lunes, 29 de junio de 2015

Volviendo a la normalidad

Hace un par de meses anuncié que este blog entraba en modo automático: la mayoría de los textos que publicaría serían material “precocinado”, es decir, escrito tiempo atrás con vistas, precisamente, a tener algo que subir en el caso de interrupción. De este modo, y aunque ha habido alguna entrada redactada en el mismo día de su publicación –no me resistí a decir algo sobre el nombramiento de Petrenko para la Filarmónica de Berlín–, me he quedado sin escribir sobre la música escuchada en directo en estos dos meses. Muy poca en cantidad, la verdad, al igual que he tenido que reducir la cantidad de horas dedicadas a escuchar música clásica en casa.

Estas circunstancias personales, que han afectado a mi vida cotidiana pero en las que no quiero entrar aquí, han cambiado en los últimos días, de tal modo que a partir de este momento espero que el blog vaya retomando el ritmo anterior. Poco a poco, eso sí, pues si hay algo que en absoluto me conviene ahora es estrés. Por eso mismo me muerdo los labios sobre ciertas cosas que están pasando –y se están leyendo– en el círculo sevillano y establezco como próxima parada la música de Bruce Broughton. Hasta entonces.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Bienvenido, te echábamos de menos.AMCSánchez

Julio Salvador Belda Vaguer dijo...

Que te relajes Fernando.
Y nos vemos en el Maestranza en esa enorme concierto.

Anónimo dijo...

Qué bueno, es una gran cosa contar con tu lúcida vision del mundo musical! Saludos y adelante!
Federico

Anónimo dijo...

Qué bueno! Me gusta tu visión del mundo musical. Saludos y adelante!

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

¡Muchas gracias a todos!