anonimato, cosa que no se puede decir de otras personas que probablemente no sean muy ajenos a su propio círculo; personas que cuando escriben de la manera en que lo hacen probablemente hacen mucho más daño a dicho círculo que el que yo pueda hacer (¿alguien piensa que realmente lo que yo escrita tenga algua importancia?) desde un blog personal.

He sido durante años fan de su orquesta. No me he perdido creo que casi ninguno de los conciertos que ustedes ofrecieron en Jerez. A veces en compañía de cuatro gatos, pero yo siempre estaba allí. También les he escuchado en Sevilla y Granada, aunque en los últimos años no he tenido la oportunidad de escucharles con regularidad debido a mi destino laboral en la sierra segureña. La mayoría de aquellos conciertos los disfruté, a veces mucho o muchísimo. Otras no tanto. Usted siempre me ha caído simpático, por otro lado: parecía sobre el escenario una persona de muy buen talante. Y sin duda considero una fortuna que ustedes hayan enriquecido durante años nuestro panorama musical en el repertorio y en la praxis.

Dicho esto, me parece obvio que no compartimos en absoluto gustos interpretativos. Lo he ido decubriendo poco a poco. Y es mi opinión (eso: mi opinión, no una verdad absoluta) que están ustedes invitando últimamente con regularidad a músicos no solo muy sobrevalorados, sino que incluso pueden hacen daño a la melomanía al acostumbrarles a maneras interpretativas que considero muy desafortunadas. Igual que Andreas Spering me parece un excelente director (ustedes le han invitado muy poco, ignoro si por agenda o por desinterés) y Monica Huggett hizo en mi opinión un muy buen trabajo, personalidades como Enrico Onofri o Amandine Beyer me resultan insufribles. Sí, cometí un error: no haber escuchado a eta señora lo suficiente antes de escribir. Lo confieso y me he puesto las pilas: sus discos me confirman mi primera impresión, aunque ciertamente en estudio su sonido no es tan desagradable como en el vídeo del canal Arte. Porque supongo que no querrá usted defender que aquella chacona está bien tocada, claro... Todos tenemos una mala noche.

No dudo que se aplaudiera muchísimo ayer. Pero eso no significa necesariamente nada. Todos tenemos en mente nombres de artistas famosos del cine, de la literatura, de la música en general (pensemos en el pop), de la arquitectura o de la pintura, de todas las artes, que tienen legiones de seguidores y que a algunos, o a muchos, nos parecen un verdadero mamarracho. Pero se les contrata, venden, se les aplaude y hasta se les aclama. Y no encontramos explicación. Pues eso es lo que me pasa a mí con algunos de sus músicos invitados más queridos. Cuestión de gustos, claro. Pero, ¿es que no podemos explicitar públicamente lo que nos gusta y lo que detestamos? Teóricamente sí.

¿Cuál es mi culpa entonces? ¿Advertir a mis lectores de que considero la elección de esta señora, como la de Onofri, una tomadura de pelo? Imaginen ustedes que el Teatro de la Maestranza invita al prestigioso Peter Konwitschny, que es llamado repetidamente por grandes teatros de ópera, a dirigir teatralmente una nueva producción de Carmen. Y que yo escribo que este señor, aunque alberga gran talento, no es más que un caradura lleno de mal gusto que solo busca escandalizar al personal a base de groserías e indicaciones escénicas en contra tanto del libreto como del espíritu de la música (cosa que realmente pienso de este señor, dicho sea de paso). Y que escribo que el Maestranza está engañando a su público con semejante fichaje. ¿Creen ustedes que se me hubiera bombardeado con anónimos tan extremadamente agresivos como los que estoy recibiendo? Antes al contrario, estoy convencido de que alguno de los mayores defensores de la OBS me pondrían un monumento.

(Sigo más adelante, aquí no cabe).

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

(Viene del comentario anterior).

Mi culpa, creo, es haber tocado lo que en Sevilla se considera intocable: la música antigua. Sinceramente, creo que algunos músicos están demasiado acostumbrados a no recibir nunca críticas negativas. Algunos, me consta, saltan a la primera que leen algún ligero reparo, y hasta consideran negativas las reseñas que son solo tibias. Y sí, creo que existe cierta tendencia a la sobrevaloración en una ciudad que tiende a mirarse muchísimo el ombligo. Creo que no estaría mal, seguro que comparte mi opinión, que en Sevilla se escuchase con mayor regularidad, al margen de lo que pueda traer puntualmente el FEMAS, a otros artistas "no sevillanos", y también a otras orquestas barrocas, que por ahí las hay excelentes independientemente de que algunos repitan que la OBS es una de las mejores del mundo, e incluso que Sevilla es uno de los epicentros mundiales de la música antigua.

¿Crítica de la crítica? Sin duda. Y también de los músicos que no saben aceptar que la profesión de artista implica, necesariamente, alguna reacción adversa de vez en cuando y tener que tragarse el sapo. Reciba un cordial saludo, por completo exento de las intenciones que se adivinan en las últimas líneas de su misiva.

Antonio Perez dijo...

Dejando de lado los anonimatos y descalificaciones personales (que no musicales, no, no es lo mismo), y que reconozco que posiblemente la vehemencia de Fernando levante ampollas, hay una cuestión de fondo que he sufrido en mis carnes en discusiones de foros de música.

Cuando tocas la música antigua hay ley del embudo: el sector de la cuerda de tripa pone a caer de un burro y te dice hasta BESUGO en tu cara si escuchas algo anterior a la práctica historicista... ah! pero si criticamos a Beyer por poner un caso, se te cae el cielo encima.

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

La verdad, Antonio, es que tenía noticias de la radicalidad de algunas de las personas que en Sevilla se vinculan a la Música Antigua, pero nunca jamás hubiera imaginado reacciones con semejante agresividad ad hominen (como tú dices, no es lo mismo criticas al artista que a la persona), y menos en semejante cantidad (en esta entrada y en las siguientes).

Personalmente, disfruto de las interpretaciones historicistas y no historicias, aunque dentro de cada una de ellas hay algunas que me entusiasman, otras que me gustan a secas, otras que me dejan indiferentes y otras que aborrezco. A veces tengo la impresión de que algunos de los fanáticos de la interpretación históricamente informada están más pendientes de si se usan cuerdas de tripa o del número exacto de ejecutantes que de "lo que hay detrás", esto es, el concepto de la música. Y que no se repara en que con instrumentos originales y una articulación digamos que histórica se pueden hacer cosas maravillosas y cosas terribles. Al igual que en interpretaciones de corte digamos "tradicional", claro. Saludos.

Eduardo Díaz Lobatón dijo...

Estuve en un concierto que dio en Urbino, a donde acudo todos los veranos, y me dejó un recuerdo precioso. Yo no tenía ni idea de quién era esa mujer, pero trasmitía tal belleza, y un sonido tan delicado (eso me pareció) que no olvidé su nombre. Por supuesto que nos ganó a todos los del público, en el que se encontraban músicos que conozco y admiro desde hace años. Debió ser "la magia del directo" que llaman (qué horrible expresión) o un caso de alucinación colectiva...

En fin, aunque no cabe entera, esta es una reseña que he encontrado de aquel día:

"Una Urbino invasa da studenti di musica antica – quest'anno il loro numero si avvicina alle tre centinaia, con una presenza straniera maggioritaria – ha ospitato la violinista Amandine Beyer, insieme all'Ensemble "Gli incogniti" per il secondo appuntamento concertistico del Festival "Urbino Musica Antica". Il titolo del programma, "False Consonances of Melancholy", prendeva spunto dal trattato "Le false consonanze della musica", pubblicato nel 1680 da Nicola Matteis, uno degli autori che portarono lo stile italiano nell'Inghilterra di Henry Purcell. Destreggiandosi dunque tra questi due autori, Matteis e Purcell, la Beyer si è confermata interprete duttile e sensibile, con una padronanza strumentale che le permetteva di declinare tutte le sfumature espressive dei brani eseguiti. La signorile compostezza delle "Sonates in Three Parts" dell'inglese, dove i toni malinconici dei tempi lenti si alternavano alla effervescente carica ritmica delle danze, alternata alle sorprendenti "Arie per violino e basso continuo" di Matteis, autore coevo di Corelli e degno rappresentante della nostra scuola violinistica in terra inglese. Particolarmente apprezzabili gli accenti vigorosi e gli intrecci contrappuntisti, assieme allo sfoggio di veri e propri virtuosismi strumentali, nei Preludi che aprivano le Suites dell'italiano o nelle 'bizzarrie' e 'burlesche' che le concludevano: un approccio interpretativo, quello della Beyer, che dietro all'immediatezza – quella che ha conquistato il pubblico del Teatro Sanzio – nasconde una consumata tecnica e una rilevante conoscenza stilistica..."

Juan José Vázquez Delgado dijo...

Ánimo Fernando. La verdad es que resulta sonrojante cómo saltan los del "sanedrín" historicista cada vez que se les critica. Yo aprendí a tocar la travesera con las sonatas de Bach, y aunque disfruto por igual las interpretaciones al traverso de las mismas, jamás he comprendido la persecución y arrinconamiento comercial de todos aquellos que han seguido interpretando este tipo de repertorio con instrumentos "modernos".

En mi opinión la musicalidad está por encima de cualquier otra consideración. Si no, qué me dicen del fascinante Atrium Musicae de Madrid, encabezado por los Paniagua, que hizo maravillas, a menudo divertidas y originales, del repertorio antiguo. Me puedo imaginar lo que piensa el "sanedrín" de esa maravilla discográfica que es "La Folia de la Spagna" donde hasta suenan los cláxones de los coches!.

Sigue Fernando que vas bien. Un abrazo desde Madrid de otro jerezano.

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Muchas gracias Juan José, de todo corazón. Perdona que haya tardado tanto en contestar. La verdad es que sobre este tema no sé qué más decir. Bueno, sí. Que recientemente he descubierto esta absoluta maravilla que irritará sobremanera a los fans de la señora Beyer:

https://youtu.be/QqA3qQMKueA

Saludos desde tu tierra.