domingo, 20 de julio de 2014

Comprar clásica en Bruselas

Aproveché mi visita a Madrid con motivo de los dos conciertos de Daniel Barenboim aquí comentados (sábado 5 y domingo 6) para tomar un vuelo barato y pasar cuatro noches en Bruselas. Viaje relativamente decepcionante. He visto obras de arte muy hermosas, entre ellas mi adorado políptico de la Adoración del Cordero Místico de los Van Eyck –que se encuentra en Gante y está en restauración: faltan varias de las tablas–; he aprendido muchas cosas sobre Bélgica y he probado un chocolate y una cerveza verdaderamente exquisitas –ahí me ven ustedes probando esta última en la terraza del maravilloso Museo de instrumentos musicales-; pero ni el lugar me ha fascinado como lo hicieron en su momento Normandía, la Renania, Sicilia, Londres, Berlín o Roma, ni los precios ayudaron al disfrute culinario ni el tiempo atmosférico acompañó precisamente: el día que estuve Brujas se produjo tan temporal de viento y lluvia que terminó tratándose de la más incómoda, hostil y deplorable visita turística que jamás he realizado.

Cerveza Bruselas

En lo que a cuestiones musicales se refiere, aparte de visitar el antedicho museo y de ver el exterior del Teatro de la Moneda, pude curiosear en algunas tiendas de las que voy a dejar aquí algunas notas, por si algún lector que viajase a la capital belga quisiera sacarles algún provecho.

Hay un establecimiento especializado. No recuerdo el nombre pero es muy fácilmente localizable, ya que se encuentra en la Rue Ravenstein, que es la cuesta en curva que sube desde la zona de la catedral hacia la hermosa Plaza Real; está justo al ladito del Museo de instrumentos musicales y muy cerca de los impresionantes Museos Reales. El fondo de catálogo es bueno, hay algunas ofertas y la atención es muy amable, pero los precios son belgas. No me compré nada. Luego está la FNAC: fondo también muy apreciable pero muy similar en precios y en ofertas a lo que se puede encontrar en Madrid. No merece la pena.

2014-07-10 17.03.37

Lo que sí merece la pena es visitar el barrio digamos que “alternativo” que se encuentra al sur de la Grand-Place, muy cerca de ésta y del celebérrimo símbolo de la ciudad, el Manneken Pis. Me refiero a la Rue du Midi, sobre todo en la zona en la que se cruza con la Rue des Teinturiers y la Rue des Grand Carmes, por donde se encuentran varias tiendas de libros y –en menor medida–discos de segunda mano. Una de ellas –tampoco recuerdo el nombre, aunque arriba tienen el cartel que estaba en plena Rue du Midi– se especializa exclusivamente en música y ofrecía, frente a un fondo de catálogo atractivo pero caro, unos descuentos extraordinarios: montones de discos de primeras y segundas marcas a dos euros. Aproveché para llevarme unos cuantos, claro.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

El año pasado estuve residiendo en Gran Bretaña. En un fantástico viaje a Bath, fui a una tienda de clásica. Dejando aparte que los precios eran disparatados,como era previsible casi todo era a la mayor gloria de intérpretes británicos. Evidentemente, para los que disfrutamos del arte de Colin Davis, Barbirolli, Pappano, aquello era el lugar perfecto. Pero lo demás prescindible: al parecer "el no va más" en las 32 sonatas de Beethoven es la interpretada por Paul Lewis. La anécdota más siniestra -hubieron varias- fue que el empleado no había oído hablar de "Vec Makropulos" de Janacek (y mire que se lo pronuncié de todas las formas posibles, desde el inglés hasta el checo (!) por si sonaba la flauta). Acabé pidiéndole que mirara "un poco" el Google. Por supuesto no lo tenían (ni creo que estaban por la labor de tenerlo).
Ya se sabe que los ingleses son "la leche" a la hora de defender lo suyo, pero el provincianismo y la parcialidad que vi allí fue de antología.
De todas formas, dado que daba gusto estar en la tienda (de las "lujosas", para entendernos) y hacía un tiempo muy británico, allí estuve dos horas en las que sólo entró un señor mayor quien salió al minuto de entrar...

Saludos,
Alberto.

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Muy sabrosos comentarios, Alberto, y un par de casualidades.

1) Mi única versión en CD de El caso Makropulos la compré precisamente en un pueblo cercano a Londres, St. Albans.

2) Dentro de unas semanas iré a los Proms y tengo previsto ir a Bath, donde nunca he estado. ¿Alguna recomendación para la visita? ¿Por dónde queda esa tienda? Gracias.

Y sí, lo de los británicos con los intérpretes de su nacionalidad da para escribir un libro. Saludos.

Anónimo dijo...

Aquí están los datos, don Fernando:
http://www.bathcds.co.uk/bath-compact-discs.asp

Deseo que tenga más suerte que yo y hayan espabilado.

Bath es una maravilla, así como su entorno (¡ espectacular!). El estilo "georgiano" de la ciudad es, como sabrá, su seña de identidad.
Es difícil aconsejar puntos concretos. La Abadía y las Termas Romanas son de obligada visita. Pero, personalmente, me encantó pasear por la ribera del río Avon que cruza el casco histórico.

Deseo que disfrute de la visita a Bath: para mí fue el mejor de todos los que hice; absolutamente recomendable.
Por lo demás, prepárese el bolsillo: si la vida en Inglaterra es cara, allí dan una vuelta de tuerca más...

Saludos,
Alberto

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Muchas gracias, Alberto, su información mr resulta muy útil. En cuanto a los precios de Londres, ya los conozco bien y me estoy mentalizando para ello. Un saludo.