miércoles, 2 de febrero de 2011

Elina Garança: Habanera

ELINA GARANÇA: Habanera.
Obras de Barbieri, Bizet, Lehár, Balfe, Montsalvatge, Falla, Ravel, Chapí, Bernstein, Gallardo del Rey, Luna, Obradors y Serrano. Roberto Alagna, tenor. José María Gallardo del Rey, guitarra. Coro Filarmónico del Regio de Turín. Orquesta Sinfónica Nacional de la RAI. Dir: Karel Mark Chichon.
Deutsche Grammophon, 477 8776
1 CD. 68’22’’
DDD
Universal
****

DE LETONIA VIENE, DE LETONIA ES …

... pero quiere ser tan española como si hubiera nacido en la madrileña calle de la Paloma. La mezzo Elina Garança declara amar a nuestro país en general y a la tradición gitana en particular, así que correctamente acompañada por su marido, el director gibraltareño Karel Mark Chichon, y por la -ni muy buena ni muy bien grabada- Sinfónica de la RAI, registró en marzo de 2010 este precioso disco en el que mezcla ópera, opereta, zarzuela, páginas populares y hasta una rumbita del guitarrista José María Gallardo del Rey, quien por cierto está espléndido acompañándola en las dos canciones de Falla y en la suya propia.

¿Resultados? Muy notables. De entrada es todo un placer recrearse con su voz de mezzosoprano lírica, de timbre muy bello, rico en armónicos, que sin llegar muy lejos por abajo consigue unos graves sólidos y, por otro lado, agudos de gran redondez. Una voz manejada con mucha sensibilidad, primando un fraseo mórbido, sensual y acariciador ante el que resulta difícil resistirse. Ha de mejorar, en cualquier caso, la dicción en castellano -aun así muy aceptable para venir de donde viene-, y corregir la molesta tendencia a comerse las últimas consonantes de las palabras.

Si atendemos a la interpretación propiamente dicha, la mezzo letona hace gala de una admirable elegancia y de un gusto exquisito, manteniéndose siempre alejada del amaneramiento y del divismo, pero parece sentirse más a gusto en las páginas de carácter intimista que en las extravertidas. Está estupenda, por ejemplo, en las nanas de Falla y Monstalvatge, sorprende la emoción que es capaz de destilar en la romanza de Socorro de El barquillero y alcanza lo sublime (¡quién lo iba a decir!) en una Canción española de El niño judío que acierta a poner de relieve los aspectos más emotivos de la celebérrima página por encima de los “folclóricos”. Se queda sin embargo corta en gracia, frescura y picardía en obras como el tango de la Old Lady de Candide o, comprensiblemente, la canción de Paloma del Barberillo. Muy bien, en cualquier caso, las csardas de Amor gitano, de Lehár, o incluso en la jota de Falla.

En cuanto al rol de Carmen, del que aquí se ofrecen la habanera, las seguidillas (cameo de Roberto Alagna incluido) y la canción gitana, ya hemos comprobado en su DVD del Metropolitan, o en las funciones bajo la dirección de Mehta en Valencia el pasado verano, que aun siendo excelente todavía le queda por dar una última vuelta de tuerca al personaje. Eso sí, tiene muchísimo interés que junto a la habanera de toda la vida se haya grabado la primera versión escrita por Bizet de “L’amour est enfant de bohème”, poco inspirada aunque desde luego muy afín a la Opéra Comique.

________________________________

Artículo publicado en el número de febrero de 2011 de la revista Ritmo.

No hay comentarios: