sábado, 3 de noviembre de 2012

Soberbio programa francés con Soustrot y la RTVE

Poco público ayer viernes 2 de noviembre en el Teatro Monumental para el concierto de abono B4 de la presente temporada de la Orquesta Sinfónica de RTVE, en parte porque había una obra reciente -se estrenó hace unos meses- y en parte porque ni Duruflé ni Roussel, quizá ni siquiera Fauré, son autores de mucho tirón popular. Y también porque el público madrileño no parecía saber la excelencia del maestro Marc Soustrot en el repertorio francés, cosa que sí conocíamos quienes le hemos escuchado varias veces en Sevilla. Ellos se lo perdieron, porque se trató de un enorme concierto.

Soustrot volvió a acertar plenamente en el idioma francés: la elegancia, la sensualidad, la morbidez en el fraseo, el colorido pastel y la relativa indolencia -ajena al pathos de la escuela centroeuropea- estuvieron plenamente garantizados, y además lo hicieron en su punto justo, es decir, sin confundir todo esto con la sosería, la blandura o el preciosismo vacuo, y aportando una dosis apropiada -en perfecto equilibrio con los ingredientes arriba citados- de tensión sonora, de comunicatividad y de garra dramática. Así las cosas, las Tres danzas para orquesta de Maurice Duruflé que abrían el programa resultaron una delicia, y no solo por las virtudes apuntadas sino también porque el maestro hizo sonar a la irregular orquesta francamente bien e inyectó convicción expresiva a cada una de sus familias instrumentales. Igualmente admirable -exquisita y conmovedora al mismo tiempo- la bellísima suite del Pelléas et Mélisande de Gabriel Fauré, que quien esto suscribe ya le había escuchado hace años a Soustrot en una velada que incluía los otros dos grandes Pelléas sinfónicos, el de Sibelius y el de Schoenberg.

En cualquier caso, lo mejor fue la Suite nº 2 del ballet Bacchus et Ariane de Albert Roussel, una música brillante, vitalista y de sugerente carácter narrativo que se graba poco y se toca menos (aunque hace poco he visto una interpretación a cargo de Tugan Sokhiev y la Filarmónica de Berlín en la Digital Concert Hall). Soustrot aportó todo lo arriba referido y también un tan preciso como contagioso sentido del ritmo -aquí imprescindible- y ese humor a medio camino entre lo desenfadado y lo socarrón que demanda la partitura. La orquesta respondió de manera muy satisfactoria y el público respondió con entusiasmo ante las evidentes virtudes de la música y la interpretación.

Entre medias, el Concierto para piano de José Manuel López López, un señor al que jamás le había escuchado nada y del que algunas voces (ya saben ustedes: los de siempre) casi me habían hecho elaborar en mi mente una imagen negativa. ¡Menuda sorpresa! Me ha parecido un prodigio de partitura. Es esta página una música difícil, sí, muy “contemporánea”, pero (nada que ver con Mandalas, el estreno realizado por esta misma formación hace pocas semanas) llena de hallazgos -fascinantes las texturas-, y sugerente a más no poder a lo largo de los diecisiete minutos aproximados de interpretación. Sin duda dificilísima de ejecutar, Soustrot coordinó de maravilla, acertó a la hora de plasmar sinfónicamente sonoridades claramente deudoras de la electrónica y, a la postre, sacó petróleo de una orquesta que no dudó a la hora de mostrarse visiblemente entusiasmada bajo su batuta. Fenomenal el solista, un Alberto Rosado de toque agilísimo pero muy variado, en absoluto mecánico. De propina, una pieza del mismo autor que aun mostrándose algo deudora de Debussy e incluso de Rachmaninov, evidenció pese a ello una poderosa personalidad -la misma que la del concierto- y un indiscutible gancho. En fin, una maravillosa velada musical.

Ah, cutrísimo el programa de mano: ¿por qué no utilizan la parte trasera del mismo para, en lugar de anunciar los próximos conciertos, poner algunas breves líneas sobre las obras a interpretar?

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Puede escucharse en el siguiente enlace el "Concierto".

http://www.chorrodeluz.net/2010/06/jose-manuel-lopez-lopez-conciertos.html

Aprovecho para saludarle. Espero conocerle algún día por Valencia.

Anónimo dijo...

En el siguiente enlace he encontrado el concierto para escucharlo y otra elogiosa y documentada reseña:

http://www.chorrodeluz.net/2010/06/jose-manuel-lopez-lopez-conciertos.html

Espero saludarle personalmente algún día.

Atte. Javier Delamadrid

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Muchas gracias, Javier. No sabía que Ismael hubiera comentado esta obra en su blog: por una vez, coincidimos en algo. Tampoco sabía que la obra tuviese ya unos añitos, aunque se estrenó el pasado enero, como se dice en una entrevista al compositor:

http://espaciosonoro.tallersonoro.com/2012/01/30/jose-manuel-lopez-estrena-su-concierto-para-piano-en-tenerife/

Por supuesto que estaré encantado de saludarle en Valencia, aunque me temo que aún tardaré en volver por allí: mi próxima visita la tengo prevista para el 8 de febrero (I due Foscari).

Gracias de nuevo y un saludo.