miércoles, 8 de octubre de 2014

La Sinfonía del Nuevo Mundo por Fricsay

Hablé en la entrada anterior de los Blu-ray audio que está lanzando Universal Music. Me parece oportuno ahora comentar el primero de ellos que me compré: la Novena sinfonía de Dvorák en interpretación de Ferenc Fricsay y la Filarmónica de Berlín registrada por Deutsche Grammophon en octubre de 1959, acompañada de Los preludios y El Moldava. Mismo acoplamiento, por tanto, del compacto que salió en la serie The Originals, cuya carpetilla se reproduce en el interior. La obra de Liszt se registró en septiembre de 1959 con la Sinfónica de la Radio de Berlín, mientras que la de Smetana corresponde a 1960, volviéndose a contar para la ocasión con la Berliner Philharmoniker.

Fricsay Dvorak Liszt Smetana

Enorme interpretación la de la Sinfonía del Nuevo Mundo, cosa que ya saben los buenos melómanos porque su prestigio siempre ha sido grande. El maestro de origen húngaro hace sonar a la Filarmónica de Berlín de una manera mucho más rocosa y escarpada que con Karajan –nada de opulencia aquí– y frasea con una flexibilidad extrema –siempre con enorme coherencia musical, nada de extravagancias–. Y lo hace para ofrecer una lectura particularmente dramática, hosca y amarga, rebelde mas no épica, de rabia muy bien controlada, fraseada con tanta delectación como creatividad a la hora de atender al significado de cada uno de los pasajes musicales, pero no precisamente por ello exenta de cantabilidad, emotividad y belleza. Personalmente sigo prefiriendo la lectura Karl Böhm, y tampoco quiero olvidar las maravillas que con tan manoseada página han hecho maestros como Klemperer, Kertész, Giulini o Celibidache, pero esta de Fricsay es imprescindible.

Sobre Los Preludios escribí lo siguiente en una discografía comparada que hice sobre el poema sinfónico de Liszt:

“Nos encontramos ante una lectura justamente mítica. En ella hay que admirar, sin duda, la elocuencia, la calidez, la sinceridad y la fuerza dramática del maestro húngaro, aunque si algo destaca en esta interpretación es sin duda el fraseo efusivo, carnal y emocionante que desprenden las secciones líricas. Quizá a la enunciación del tema principal le falta un poco de grandeza, mientras que al final le sobra algo de estruendo para ser una dirección perfecta. La orquesta suena con una rusticidad atractiva, aunque se queda algo corta.”

Le puse un diez a la interpretación, y se lo sigo poniendo pese a los reparos. La que me parece menos buena de lo que por ahí se dice es la de El Moldava. Se trata sin duda de una recreación fresca, juvenil y muy elocuente, de enorme fluidez y vivacidad, hermosísima en las texturas de la sección onírica central, pero a mi entender resulta también un pelín nerviosa, y no todo lo flexible e imaginativa que podría haber sido. La toma sonora, por cierto, está mucho menos lograda que la del resto del disco, a pesar de ser algo posterior en el tiempo.

¿Y la reproducción en Blu-ray audio? He comparado con el CD de The Originals y sí, en mi equipo de gama media noto mejoría en lo que a naturalidad, limpieza e inmediatez se refiere, pero no lo suficiente como para que merezca la pena la compra teniendo el compacto. Eso sí, quien no tenga en su discoteca estas grabaciones, que corra a comprarse el BR.

4 comentarios:

Juan Zaragoza dijo...

Un par de apuntes a lo que indicas en ésta y en entradas anteriores, Fernando.

Mi equipo es similar al tuyo, quizás algo mejor (en cuanto a prestaciones) el lector de BluRay (Pioneer BDP - 440) y el receptor- amplificador (Yamaha, RX - V671), pero inferior en los altavoces.

Estos elementos los tengo conectados de la siguiente manera: el lector de BluRay por HDMI al amplificador (con lo cual el sonido que llega a los altavoces es de la mejor calidad posible) y éste, a través de su salida HDMI, al televisor. En estas condiciones el amplificador puentea la señal desde el lector BluRay hasta el televisor, incluso cuando está apagado. Me imagino que tú podrás hacer lo mismo. (Nota: he mirado por internet el panel posterior de tu ampli y, efectivamente, posee una salida HDMI para “monitor”).

Hay un detalle que no has mencionado explícitamente, pero que al parecer conoces.

Para la buena audición de un verdadero sonido multicanal, es necesario que todos los altavoces implicados sean de una calidad similar.

Actualmente son necesarios cuatro (mejor si son seis) altavoces (aparte del frontal y el subwoofer) de la misma buena calidad para el entorno sonoro y, además la colocación adecuada de los mismos es diferente de la tradicional para ver cine. No nos sirve un equipo Home Cinema (sobre todo si es de los más básicos) tradicional de “dos altavoces principales” y otros “satélites”, más pequeños, para el surround (total, son sólo “para los efectos”…). El mío es de este tipo, aunque no precisamente básico: 7+1 (de diferentes calidades) colocados al estilo tradicional del Dolby Surround para cine.

En estas condiciones no consigo apreciar grandes diferencias (en cuanto a calidad) entre el sonido de un DVD y el de un BluRay. Es cierto que las hay, y muy claras, pero no enormes. En consecuencia, coincido contigo en que no acostumbra a merecer la pena pagar el alto precio (salvo excepciones) de un BluRay en comparación con el DVD, a menos que se disponga de un equipo de gama alta. (En rigor, tú lo has explicado comparando un BluRay de audio puro vs un CD, pero creo que es comparable).


Comentario final. La “Nuevo Mundo” de Fricsay fue la primera que compré (y escuché) allá por mi adolescencia ¡en formato LP! y es, pues, mi referencia. Desde entonces he oído muchas igual de buenas, pero ninguna que le dé en los morros.

Saludos desde Zaragoza.

Juan Zaragoza.

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Muchas gracias por la información.

En teoría tienes razón en la posibilidad que apuntas, la de conectar por HDMI el Blu-ray al amplificador y de ahí a la televisión. Pero en el caso de mi amplificador, solo en teoría: cuando conecto el amplificador al televisor via "monitor", la tele dice "formato no compatible" y no se ve ninguna imagen. Algo debo de estar haciendo mal, porque en teoría la imagen sí que debería salir bien.

Por si fuera poco, el manual de instrucciones reza lo siguiente: "la entrada de señal de audio al terminal de entrada de HDMI no se puede reproducir en la unidad AVR-1508. Conecte la señal de audio al termninal de entrada de audio digital o terminal de entrada de audio analógica". O sea, que en este caso no parece que sea yo el que hace algo mal, sino que el maldito receptor ("amplificador") no admite sonido por HDMI. La solución sería comprarme un aparato nuevo, pero eso supone un desembolso importante.

Si me puedes ofrecer más ayuda sobre el tema, volvería a quedar muy agradecido.

En cuanto a los altavoces, en mi caso poseo la configuración típica de dos altavoces buenos frontales, y el resto pequeños tipo Home-Cinema. O sea, en principio MAL. Ahora bien, los satélites no son de calidad horrenda, son de madera y no suenan a lata, como los de mi antiguo Home-Cinema Sony. Lo bueno sería comprarme unos nuevos, pero con mi sueldo de profesor de secundaria eso es absolutamente imposible. Eso queda para clases sociales más acomodadas.

Lo que sí he cuidado muchísimo es la colocación de los altavoces 7.1. Todos están a la altura correcta (por si alguien no lo sabe: un poco por encima de la altura del oído) y mirando en la dirección adecuada.

La distancia conrespecto al punto de audición también es más o menos correcta: en el nuevo salón que estoy preparando los traseros quedan demasiado atrás en comparación con los satélites laterales, pero no creo que eso importe demasiado. Los traseros se estrechan un poco para formar el "círculo" ideal, y el central queda (¡eso es importante, de nuevo lo digo para quienes sean aún más inexpertos que yo!) un poco retrasado con respecto a los frontales.

De nuevo muchas gracias, Juan. Un saludo en este día de vacaciones para un servidor.

Juan Zaragoza dijo...

¡Pues sí que la hemos hecho buena, Fernando!

Me parece inadmisible que un amplificador de una marca de prestigio como Pioneer tenga una entrada HDMI que no acepta sonido, pero lamentablemente parece ser que es así. Supongo que la causa es que se trata de un modelo bastante antiguo, actualmente descatalogado. En cualquier caso, pásate por este foro donde se plantea el mismo problema y se proponen algunas alternativas (que no soluciones) que pueden dar un poco más de juego a tu equipo.

http://www.forodvd.com/tema/50262-receptor-a-v-denon-avr-1508-y-hdmi/index2.html

En cuanto a la salida HDMI para el televisor, pienso que es posible pero que estás haciendo algo mal, aunque no sé el qué. Por ejemplo, mi televisor dispone de tres entradas HDMI, pero con distintas prestaciones (3D, canal de retorno,…) y tuve que escoger “la buena” para cada elemento que conecté. Además, de alguna manera que no sabría explicar, hay que configurar cada uno de los componentes para que “hablen el mismo idioma” y se entiendan entre sí.

Por ejemplo, prueba a conectar sólo el ampli al televisor. Si lo consigues, te dará como ventaja la visualización en pantalla de lo que está haciendo el receptor, que no es moco de pavo, porque seguramente tendrás acceso a otras prestaciones (ayuda en pantalla, información del audio o vídeo que se está reproduciendo, etc., etc.). Si no lo consigues mediante el HDMI, inténtalo de otra manera porque creo que merece la pena.

En cualquier caso, siempre tienes la opción de consultar con el Servicio Técnico de Pioneer.

En cuanto a lo de comprar otro receptor, no te des mal. Si, de alguna manera, puedes escuchar el sonido en toda su grandeza (y parece ser que así es, por tu testimonio y por las características técnicas del Pioneer) y puedes ver las imágenes en alta resolución, el hecho de que tu equipo ande corto en cuanto a entradas/salidas y otras prestaciones es un tema menor.

Felices Fiestas del Pilar (o lo que tengáis como equivalente) a ti y a todos los que lean este blog.

Juan.

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Muchísimas gracias de nuevo, Juan. Voy a repasar ese foro a ver si encuentro alguna solución.