domingo, 20 de junio de 2010

No me pasa nada con Perianes

Me preguntaba hace días un amigo sevillano si me pasa algo con Perianes. Merece la pena responderle en público: no me pasa nada. Me sigue pareciendo un pianista sensacional, de lo mejor que tenemos en España, no sólo por técnica sino también, y sobre todo, por su sensibilidad, su personalidad y, sobre todo, su capacidad para decir cosas nuevas sobre las obras que interpreta. En este mismo blog colgué en su momento las críticas que escribí sobre sus discos dedicados a Schubert y Mompou, en las que solo dije maravillas.

¿Que no me convenció su Schumann con Zubin Mehta de hace unos días en Valencia? Pues no. Pero ojo, no es que me pareciera malo. Simplemente me dejó frío y, por ende, me pareció que no estaba a la altura que suele alcanzar el pianista onubense (enlace). Pero eso sólo significa... pues que no me convenció ese Schumann. Como tampoco me parecieron de interés los dos 21 de Mozart que le escuché hace años o su Emperador con Pedro Halffter. Nada más. Que no me interese su manera de abordar esas tres obras no impide que globalmente me parezca un pianista extraordinario.

Por supuesto que mi amigo puede no creerme y pensar que estoy maquinando algo contra el pianista. Incluso puede imaginar que ando enredado en una conspiración junto con Rosa Solá (enlace), Julián Carrillo (enlace) y Barbableue (enlace) para ningunear la manera en la que Perianes y Mehta abordan el Concierto de Schumann. O a lo mejor es simplemente que a la corresponsal de El País en Valencia, a su colega de Santiago de Compostela y al bloguero citado, a los que por cierto no conozco de nada, tampoco les ha parecido gran cosa la referida interpretación.... y que eso sea por algo. ¿Qué les parece más probable?

PS. A las serias dudas que un servidor y los tres nombres citados tenemos sobre el reciente Schumann de Perianes se acaba de sumar Hugo Álvarez en Mundo Clásico (enlace).

No hay comentarios: