domingo, 30 de noviembre de 2008

Muti dirige un Falstaff "de cámara" en Busseto

Este es un Falstaff especial. Riccardo Muti se fue en 2003 con una plantilla reducida -bastante mediocre, por cierto- formada por miembros de su Orquesta de La Scala a la ciudad natal de Verdi, y en el pequeño y recoleto teatro de Busseto interpretó la partitura recuperando en lo escénico una producción de 1913 que en su momento había dirigido Toscanini en lo musical.

Y es la huella de Toscanini, precisamente, la que en este como en todos los demás Verdis de Muti se manifiesta con claridad: tempi más bien ligeros, tensión electrizante, incisividad, contrastes muy marcados y una evidente rusticidad sonora. Ahora bien, si el de Parma -a mi modo de ver un músico un tanto sobrevalorado- lograba en Falstaff unos resultados excepcionales, el director milanés carece aquí de su personalidad e inspiración, aun ofreciendo una dirección de admirable sentido teatral y siendo capaz de revelar, con esta formación "de cámara", muy interesantes detalles de la orquestación.

Espléndido Falstaff del joven Ambrosio Maestri, muy bien cantado, matizado con mucha intención, aunque le falte quizá un punto más de vulgaridad y bribonería. Roberto Frontali no suena del todo verdiano, como en él era de esperar, pero no le podemos negar que construya magníficamente a Ford. Barbara Frittoli y Bernardette Manca di Nissa repiten sus roles del DVD del Covent Garden dirigido por Haitink: la primera se limita a cumplir con una Alice que suena algo dura, mientras que la segunda hace una Quickly irreprochable. La presencia de Anna Caterina Antonacci para Meg es un verdadero lujo.

Inva Mula necesita un poco más de candidez en su personaje, pero en el aria está estupenda, sabiendo ser deliciosa sin caer en la cursilería. Y llegamos a lo que para muchos será lo más interesante de este DVD editado por TKD: el maravilloso Fenton juvenil y soñador, de bellísima línea, de un Juan Diego Flórez a cuya pequeña voz, dicho sea de paso, le debió de venir muy bien el tamaño del recinto escénico. Vestuario y escenografía son simpáticos, muy curiosos por ver cómo se hacían estas cosas en otros tiempos, pero a la dirección de actores, voluntariosa y tradicional, le sobran algunos detalles y cae en errores teatrales de bulto. Aun así, muy recomendable.

No hay comentarios: