miércoles, 28 de noviembre de 2012

Irritante Novena de Beethoven por Karajan

Escribo estas líneas para desahogarme, porque pocas veces le había yo escuchado algo tan mediocre a un director tan grande como Herbert von Karajan. Sí, ya sé que el salzburgués nunca fue un gran director de la música de Beethoven, pero es que esta Novena ofrecida en la Pilharmonie de Berlín el 31 de diciembre de 1977 y registrada por las cámaras de Humphrey Burton (con mucha más naturalidad y menos narcisismo que la mayoría de las filmaciones protagonizadas por el maestrissimo, por cierto) es de las que llegan a irritar. Y eso que cuenta con un cuarteto integrado por una estupenda Anna Tomowa-Sintow, una solvente Agnes Baltsa, un notable aunque irregular René Kollo y un soberbio José van Dam. El problema es la batuta, claro.

Karajan Beethoven 9 DVD 1977

Conceptualmente es una realización a medio camino entre la línea de un Toscanini y el estilo del propio Karajan, que por cierto en origen tenía bastante que ver con las maneras del mítico maestro italiano. De éste vienen sin duda la rapidez en los tempi –similares a los de cualquier historicista al uso-, la rigidez del fraseo, la renuncia a jugar con los silencios, la incisividad de la articulación, el escaso interés por la delectación melódica (¡cosa rara en el Karajan maduro!) y la electricidad que recorre la arquitectura, electricidad que a veces se convierte en agresividad pura y dura. Rasgos más propiamente karajanianos son la perfección del empaste, el cuidado por la belleza más superficial, la obsesión por recrearse en el músculo sonoro de la Filarmónica de Berlín, la creación de grandes contrastes sonoros y, desde luego, la tendencia a ofrecer la mayor dosis posible de brillantez y opulencia, ofreciendo una lectura no ya de carácter épico, sino de una marcialidad pura y dura que llega ideológicamente a echar para atrás. El final llega a ser hortera, y si no me creen aquí lo pueden comprobar en este resumen.

¿Dónde quedaron entonces la mezcla de angustia, rebeldía, esperanza, sensualidad, reflexión humanística, invocación a la divinidad, sentido fraternal y júbilo sincero que dan sentido a la partitura? Pues en ninguna parte de este DVD editado pro Euroarts. Busquen en Furtwaengler, Fricsay, Solti, Böhm, Giulini, Barenboim… Por cierto, ¿saben a qué interpretación me ha recordado muchísimo esta de Karajan del 77? Pues a la reciente de Riccardo Chailly. No en vano, este último invoca al salzburgués como una de las fuentes de inspiración para su ciclo. ¡Y luego hay quienes califican al Beethoven del milanés como revolucionario!

8 comentarios:

Pablo Varela dijo...

Hola Fernando, es extraño que no consideres a Karajan como un beethoveniano conocedor de su tarea cuando registró al menos 4 veces el ciclo completo de las sinfonias del Maestro de Bonn. De todos modos pienso que cuanto mas temprano sea el ciclo mas satisfacciones brinda, por ejemplo ultimamente he estado escuchando las versiones monofonicas dejadas con la Orquesta Philharmonia y realmente son un disfrute de comienzo a fin. Por cierto, del video que muestras el scherzo es maravilloso.

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Verás, Pablo, Karajan conocía perfectamete su tarea y tenía una técnica colosal. De eso a nadie le cabe duda, espero. Lo que no me convence es su concepto de Beethoven. Y no soy el único: me sé de veteranos críticos de líneas enfrentadas entre sí a los que no les gusta nada lo que el salzburgués hacía con este repertorio.

De las seis integrales que grabó (las cuatro que muy bien dices en audio más dos en vídeo) no conozco ninguna completa, pero sí que he escuchado unas cuantas de cada. Quizá el Beethoven que más me guste de Karajan sea el de los setenta, aunque esta Novena desde luego se convierte en una excepción. El de la Philharmonia, ¿no es muy toscaniniano?

En cunto al scherzo del YouTube, sin duda es impresionante desde el punto de vista de ejecución y planificación, pero quien ha escuchado lo que Furt hace con esta página... Es que no hay color. Un saludo, y gracias por la aportación.

Pablo Varela dijo...

Es probable que para quienes esten acostumbrados a los tempos mas reposados de un Furtwangler (por no decir Klemperer ¿habrá entendido que ahi decia "Molto Vivace?) los tempi y articulaciones de Karajan con la Philharmonia suenen un tanto agresivos, muy cercanos a la ríspida franqueza del Maestro de Parma, pero creo que tiene el aditivo de una preocupacion por el sonido en si que luego se haria mas patente con la Filarmonica de Berlin. Confieso que soy mas partidario de los directores mas "literalistas" y mas alejados del típico enfoque alemán si bien ultimamente Furt y Klemperer me ha hecho pasar muy buenos momentos.
Saludos.

vicentet dijo...

Sorprende que para la critica anglosajona el sine qua nom de las novenas sea la de 1962, reeditada un millon de veces y en los formatos mas insospechados. A mi me pasa un poco como a ti, si bien las recreaciones de los 80 tan denostadas tienen un "algo" que me atrae, sobre todo la heroica, la primera y la cuarta.En todo caso, la modernidad de los historicistas al menos en Beethoven ya estaba desarrollado por la via Toscanini,Szell y el joven Karajan. No descubrieron nada nuevo.

Andante moderato dijo...

Tengo pendiente de escucha una versión del gran Erich Kleiber (Decca, 1952). Por cierto, el registro del segundo ciclo de Karajan en DG (1976-77) es también increíblemente mediocre.

Saludos

P.D.: ¡Sí, una verdadera lástima lo de Muti y la Tercera!

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Pablo, yo en principio prefiero a los "subjetivistas", pero dentro de la línea objetiva hay realizaciones maravillosas de la Novena, como pueden ser las dos de Solti, más flexibles, más líricas y mucho menos marciales que esta de Karajan.

Andante, no conozco las versiones de Erich Kleiber ni la de Karajan de audio de los setenta.

Vicente, la del 62 la escuché no hace mucho, y esta misma noche he visto la filmación de 1968 (fecha el copyright, no sé si está realizada un año antes) con dirección visual del propio Karajan, quien por cierto cae en el ridículo de utilizar maniquíes y fotos en blanco y negro como público.

Musicalmente estas del 62 y 68 son bastante parecidas, y desde luego, aunque en la misma línea épica, brillante y superficial que la que he comentado del 77, me parecen bastante menos discutibles: son menos machaconas, más refinadas y menos pensadas para epatar al personal. El tercer movimiento resulta hermosísimo pese a carecer de auténtica "alma". Saludos.

Novato dijo...

¿Que opinas de Rudolf Kempe y Beethoven? (1971-73)

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Pues que es un ciclo fabuloso!