domingo, 14 de abril de 2013

El PP, destrozando la costa

Estoy en profundo desacuerdo, en líneas generales y con determinadas excepciones, con la ideología del Partido Popular (vamos, que no soy en absoluto de derechas, ni de la derecha digamos "tradicional" ni de la de nuevo cuño liberal). Me parece lamentable, de nuevo en general, la labor que está realizando la referida agrupación política en el actual gobierno español, actuando a decretazo limpio, recortando aquí y allá sin ofrecer alternativas y mostrándose altamente sumiso ante los países más poderos de Europa. Y siento una terrible mezcla de irritación y pena ante las notiticas, no por esperadas menos temidas, que llegan sobre lo que van a dejar hacer estos señores: cargarse las pocas costas que quedan por ser destrozadas para que quienes ustedes y yo sabemos hagan caja. ¡Vuelta a la cultura del ladrillo que tanto contribuyó a meternos en la crisis! ¿Desarrollo sostenible? ¡Inventos de la izquierda sectaria! ¿El medio ambiente? ¡A tomar por culo!

De nada sirven leyes anteriores, planes de actuación, reportajes televisivos o campañas medioambientales. Tampoco que en los libros de texto se haga tomar conciencia a nuestros alumnos de la necesidad de proteger el litoral. No me extrañaría incluso que el ministro Wert nos prohíba dentro de poco decirle a los niños que está mal construir en la costa, apelando a esa "libertad de conciencia" que tanto parece preocupar (¡tremendo manipulador!) al antiguo tertuliano del canal ultraderechista Intereconomía. El PP tiene mayoría absoluta y la democracia le da derecho a actuar así. Y no me digan que los millones de españoles que les votaron que no sabían de qué iban.

Lo único que podemos hacer ahora es ejercer nuestro derecho al pataleo, y eso es lo que yo hago desde este humilde rincón personal. Por favor, no se molesten los lectores en salir defendiendo al PP. Esta vez no estoy de humor. Solo me queda rezar para que se convoquen elecciones generales cuanto antes.


Ah, les dejo una de las músicas que más amo, ya que esta se encuentra parcialmente inspirada en la costa. La costa inglesa, para concretar: la banda sonora de El fantasma y la Señora Muir, de Bernard Herrmann. Música que, por cierto, también fue destrozada en su momento merced al doblaje televisivo español. Pero esa es otra historia.

5 comentarios:

Atticus dijo...

Fantástica música del gran Herrmann que, como tantas otras de la época, el doblaje se encargó de masacrar.
Aunque con estos fenómenos del PP el concepto masacre creo que va a quedarse corto.
Un abrazo.

Miguel dijo...

Por desgracia aún nos queda mucho tiempo para sufrir las tropelías del PP. La música de Herrmann en esta película es como una estupenda "sinfonía temática" muy apropiada para lo que denuncias en tu comentario. Saludos

Anónimo dijo...

"Camino de servidumbre" de Hayek. Nunca es tarde para aprender.

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Como digo, querido anónimo, no estoy de humor. Menos aún para ponerme a nazis, digo a liberales.

Rouco_Sifredi dijo...

En Andalucia es particularmente vergonzoso el Algarrobico. En cuanto a la politica del PP ha sido vergonzoso como los mismos que nos hicieron creer en un cambio nos han dado en las narices. Porque ahora nadie ha votado al PP. Y la señora Aguirre hablando de dejar caer los bancos cuando ella ha hundido Bankia. Vamos asi soy yo liberal llevandomelo calentito y hundiendo bancos. Tremenda decepcion.