miércoles, 30 de diciembre de 2009

Haydn en Wall Street: integral de las misas en Naxos

HAYDN: Misas.
Solistas. Trinity Choir. REBEL Baroque Orchestra. Dirs: J. Owen Burdick y Jane Glover.
Naxos, 8.5080009
8 CDs - 8h 09’21’’
DDD
Ferysa
***

En mayo de 2001, el notable -no excepcional- Trinity Choir, de la iglesia homónima de Wall Street, se embarcó en una en principio poco rentable empresa discográfica: grabar todas las misas de Franz Joseph Haydn, desde su tempranísima Missa brevis -en su versión original y en la revisada- hasta su postrera Harmoniemesse, pasando por el Stabat Mater. Optando por un enfoque historicista, aunque escogiendo voces femeninas en lugar de niños, decidió el maestro J. Owen Burdick, a la sazón director de la citada agrupación coral, valerse de una voluntariosa orquesta de instrumentos originales, la REBEL Baroque Orchestra, y grabar en su iglesia neogótica a altas horas de la noche para evitar las interferencias del tráfico de Manhattan.

Con el primer disco en la calle decidió el sello Hänssler desentenderse del proyecto. Naxos vino al rescate y continuó adelante. En 2008 Owen Burdick abandonó sus compromisos parroquiales y se tuvo a bien contar nada menos que con la veterana Jane Glover para registrar las tres últimas páginas del autor en este género: Theresienmesse, Schöpfungsmesse y la citada Harmoniemesse. El sello de Klaus Heymann presenta ahora el resultado en una caja de ocho compactos que se vende por menos de 30 euros. La toma de sonido es notable -aunque en exceso reverberante- y las completas notas del librillo, solo en inglés, están francamente bien.

Las interpretaciones alcanzan un estimable nivel. La mayor virtud de las mismas es al mismo tiempo el peor de sus defectos: un entusiasmo, una luminosidad, una alegría y una vitalidad tan desbordantes que la precipitación, tosquedad y hasta el barullo hacen acto de presencia en más de un momento. Owen Burdick, sincero y comunicativo en grado sumo, debería haber mostrado mayor autocontrol, paladeando mejor los pasajes líricos, evitando su tendencia al atropellamiento y buscando un adecuado contraste entre ese fuego que sin duda albergan estas partituras y un desarrollado sentido de lo misterioso y de lo dramático que otorga a esta música su más profunda dimensión.

Sin dejar de hacer gala del mismo entusiasmo que su predecesor, Jane Glover trata a orquesta y coro con mayor depuración sonora y acierta al no eludir las tintas protorrománticas de las tres últimas misas, aunque aún hay alguna caída en lo pimpante que debería haber evitado.

El nivel de los solistas vocales es discreto, a veces menos que eso, pero como en la mayoría de estas obras el peso recae sobre la agrupación coral, la calidad interpretativa no se ve muy afectada. En suma, una edición en absoluto definitiva pero en cualquier caso, teniendo en cuenta su precio, bastante recomendable.

________________________________
Artículo publicado en el número de diciembre de 2009 de la revista Ritmo.

2 comentarios:

Joaquín dijo...

Feliz Año Nuevo, Fernando. Tomo la ocasión de que tratas de Haydn, para plantearte una dificultad, si la aceptas. Conozco versiones camerísticas del oratorio de las Siete Palabras, pero no he visto ninguna grabación de su versión coral. ¿Conoces de alguna, si es que existen?

FLV-M dijo...

Bochornosamente no he escuchado nunca la versión oratorio de esta obra (sí las otras dos, claro). Personas de las que me fío mucho aseguran desde hace tiempo que la mejor interpretación es la de Janos Ferencsik, que estuvo mucho tiempo descatalogada hasta que se ha vuelto a reeditar hace unos meses. Abajo incluyo el enlace al triple cedé. Tengo que comprármelo un día de estos. ¡Feliz Año!

http://www.mdt.co.uk/MDTSite/product//HCD41009.htm