jueves, 3 de noviembre de 2016

El Tannhäuser de Sinopoli

En el poco tiempo libre que he tenido esta semana he logrado escuchar el Tannhäuser que grabó Giuseppe Sinopoli en 1988 para Deutsche Grammphon. Acudo a la guía Las mejores grabaciones de ópera escrita por Fernando Fraga y Enrique Pérez Adrián –señores con cuyos gustos suelo coincidir muy poco– y veo que se la ningunea por completo, así que no me puedo resistir a dejar dos notas con mi opinión.


La labor de la batuta me ha parecido magnífica. Le falta un punto de idioma wagneriano, de esa densidad sonora –nunca el fuerte del maestro veneciano–, esa nobleza en el fraseo y esa hondura digamos que metafísica que asociamos con este repertorio. A cambio, ofrece una frescura y una brillantez irresistibles, un sentido del color asombroso, un tratamiento de las texturas difícilmente superable y un fraseo impulsivo, lleno de vida y de emoción, comunicativo a más no poder, cierto es que con ese punto de nerviosismo que caracterizaba al malogrado director, pero logrando concentrarse por completo en los pasajes más introvertidos de la obra, es decir, en el acto tercero. En cualquier caso, y habida cuenta de las características antes señaladas, es en el Venusberg donde Sinopoli nos entrega lo mejor de sí mismo, manejando con una técnica admirable a una Philharmonia Orchestra en plena forma y con unos metales relucientes capturados de maravilla por una ingeniería de sonido que, me adelanto a lo que suele dejarse para el final, es un prodigio: lo que aquí hace el señor Klaus Hiemann es de lo mejor que yo jamás haya escuchado en una grabación de ópera en estudio, por definición tímbrica, equilibrio de planos, espacialidad y gama dinámica, esta última impresionante a la hora de recoger el enorme despliegue decibélico que demanda la partitura wagneriana y en el que, sin el menor disimulo, la batuta se recrea.

Plácido Domingo carece del metal reluciente en el agudo que necesita su rol, y en este sentido resulta difícil no echar de menos al joven René Kollo en la referencial grabación de Sir Georg Solti. La verdad sea dicha, el tenor madrileño resulta un punto neutro en los dos primeros actos, como si no le gustasen mucho (¡qué cosas!) los placeres del Reino de Venus. Pero llega el tercero y aquí sí, en toda la narración de Roma el genial artista destapa el tarro de las esencias ofreciendo esa emotividad noble y sufriente al mismo tiempo, de una cantabilidad portentosa y de una sensiblidad a flor de piel, que le caracterizan en sus mejores recreaciones. Termina dejándonos con el corazón en un puño.

Cheryl Studer luce una voz de primera clase, esmaltada y bellísima, ofreciendo además una línea de canto refinada y con detalles belcantistas que son muy bienvenidos. Ahora bien, para mi gusto enfoca el rol de Elisabeth centrándose en exceso en los aspectos más frágiles del personaje, dejando a un lado lo que también tiene de rebelde, de decidida, e incluso de mujer apasionada dispuesta a entregarse no solo en alma. También un punto más ingenuo de la cuenta resulta el Wolfram de Andreas Schmidt, aunque aquí tampoco resulte fácil resistirse a la nobleza, la musicalidad y el legato increíblemente hermoso de su fraseo. Para derretirse. ¡Lástima que en 2002, con Barenboim en el Teatro Real, no estuviese en su mejor forma vocal!

Agnes Balsta resulta en exceso lírica para Venus, y por ende carece de la carnalidad que necesita la diosa, pero canta francamente bien y convence cuando tiene que ser, más que colérica, sutilmente seductora. Matti Salminen se mueve al mayor nivel posible como el Landgrave y Barbara Bonney es un lujazo como el pastorcillo. El Coro de la Royal Opera House, dirigido por Nobert Balatsch, está bastante mejor de lo que acostumbraba por aquellas fechas.

En fin, si se fían ustedes de mí no dejen de escuchar esta grabación. Y en Blu-ray no está nada mal la de Barenboim que comenté el pasado mes de mayo, con una dirección muy distinta y diríase que complementaria a esta que acabo de reseñar.

5 comentarios:

Nemo dijo...

Hola Fernando.

Tengo esta grabación, y la verdad es que nunca me gustó. No sé por qué, pero me parece poco idiomática. Una producción muy brillante, eso sí, excelente sonido, pero hay algo que no termina de cuajar en ella.

La de Solti es quizás la más recomendable, en CD, como bien dices.

Jorge Pinilla S dijo...

Ésta es la primera ópera que compré con dirección de Sinopoli, por el gancho de Domingo, y quedé "enganchado" para siempre con el Director. Comparto todas tus apreciaciones y vuelvo a recordar cómo fue mi encantamiento con esta música, tocada de esta manera, cantada así, y con ese sonido increíble, que permitía escuchar todo cristalinamente.

Me alegro que se le haga justicia a este tremendo registro. Muchos saludos,

Jorge Pinilla

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Muchas gracias por vuestras respectivas participaciones. Comparto que esta interpretación no es muy idiomática, y no solo por Sinopoli, pero a mí me gusta muchísimo. ¿Quizá no me hubiera gustado tanto si no tuviese una toma sonora tan excepcional? En cualquier caso, mi versión favorita es la de Solti, como para tantos aficionados.

Por cierto, acabo de escuchar una interpretación absolutamente extrardinaria de la secuencia obertura-bacanal: Kempe con la Filarmónica de Berlín, grabación de 1956 pasada a CD por el sello Testament. Saludos.

Jorge Luis Argüero dijo...


Hola Fernando..!!

Esta versión nunca la escuché y tuve la caja con sus
correpondientes CD's, en mis manos y ¡vuelta a dejarla.!!

Tengo la versión de Bernard Haitink - EMI 1985
y aunque no soy muy entendido, por ser la primera ópera
de Wagner que adquirí, le puedo asegurar que me ha ido
muy bien con su escucha.-

Claro que -y poco a poco- iré trás sus recomendaciones.-

Ahora tengo pronta para la escucha, "Parsifal" bajo la
dirección del Mtro. Daniel Barenboim - Teldec 1991

La escucho y si usted me permite, luego le comento
* cómo me fue en la feria.!!

Mis respetos, señor Fernando López Vargas-Machuca.-


* disculpe usted, pero esta alocución es tan "española"
por así decirlo y en Argentina por lo menos,
que no veía yo la hora de poder escribirla.-





Rafael Bellón dijo...

Mi "Tannhäuser" favorito es Konwitschny (1960): http://www.wagnerdiscography.com/reviews/tan/tan60konwitschny.htm
Es una pena que su trágica muerte le impidiera grabar un "Anillo", en audio o en vídeo... Para mí el wagneriano más interesante de su generación, muy por encima de Barenboim, dicho sea con todo el respeto.