lunes, 20 de abril de 2009

Discografía de las sinfonías de Brahms (VI): Szell, fría objetividad

Tiene mucha reputación el ciclo brahmsiano que para CBS grabó George Szell entre 1964 y 1967 al frente de su maravillosa, excepcional Orquesta de Cleveland. Sigue siendo, sin duda, una buena opción para acercarse a esta música, y no estaría nada mal que Sony lo volviese a reeditar, pero a mi modo de ver caso el maestro húngaro no alcanza la excepcionalidad reservada a los verdaderamente grandes intérpretes del autor.

Brahms_Szell

Y es que el malhumorado maestro húngaro hace aquí gala de ese proverbial distanciamiento expresivo que suele afectar a sus interpretaciones. Y un Brahms sin vuelo lírico, sin poesía y sin emotividad no es Brahms. ¿Cómo le pasa al de Klemperer? Pues sí, con la diferencia de que el director de Breslau poseía una sonoridad granítica, una fuerza expresiva y, en definitiva, una personalidad interpretativa que en Szell no existen. La arquitectura, eso sí, es prodigiosa, la ejecución no presenta la menor fisura y la sonoridad brahmsiana, tan difícil de lograr, está muy conseguida.

De la Primera sinfonía, registrada (como la Cuarta, la Trágica y la Académica) en 1966, ofrece Szell una interpretación sobria y directa, sin caídas de tensión y sin asomo de retórica o de blandura, pero algo seca, algo falta de lirismo y de un último compromiso expresivo, sobresaliendo en cualquier caso un espléndido primer movimiento.

El último es por el contrario lo mejor de la Segunda, un registro de 1967 de enorme solidez en el que hubiera sido deseable una mayor dosis de vuelo lírico y de profundidad expresiva. Ni que decir tiene que la orquesta está fabulosa, pese a no poseer un sonido especialmente bello.

De nuevo magia, poesía y profundidad son las principales carencias de una en general intensa Tercera (de 1964, grabada al tiempo que las Variaciones Haydn), maravillosamente trazada por la batuta, dicha con excelente gusto y espléndidamente tocada por la formación norteamericana. Notable interpretación.

Quizá los mejores resultados los obtiene Szell en una admirable Cuarta, tan sobria como era de esperar pero en este caso más intensa y sincera, arrancando con un Allegro non troppo muy otoñal -desde luego más de lo esperable- y culminando con un Allegro energico e passionato de acertado y muy convincente dramatismo.

Aburrida, por el contrario, la Obertura Trágica: lenta, brumosa, pero no del todo tensa y demasiado fría. Mejor las Variaciones Haydn, una interpretación de una pieza, objetiva e intensa, robusta en lo sonoro y brillante cuando tiene que serlo, aunque de nuevo escasamente poética. La Obertura Académica, finalmente, tiene la gran virtud de atender tanto a lo “externo” como a lo “interno”, a la brillantez orquestal como a la cantabilidad de las melodías, cosa que no ocurre en muchas otras interpretaciones; el problema, claro, es que tanta sobriedad no casa bien con la naturaleza de la página.

4 comentarios:

jmfurtwangler dijo...

Me encanta el ciclo de Szell. Se había tachado el primer movimiento de la cuarta como demasiado lento, cosa cuiriosa en Szell, por cierto. La realidad es que es de una belleza sin par, ¡cómo matiza SZELL!, ¡cómo le da sentido a cada nota!. En mi modestísima opinión cumbre de estas sinfonías junto con Kurt Sanderling/Dresde (RCA).
Cleveland y Dresde las mejores orquestas o las que mejor suenan para mi gusto.

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Cleveland ha sido y es una enorme orquesta. Szell, un gran maestro que a mí nunca me ha terminado de entusiasmar. No me toca la fibra sensible...

Nemo dijo...

Estoy reescuchando este ciclo ahora, y me encanta.

Como pasa siempre con Szell, todo está en su sitio, clarificado, sacando a la luz detalles, y el conjunto de cada pieza está expuesto con una lógica transparente. Todo aparece maravillosamente explicado. Además, también como suele pasar con Szell, la orquesta se adapta al compositor de forma camaleónica, y aquí en efecto suena a Brahms a la perfección.

Yo sí compararía a Szell con Klemperer, aunque la capacidad de adaptación del sonido de la orquesta a los distintos compositores es menor en el alemán, a cambio de "un" sonido y "un" estilo enteramente suyo. Ninguno de los dos es dado a devaneos sonoros, a blanduras, al almíbar ni a los efectos de cara a la galería. A cambio, resultan un punto secos y fríos en aquella música más emotiva (cosa que a mi personalmente no me desagrada). Por lo demás, la capacidad clarificadora, analítica y expositora de ambos es portentosa. Mira que han pasado años, que las técnicas de grabación han mejorado, que todo se ha repasado y reinterpretado mil veces desde entonces (años 60), con un nuevo enfoque "históricamente informado" entre medias que ha explorado nuevas posibilidades... pero a pesar de todo, muchas de las grabaciones de estos dos siguen siendo buena recomendaciones para acercarse por primera vez a una obra, para entenderla, para escucharlo todo y en su punto. Y quizás más Szell precisamente por su capacidad de adaptación.

El hecho de que Szell sea un objetivista adaptable explica que se le presente a veces como un director con menos personalidad sonora que otros, como Klemperer. Pero su grandeza está en esa capacidad de análisis, de clarificación y de exposición, usando a ese orquestón que creó a base de esfuerzo y perseverancia en ese rincón que es Cleveland.

Senta dijo...

Le estoy hincando el diente al ciclo de Kubelik con Viena. ¿Lo conoces? ¿Qué te parece?