sábado, 29 de septiembre de 2012

Carmina Burana en surround: Previn y Mehta

Seguimos presentando algunas de las grabaciones en cuadrafonía recuperadas por el blog The Dreaming-Spires Quadraphonic Archive con los Carmina Burana de Carl Orff que para el sello EMI grabó André Previn al frente de su Sinfónica de Londres en 1974. Si se dispone de un equipo multicanal y se ajusta el receptor con los parámetros adecuados (a mí no me funciona igual si lo reproduzco como DVD-Audio o como DVD-Video, que ambos puedo leer) la mejoría del sonido es muy evidente con respecto al compacto oficial, pues aunque no se arreglan las evidentes y molestas saturaciones que presumiblemente están en el master, se ha ganado en espacialidad, plasticidad y gama dinámica. No hace falta decir que semejante circunstancia resulta fundamental en  una obra volcada hacia la espectacularidad y el efectismo, aunque probablemente no tan mala de calidad como se suele decir por ahí. Yo me lo paso bien escuchándola, al menos cuando la interpretación es de muy buena calidad.


Es el caso de esta grabación, aun con reparos. Sin duda el trabajo de Previn es muy bueno: traza la obra con rigor arquitectónico y una admirable claridad, abordándola desde el punto de vista expresivo con la grandeza y marcialidad adecuadas sin excederse en los voluntarios efectismos de la partitura. Ahora bien, a mi entender se toma la partitura con exceso de seriedad, sin el desenfado, la mordacidad y la rabia deseables, guardando un punto de solemnidad que no siempre convence. En cualquier caso hay momentos llenos de fuerza y comunicatividad, entre los que sobresale la danza orquestal, al tiempo que en los aspectos líricos de la obra el por entonces marido de Mia Farrow acierta plenamente. No está del todo bien el coro de la London Symphony, aunque interesa la manera en la que enfatizan las consonantes en el celebérrimo “O Fortuna”. Buen nivel en los solistas: solvente Gerald English, espléndida Sheila Amstrong y magnífico Thomas Allen salvo cuando tiene que cantar en falsete en “Dies, nox et omnia”.



Con la intención de comparar, he vuelto a escuchar otro registro que tengo en un DVD-Audio que me regalaron en su momento: el de Zubin Mehta con la Filarmónica de Londres grabado por Teldec en septiembre de 1992. Y aquí sí que no hay nada que hacer. En principio el director indio resulta por completo adecuado para esta obra merced a su portentoso sentido del ritmo, del color y de la espectacularidad, pero a la hora de la verdad el maestro pone el piloto automático y solo se preocupa de que todo suene medianamente bien sin inyectar el más mínimo de convicción al asunto. Jochen Kowalski cumple, Sumi Jo y Boje Skovhus están muy bien, sobre todo la coreana, pero nada pueden hacer por remediar la rutina, falta de inspiración y grisura de Mehta. El resultado es soporífero, tanto como en la grabación de Daniel Harding que ya comenté por aquí. ¿Y la toma sonora? Pues de muy amplia gama dinámica pero turbia, confusa y de tímbrica algo distorsionada. Total, un fiasco.

No hay comentarios: