sábado, 13 de julio de 2013

Perianes y Pérez completan los conciertos de Beethoven

Ayer viernes 12 se cerró en el Teatro de la Maestranza el ciclo de los Conciertos para piano de Beethoven a cargo de Javier Perianes, Juan Luis Pérez y la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla. A lo que escribí en este blog sobre la velada del miércoles me remito para las cuestiones generales sobre esta aproximación. Me limito ahora simplemente a valorar las interpretaciones escuchadas anoche sobre los numerados como primero y quinto del sordo de Bonn.


El Concierto nº 1 pertenece al mismo periodo compositivo que el nº 2, y por ende era de esperar que el pianista onobense adoptara un enfoque similar. Sin duda lo hizo, esto es, miró al pasado en lugar de al futuro y optó por el equilibrio expresivo, la luminosidad y la poesía refinada mucho antes que por los claroscuros, la tensión interna y la garra expresiva, pero a mi modo de ver evitando los excesos de delicadeza, ensoñación y preciosismo que a mi entender no funcionaron en la op. 19. Personalmente me hubiera gustado que mirase antes a Haydn que a Mozart (o mejor aún: al propio Beethoven, que es lo que hizo un tal Daniel Barenboim en 1992 en este mismo escenario al frente de la Filarmónica de Berlín), pero la opción de Perianes se mostró muy válida y estuvo realizada con enorme virtuosismo, coherencia interna y gran belleza sonora.

La ROSS (no sé si porque contó con más ensayos o porque le puso más ganas) sonó en general de manera más satisfactoria que en la velada anterior, mientras que la dirección del maestro jerezano dejó a la música respirar con holgura y propició un hermosísimo diálogo entre las maderas y el solista en el segundo movimiento, probablemente lo mejor de la interpretación.

El Quinto me gustó mucho más que el que le escuché a la misma orquesta y el mismo solista en 2009. En parte se debió a que la dirección de Juan Luis Pérez, ciertamente más primaria que matizada, emotiva o personal, me pareció mucho más centrada –por su empuje– que la blanda, aburrida y muy poco beethoveniana de Pedro Halffter. Y en parte a que el pianista de Nerva recuperó gran parte del entusiasmo, la energía, la vitalidad y el carácter rotundo que tuvo la aproximación que le vi bajo la batuta de Barenboim en 2006, solo que ahora con una flexibilidad, una elegancia y una riqueza de matices superiores a la de entonces. Es como si Perianes nos quisiera decir “con el Emperador por fin Beethoven ya es Beethoven”. A mi entender podía haber hecho lo mismo con el Cuarto, pero supongo que su objetivo final era poner de manifiesto la evolución del autor.

Espléndida interpretación, en cualquier caso, tras la que todos los asistentes en el Maestranza –que no estaba lleno: ellos se lo pierden– nos pusimos en pie para reconocer la inmensa valía del pianista onubense, independientemente de que no siempre estemos de acuerdo con sus variables y a veces desconcertantes criterios interpretativos.

Antes de comenzar el concierto también había habido aplausos largos, pero esta vez en apoyo de la Sinfónica de Sevilla tras las sinceras y emotivas palabras de Juan Luis Pérez solidarizándose con el recorte salarial que les va a regalar nuestra querida clase política. El mismo, por cierto, que ya han practicados con los que somos funcionarios. E igual de lamentable. Habrá, no obstante, quien se alegre por unos u otros recortes. No hay más que leer algunos bárbaros comentarios que se dejan por ahí…

5 comentarios:

JAVIER M.F. dijo...

Simplemente para saber, toda vez que si he oído hablar de este pianista pero no lo conozco.
¿Estamos ante un grandísimo pianista en Beethoven, de talla mundial? , ¿ en otros repertorios también?. ¿Es el pianista mejor de España ahora mismo?

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

No es fácil valorar con la suficiente perspectiva a un artista al que se conoce personalmente y al que se le ha seguido desde que era bastante joven.

Pero puedo decir, que su disco Schubert comentado aquí

http://flvargasmachuca.blogspot.com.es/2009/01/en-la-cuerda-floja-perianes-interpreta.html

y su disco Beethoven analizado en este otro enlace

http://flvargasmachuca.blogspot.com.es/2012/12/perianes-y-el-moto-perpetuo-de.html

me parecen bastante por encima de la media de las grabaciones de las compañías discográficas que todos tenemos en mente.

En directo le he escuchado otras cosas realmente extraordinarias, al nivel de lo más grande jamás escuchado, sobre todo en Chopin y en Falla. Pero también recuerdo un 21 de Mozart que no me gustó y un Concierto de Schumann que se quedó a medias. El tiempo dirá: de momento, me parece que su potencial es inmenso.

de WertA Y media dijo...

En Andalucia tenemos al menos 4 orquestas de buen nivel: sinfonicas de Sevilla, Malaga, Cordoba y Granada.Aparte la barroca de Sevilla, y otros conjuntos mas o menos estables. Es un poquito exagerado todo esto en una region del Ole morena y el trirititraum traun traum y un 35% de paro. Con entradas mas caras que ver a la LSO en Barbican, vamos mal.Habra que hacer algo no? Y no me refiero a bajar los sueldos a los musicos,que me parece aberrante.

JAVIER M.F. dijo...

Gracias Fernando por la aclaración información. Seguramente si en lugar de Perianes se llamara Godolgowsky (inventado)le admiraríamos mucho más e incluso yo lo conocería.

Anónimo dijo...

Siento no recordar donde leí no hace mucho, que Michael Tilson Thomas regaló un ejemplar de este disco de Schubert a cada músico de su orquesta.

Alberto Ayas