martes, 21 de febrero de 2012

¿Bailas, Mariano?

Querido Mariano:

Pudiste dar el pego a muchos, pero no a mí. Yo sabía muy bien de qué pie cojeabas. Sabía que te iba la marcha. Ya sabes, la marcha de las carreritas por las calles y los palos a los estudiantes para preservar el orden público. Si es que algunos de los que os autodenomináis “liberales” no podéis disimular lo que en el fondo sois. No hay más que veros la cara. O escucharos. Qué instructivas son vuestras tertulias y columnas de opinión. Qué manera de manejar el lenguaje para que una cosa parezca la otra. Qué arte.


Mariano, vas a pasar a la historia de España por ser, en algunos aspectos, digno continuador del jefe de estado a quien sirvió como ministro tu principal valedor en el partido, ese paisano tuyo recientemente fallecido. Tú sabes bien a quién defender y a quién castigar. Admirable tu utilización de la prensa. Y ahora también de la policía. Claro que aún no estás a la altura: todavía tienes que sacar las mangueras con el agua a presión. ¿Después de las andaluzas? Ah, claro, se me había olvidado. Te recomiendo usarlas mejor con pintura, como hacía Tito Paco, para así identificar a posteriori a esos mocosos de instituto y darles su merecido. Chas, chas. Viva la marcha. Aquí te dejo, en una fenomenal interpretación de Mravinsky, la música con la que más logro identificar tus últimas actuaciones. ¿Bailamos?

1 comentario:

Anónimo dijo...

Bravo!