viernes, 21 de septiembre de 2012

El Bruckner de Giulini, en cuadrafónico

Vuelvo a presentar una de las grabaciones cuadrafónicas recuperadas por el blog The Dreaming-Spires Quadraphonic Archive, pero en esta ocasión algo muy diferente de la banda sonora de Terremoto que traje a una entrada anterior: la Novena de Bruckner grabada para EMI por Carlo Maria Giulini al frente de la Sinfónica de Chicago el 2 de diciembre de 1976. O lo que es lo mismo, una recreación absolutamente sensacional de una de las más grandes cimas de la música sinfónica, hasta el punto de que si no existiera el registro del mismo maestro con la Filarmónica de Viena doce años posterior, ésta podría ser la referencia interpretativa absoluta de la partitura.

Podríamos deshacernos en elogios ante la intervención de la orquesta, pero lo cierto es que lo que determina la calidad no es ella sino la batuta: con la misma formación norteamericana, un Barenboim todavía inmaduro en este repertorio conseguía un año antes unos resultados mucho menos interesantes. Lo genial aquí es Giulini, que estaba por aquel entonces en verdadero estado de gracia: tan solo unos meses atrás había dejado hitos de la historia del disco tales como la Sinfonía Clásica de Prokofiev, los Cuadros de una exposición o la Novena de Mahler, grabaciones todas ellas también con Chicago.


El maestro evidencia un absoluto dominio del idioma en lo que a sonoridad, empaste -brumoso y con músculo, pero muy atento a la polifonía- y fraseo se refiere, aportando a este último (¡qué legato!) una cantabilidad en las frases largas que hunde sus raíces en el género operístico que él tanto amó, pero que no por ello deja de ser aquí pertinente. Giulini consigue, además, lo verdaderamente difícil en esta obra, que es conjugar los intensos terrores que alberga la partitura con una espiritualidad, celestial y humana al mismo tiempo, sonada con tanta belleza como sinceridad. No hay aquí, por ende, nerviosismo ni precipitaciones producidas por la ansiedad ante el más allá, pero tampoco languideces falsamente místicas ni hedonismos contemplativos.

Por poner una pega, quizá se echa de menos el sentido último reflexivo de determinados pasajes, sin la magia de su grabación posterior en Viena, más lenta, más paladeada, tal vez más profunda, y desde luego de mayor grandeza espiritual. A cambio, obtenemos en este portentoso registro de Chicago una mayor dosis de dramatismo y unos clímax aún más escarpados. Por eso mismo, su conocimiento resulta poco menos que indispensable, en la edición estéreo “de toda la vida” o en este reprocesado surround.

La toma sonora ya era muy buena en la edición oficial de EMI. El autor del blog citado ha partido del disco compacto para volver a codificar -utilizando tecnologías caseras pero la mar de eficaces- la señal estéreo en la cuadrafónica original, que se conservaba íntegra en el CD, por lo que ahora podemos disfrutar, siempre que tengamos un sistema multicanal en casa, de la idea primigenia de los ingenieros de sonido. Como ocurre con la mayoría de los registros de este tipo realizados en los setenta, a la sensibilidad actual puede no convencer que la orquesta esté alrededor del oyente, y no enfrente, pero lo cierto es que al devolver la cuadrafonía se ha ganado de manera considerable en espaciosidad y plasticidad sonoras. Yo que ustedes no me lo perdería. Si les interesa, hagan click aquí.

7 comentarios:

vicentet dijo...

En vinilo sí que está publicado en cuadrafonico, como la mayoria de los registros de EMI entre 1970 y 1977,lo malo es que para oirlo en vinilo hay que tener un codificador de señales y dos amplificadores y montar un numerito,pero la grabacion es de mucha mas calidad que un estereo normal, y comparada con la novena de la misma epoca grabada por la DG con Karajan y Berlin no hay color.

Canvicen dijo...

Hola Fernando.
Interesante blog el tuyo. El caso es que tengo un iPod de 160 Gb lleno de Música Clásica, pero tiene algunas lagunas lamentables. Una de ellas es Bruckner.
Por lo que he leído parece que la referencia discográfica absoluta de la Novena es la de Giuli, con la Filarmónica de Viena, en DG. Y la de la Cuarta la de Böhm, también con la Filarmónica de Viena, en DECCA.
¿Serías tan amable de proporcionarme una Lista de grabaciones de referencia absolutas de sus otras sinfonías? ¿Quizá algún ciclo sinfónico discográfico de absoluta referencia?
Un saludo, y gracias por existir.

Canvicen dijo...

Hola Fernando.
Interesante blog el tuyo. El caso es que tengo un iPod de 160 Gb lleno de Música Clásica, pero tiene algunas lagunas lamentables. Una de ellas es Bruckner.
Por lo que he leído parece que la referencia discográfica absoluta de la Novena es la de Giuli, con la Filarmónica de Viena, en DG. Y la de la Cuarta la de Böhm, también con la Filarmónica de Viena, en DECCA.
¿Serías tan amable de proporcionarme una Lista de grabaciones de referencia absolutas de sus otras sinfonías? ¿Quizá algún ciclo sinfónico discográfico de absoluta referencia?
Un saludo, y gracias por existir.

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Hola, Canvicen.

Ante todo, perdona por la tardanza en contestar. He estado en exceso liado últimanente. Te agradezco la confianza depositada en mí en cuanto a recomendaciones, pero lo cierto es que no soy ningún experto en Bruckner, aunque adoro su música. Yo te recomendaría que si te es posible (no encuentro el ejemplar en PDF en la hemeroteca de la publicación) echaras un vistazo al espléndido artículo de Angel-Fernando Mayo en el número extra de la revista Scherzo sobre música sinfónica: ahí tienes una espléndida lista con las recomendaciones digamos que "de toda la vida".

Ahora bien, reconociendo el magisterio del referido crítico, te confieso que estoy mucho más cerca de las opiniones de mi amigo Ángel Carrascosa, que puedes encontrar aquí.

http://www.forumclasico.es/BLOGSFOROS/Blogsconnombrepropio/tabid/65/ID/103/Las_grabaciones_de_las_Sinfonias_de_Bruckner_1_parte.aspx

http://www.forumclasico.es/BLOGSFOROS/Blogsconnombrepropio/tabid/65/ID/120/Las_grabaciones_de_las_Sinfonias_de_Bruckner_2__y_ultima_parte.aspx

Mi lista personal, como verás, se parece mucho a la de Ángel, aunque tengo que incorporar las nuevas grabaciones de Barenboim:

Cero: Barenboim/Chicago (DG)
Primera: Barenboim/Berlín(Teldec)o Solti/Chicago (Decca).
Segunda: Giulini/Sinfónica de Viena (Testament) y Barenboim/Staatskapelle (Peral)
Tercera: Barenboim/Berlín (Teldec), Barenboim/Berlín (Peral), Celibidache/Stuttgart (DG), Celibidache/Múnich (EMI) o Sanderling/Leipzig (Berlin Clasics).
Cuarta: Böhm/Viena (Decca)
Quinta: Klemperer/Philharmonia (EMI) o Solti/Chicago (Decca).
Sexta: Klemperer/Philharmonia (EMI) o Celibidache/Múnich (DVD Sony).
Séptima: Celibidache con la Filarmónica de Berlín en DVD, o Barenboim con la misma orquesta.
Octava: Karajan/Viena (DVD Deutsche Grammophon)o Giulini/Berlín (Testament). Quizá también Barenboim/Staatskapelle (DVD Accentus).
Novena: esta de Giulini/Chicago o, sobre todo, Giulini/Viena (DG).

Espero haber servido de algo.
Un saludo,

Fernando



Canvicen dijo...

Muchísimas gracias por la información Fernando. La tendré muy en cuenta.
Un saludo.

Nemo dijo...

Klemperer tiene una Quinta con la Filarmónica de Viena, en la colección de sus conciertos de 1968, con buen sonido estéreo. Pero la verdad es que... ¡la orquesta le suena a Klemperer!

Otra Quinta maravillosa es una de Horenstein publicada por la BBC con su propia orquesta.

La Quinta de Solti me gusta mucho.

La Quinta de Knappertsbusch con Viena (Decca, estéreo), a pesar de la partitura, merece la pena.

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Nemo, conozco esa Quinta de Klemperer con Viena. Ciertamente, es increíble cómo hace que la Filarmónica de Viena suene a Philharmonia. El primer movimiento me parece absolutamente descomunal, inalcanzable, aunque el conjunto la interpretación que citas de Solti quizá sea la que más me gusta. Horenstein y Kna no las he escuchado. Gracias por tu intervención.