jueves, 19 de febrero de 2009

El barbero con Prey, Wunderlich y Keilberth

ROSSINI: El barbero de Sevilla.
Prey, Wunderlich, Köth, Proebstl, Hotter, Gerhein, Ostertag, Keil. Coro y Orquesta de la Ópera Estatal de Baviera. Dir: Joseph Keilberth.
Deutsche Grammophon 00440 073 4116
DVD 141’
ADD
Universal
***

Registrado en Munich el día de Navidad de 1959, este primer Barbero en imágenes -en alemán y bajo una algo pesada batuta del gran Keilberth- puede servir para compararlo con los más recientes y sopesar si en Rossini hemos avanzado mucho…o quizá no tanto. ¿O acaso no tenemos hoy puestas en escena tan ridículas como esta de Herbert List, y encima mucho más pretenciosas? ¿U orquestas tan impotentes para hacer justicia a la escritura rossiniana como la de la Ópera de Baviera? ¿O pizpiretas Rosinas soprano en parecida línea a la de la cursi e insoportable Erika Köth? ¿O Bartolos aún más toscos y ridículos que el de Max Proebstl?

Claro que también tenemos Fígaros tan notables como el del joven Hermann Prey, o Almavivas tan rutilantes como el de Fritz Wunderlich, todo lo germánico que se quiera pero efusivo y musical como pocos. Es por ellos, y por ver al altísimo Hans Hotter encarnar a un Wotan que intenta hacerse pasar por Don Basilio desde otra galaxia estilística, por lo que es imprescindible este DVD.

________________________________
Artículo publicado en el número de abril de 2006 de la revista Ritmo.

PS. Supongo que no hace falta decir que la interpretación a la que hago referencia entre líneas es la del Teatro Real, que salía en DVD al mismo tiempo que esta edición. Salvando al sensacional Juan Diego Flórez y al notable -solo eso- Pietro Spagnoli, se trataron de funciones de manifiesta mediocridad, empezando por la bochornosa puesta en escena de Emilio Sagi y terminando por la pobre prestación de la Sinfónica de Madrid bajo la dirección de Gelmetti, por no hablar de una despistada Bayo, de un gastadísimo Raimondi y de un literalmente impresentable Bartolo de Bruno Praticò.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo. Rossinianos rossinianos, siempre ha habido poquitos. Y que logren transmitir el exquisito perfume irónico, bello y delicado, del cisne de Pesaro, aún menos. Lo importantes son los cantantes y su preparación no solo canora, sino personal. No se puede cantar si no se tiene el alma un poco curtida en la vida. Pienso.