miércoles, 5 de junio de 2019

¿Barenboim pianista, en decadencia? ¡Menuda gilipollez!


7 comentarios:

José Manuel dijo...

Buenos días, Fernando. Te voy a hacer una pregunta que te habrán hecho ya muchas veces, pero ¿cuáles consideras que son los discos imprescindibles de Barenboim como pianista? Tengo muy pocos y cada vez me siento más interesado por él. Un saludo

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Gracias por el interés, José Manuel. ¡La verdad es que jamás me han hecho esa pregunta! No tengo unos discos claramente "favoritos" del de Buenos Aires, pero quizá el doble DVD dedicado a Liszt del selo EuroArts, el que incluye la Sonata en si menor, sea un soberbio ejemplo para entender su personalidad artística. Y si lo completamos con las Variaciones Diabelli de los años 80 (DG), los Brahms, Schumann y Tchaikovsky con Celibidache y el reciente Debussy, ya tenemos un retrato perfecto del artista en el que solo faltaría algo de su imprecincindible Mozart.

Y un consejo adicional, si me lo permite: compare cualquier sonata "importante" de Beethoven de Barenboim con las que en su momento hicieron Backhaus o Kempff. Se quedará pasmado.

LaViejaPartitura dijo...

Si tuviera que elegir un representante de Beethoven al piano moderno Barenboim lo sería indiscutiblemente (por encima de Gilels). Esa condensación de riqueza de matices dentro de un control perfecto de las dinámicas y las tensiones internas que demuestran una muy acabada comprensión del sentido de sus obras (veánse sus master clases para obtener una profusión de detalles en estos aspectos). En su Mozart tengo mas reservas, aunque es cierto que tiene multitud de aciertos.

Ricardo de los Ríos.-

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Coincidimos, Ricardo. Me interesa una barbaridad el Beethoven de Gilels, pero Barenboim es el más completo en su acercamiento. En cuanto a Mozart, lo que Barenboim hace con él resulta discutible por romper tópicos, pero entiendo que hoy por hoy no se puede entender al de Salzburgo sin sus aportaciones. Volver al Mozart "bonito" ya no resulta de recibo.

José Manuel dijo...

Muchas gracias por su contestación. Lo cierto, y lo he dicho en varias ocasiones, es que a mí Barenboim me parecía un artista del montón hasta que comencé a leer tanto las críticas de Ángel Carrascosa como las suyas. A partir de ahí comencé a comprar algunos discos suyos, y mi apreciación anterior (que no tenía mucho fundamento, salvo el de leer a ciertos críticos en quienes ahora confío bastante poco) cambió radicalmente. Escuché su primera de Brahms y casi me enfadé al comprobar que sin duda profundizaba mucho más que quien era mi director de cabecera en este compositor previamente: Karajan. Lo mismo me sucedió con su recital Schubert en Viena, su Tchaikovsky en Chicago, su Stravinsky, su Wagner, y lo último: una novena de Beethoven colosal en Erato que usted recomendaba en este mismo blog. Ahora quiero hacerme con las sonatas completas que tiene de este último compositor, así como de Schubert. Ojalá encontrar en CD esas colaboraciones con Celibidache.
Por cierto, que tengo para escuchar su disco de Albéniz en Teldec, sé con seguridad que me va a encantar.
Siento el "tocho", un saludo.

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Me alegra una barbaridad haberle servido de algo. Cierto es que hay críticos que afirman que Barenboim es un pianista más y un director "que a veces hace las cosas bien y a veces no, como todos". No comparto esa opinión. Creo que el de Buenos Aires es un caso único, solo comparable a un Fürtwangler, un Klemperer o un Arrau. Obviamente unas interpretaciones gustarán más que otras, a veces resultará muy discutible en sus planteamientos o se podrá preferir otras maneras de hacer, pero a mi me parece que la altura artística que suele alcanzar es casi siempre altísima. No, no es "uno más entre los grandes intérpretes". Estamos ante un caso singularísimo difícilmente repetible.

Esa Novena de Beethoven de Erato es uno de sus discos más personales e imprescindibles. Compare con Karajan y con Fricsay, y luego busque los parecidos con lo que hizo Furt durante la Segunda Guerra Mundial. Ahí le dejo esto por si le da algunas pistas:

http://flvargasmachuca.blogspot.com/2011/08/dos-novenas-de-beethoven-antiteticas.html

José Vicente dijo...

Con todo el cariño del mundo, ¿el Beethoven de Barenboim por encima de Gilels? No doy crédito