jueves, 12 de diciembre de 2013

El Elixir por Micheletto en Palermo

He tenido la oportunidad de encontrar en YouTube –y de ver, una vez descargada y pasada a mi disco duro multimedia para ponerla en el televisor– una filmación de la producción de L’Elisir d’amore que Damiano Michieletto realizó para el Palau de Les Arts de Valencia. Es decir, la misma que estos días anda ofreciéndose en Madrid y que yo espero presenciar en directo el sábado y el domingo próximos. Esta función en concreto tuvo lugar en el Teatro Massimo de Palermo el 15 de junio de 2012 y cuenta en su elenco con dos de los protagonistas de las funciones madrileñas: Celso Albelo (que canta junto a Nino Machaidze) y Paolo Bordogna (que en el Real hace su Dulcamara junto a Ismael Jordi y Camilla Tilling, y por tanto sin coincidir con el tenor tinerfeño).


Me ha gustado la producción, más por fresca, ocurrente y divertida que por ofrecer algo en verdad rompedor. No lo es, me parece a mí, cambiar el campo por una playa hortera actual, convertir a Adina en la dueña del chiringuito, a Nemorino en socorrista, a Belcore en un chulo playero y a Dulcamara en un vendedor de bebidas energéticas; tampoco lo es, aunque para algunas mentes resulte una provocación, sustituir el elixir propiamente dicho por droga en bolsitas. En el fondo es esta una realización muy respetuosa con el original, con el traslado de la ubicación espacio-temporal resuelto con muchísimo ingenio y muy notable dirección de masas. En el lado menos bueno, cierta confusión por parte del regista italiano entre lo que resulta ser trepidante y la mera acumulación de movimiento sobre el escenario, a veces rozando un exceso no muy distante de un Zefirelli. En cuanto a lo que me comentaba un amigo acerca de que la superposición de acciones secundarias llega a molestar, lo cierto es que con la cámara de por medio eso deja de ser un problema: los primeros planos en su momento justo impiden la distracción. Otra cosa será en directo: ya veremos.

Lo que sí me parece censurable es lo poco que se ha trabajado la escena con Celso Albelo, mal actor que se pasa todo el tiempo ofreciendo posturas de divo a la antigua usanza. Musicalmente, eso sí, el tenor me ha gustado aquí más que en los las dos páginas de esta misma ópera que le escuché hace poco en Valencia, prueba quizá de mis sospechas de que la voz está ahora mismo en proceso de amoldarse a un nuevo repertorio. En Palermo no parece tener muchos problemas y luce una línea de –digámoslo así– “elegancia viril” muy cálida y comunicativa, aunque me parece que a lo largo de la velada alterna momentos muy logrados con otros que ganarían bastante con mayor riqueza de matices belcantistas. Justo los matices que sí ofrece su compañera en esta función, una Désirée Rancatore que, a pesar de mostrarse bastante corta por abajo y de ofrecer algún sobreagudo chillado, hace una espléndida Adina que sabe –tentación en la que sí sucumbieron algunas grandes cantantes– no ser pizpireta ni cursi. El público siciliano la aplaude con entusiasmo.

Paolo Bordogna –el otro cantante que está actuando en Madrid– se desenvuelve perfectamente en lo escénico ofreciendo un Dulcamara macarra y desmelenado, también un punto locaza, aunque musicalmente me parece que no pasa de lo cumplidor. A eso no llega, ni de lejos, el muy mediocre Belcore de Mario Cassi, al que hace poco tuvimos que sufrir como Fígaro en Madrid. La Gianetta de Elena Borin no me ha dicho gran cosa en lo musical, la verdad, aunque en lo escénico sí que está bien trabajada: parece salida de un especial veraniego de Los Morancos, lo que me parece un acierto. Corrientito el coro, y muy buena la labor de la orquesta bajo la centradísima y musical –algo gruesa, quizá– dirección de Paolo Arrivabeni.

Pues bien, esto es lo que hay en Palermo, para lo bueno y para lo bastante menos bueno. Está bien tenerlo en cuenta, para no perder la perspectiva.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenos dias y enhorabuena por su blog y por su cruzada en pro de la ortodoxia gramatical. No es la primera vez que le escribo para felicitarle y para opinar sobre musica, siempre desde la comoda seguridad de mi anonimo refugio, pero hoy va a ser una excepcion, al menos en lo segundo. Hoy le escribo para preguntarle por el
programa o aplicacion que utiliza para bajar videos de YouTube. He probado unos cuantos, y todos me han proporcionado unos resultados poco mas que aceptables en cuanto a calidad de imagen y sonido. ¿Me puede decir cual utiliza Vd. que tan buenos resultados parece darle? Muchas gracias.

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Hola, muchísimas gracias.

Estoy rematadamente mal de tiemo ahora mismo y lo seguiré estando hasta el domingo. Prometo que cuando hayan terminado las evaluaciones y me encuentre ya en mi tierra escribiré un post sobre como descargar vídeos de YouTube. ¡Mil perdones!

PasaElMocho dijo...

Gracias, Fernando, por el vídeo. A ver si saco un ratito y lo veo. A mí la puesta me parece muy acertada, y lo de la superposición de acciones no me molestó mucho.

Ah, yo para Youtube uso el plugin de Real.com No es maravilloso pero funciona.

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

De nada, encantado.

Yo suelo bajar los YouTubes con JDowloader, pero ¡ojo!, hay que descargar la "capa" de más calildad, porque suele haber varias. Otro día lo explico con más calma.