viernes, 10 de mayo de 2013

Blu-Ray Pure Audio: ¿el sustituto del CD?

Hace tiempo que los aficionados venimos aspirando a que un formato físico que mejore las prestaciones del CD se imponga definitivamente en el mercado, pero de momento no ha habido suerte. Primero probaron con el DVD-Audio: Teldec realizó algunas ediciones de admirable calidad sonora, Naxos ofreció unos cuantos lanzamientos que tampoco eran muy allá tecnológicamente hablando y EMI rescató algunos registros cuadrafónicos de los muchos que realizó durante los años setenta. Ahí quedó la cosa. Paralelamente, otros sellos apostaron por el SACD: Sony lo hizo con precios muy altos y sin ofrecer una capa que permitiera la compatibilidad con un reproductor de compactos normal, mientras que Universal sí que mostró más sensatez en este sentido y además alcanzó un interesante equilibrio entre grabaciones recientes y rescates del glorioso pasado de sus sellos, incluyendo algunas cintas cuadrafónicas que ganaron de manera considerable en el nuevo formato: pienso ahora en las Quinta y Séptima de Beethoven por Carlos Kleiber o en las Polonesas de Chopin por Pollini. Naxos también se apuntó al carro.

Al poco tiempo todos ellos dejaron de apostar por el sistema. Tampoco es que los reproductores fueran precisamente baratos, la verdad. Sólo los sellos minoritarios han seguido editando en SACD, a mi entender con mucho éxito desde el punto de vista técnico. Incluso Pentatone se ha permitido rescatar grabaciones cuadrafónicas de Philips (Colin Davis, Krips, Arrau) que parecen, tras la restauración multicanal, haber sido grabadas ayer mismo. EMI ha realizado un tímido acercamiento al sistema en fechas recientes que de momento no ha tenido continuidad.


De pronto Naxos realiza una nueva apuesta: Blu-Ray Pure Audio, esto es, sin imágenes, pero aprovechando la capacidad del BR para ofrecer una mayor resolución sonora. He escuchado unos cuantos y debo decir que los resultados son en algunos casos espectaculares y en otros bastante menos, pero esto último debido a la calidad de las fuentes originales, que en el citado sello suelen estar por debajo de la media. Y ahí nos quedamos con la miel en los labios, pensando qué ocurriría si los chicos de Decca, de DG o de Sony decidiesen lanzarse en plancha al asunto. Aisladamente el primero de los sellos citados saca el Anillo de Solti en este sistema, pero a un precio criminal: doscientos euros, nada menos, por incluirse dentro de una edición "de lujo" del Ring (con facsímil de partituras y todo). Nuestro gozo en un pozo.

Pues bien, parece que por fin la cosa va en serio y a finales de mayo tendremos una primera hornada en Blu-Rays de audio de la mano de Universal, incluyendo varios títulos de música clásica. ¿Cuáles? En este enlace pueden hacerse una idea. Villazón, Netrebko y Kaufmann son apuestas seguras. También lo es Lang Lang con Gergiev, aunque ese disco Rachmaninov en concreto sea un bodrio (y no solo por el ruso, me temo). Lo de Grimaud con Salonen y Mutter con Masur no se sabe muy bien qué hace aquí: se me ocurren cosas más comerciales. Sí me ha llamado la atención el disco de Kleiber antes citado que ya salió en SACD: ¿ganará más aún? La Novena de Beethoven y la Quinta de Mahler de Karajan, títulos de lo más comercial, podrían también ser originalmente cuadrafónicas, lo que añadiría a la resolución del nuevo sistema el atractivo de recuperar el multicanal. A tenor del vídeo siguiente, saldrán también cosas bastante recientes que en su momento estuvieron en SACD, más alguna grabación -eso parece inevitable- de Gustavo Dudamel.

La gran sorpresa de este primer lanzamiento es el disco con la Novena de Dvorák, Los preludios de Liszt y El Moldava de Smetana por Fricsay, que se remonta a 1959 y 1960. Artísticamente es admirable, pero se pregunta uno por qué ese título en concreto y no otros muchos maravillosos del sello amarillo ya de la era digital, que podrían alcanzar resultados espectaculares con el nuevo sistema: pienso en la Sinfonía Alpina de Karajan, la Novena de Bruckner de Giulini y cosas así. ¿Precio? A tenor de lo anunciado para Japón, aquí debe de rondar los 18 euros. Ah, se imita la misma mala costumbre de Naxos: los discos se dejan a la mitad o incluso un tercio de su capacidad, porque se pretende que la duración sea la misma que la de un compacto normal. Aun así, les confieso que estoy deseando ver estos discos en el mercado. ¿Estaremos por fin ante el sustituto definitivo del CD?

9 comentarios:

Felirosi dijo...

¿Pero esto supondrá la aparición de un nuevo reproductor? ¿Servirán los Dvds Blue-Ray? ¿Saldrán reproductores compatibles con el Cd normal? El tema comercial y de conpatibilidad siempre es decisivo en el futuro de un sistema.

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Ahí está la clave: los nuevos discos los puede leer con la máxima calidad cualquier reproductor de Blu-Ray, cosa que np pasaba con el SACD ni el DVD-Audio. Por eso se puede llevar el gato al agua.

Ahora bien, mucho ojo: para sacarle el mayor provecho hay que tener un equipo multicanal de mediana calidad, no basta con el más barato de los Home-Cinema.

diego b dijo...

Pero el stereo normal ¿no será capaz de sacar todo el partido a este nuevo formato? No acabo de ver la conexión imprescindible entre blu-rai y equipos multicanal

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Culpa mía, no me he explicado bien. El nuevo formato lo que aporta es, ante todo, mayor resolución. Lo que ocurre es que al, ser multicanal, permite tanto recuperar la cuadrafonía de los setenta como aportar la pentafonía o "septafonía" (perdón por el neologismo) de las grabaciones más recientes que hayan sido grabadas originalmente en tal sistema.

Anónimo dijo...

A ver si lo he entendido bien.. Este es un nuevo formato que va un paso más alla que el SACD y que puede utilizarse con reproductor multiformato (mi Oppo 105 bdp, por ejemplo) conectado a un amplificador stereo conectado a dos cajas acusticas. Si eso es asi, bienvenido sea. Eso si, que aprendan del desastre de marketing del SACD y que lo comercialicen promocionandolo a bombo y platilla publicando TODO tipo de albunes ) desde Pink Floyd, The Rolling Stones, Miles Davis a Beethoven, Mecano, la Oreja de Van Gogh a música folk, celta, punk y demás hierbas. Eso si, a un precio ASEQUIBLE para todo el mundo.

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Exacto, solo que además de una o varias pistas multicanal, se está incluyendo también otra en estéreo normal. Ahora bien, no es muy habitual que quien tenga reproductor Blu-Ray en su casa cuente solo con dos vías de salida.

Desde luego que los precios deberían ser asequibles. Me he comprado en este sistema el Grrrr de los Rollings y me ha salido a muy buen precio, pero los de clásica se anuncian más bien caros. Veremos.

Anónimo dijo...

Hola Fernando:
Si, se que no es habitual utilizar dos cajas acústicas con Blu ray. Pero de siempre me ha interesado la música, no el cine y he preferido centrarme en adquirir un equipo stereo de cierto nivel (NAD M3 y Bowers and Wilkins 804 Diamond).
He descubrierto que FNAC Francia vende unos cuantos Blu ray pure audio por 20 euros. Esperemos dos cosas: 1- que el número de títulos suba considerablemente y sepan promocionar el nuevo formato a los cuatro vientos, y 2. que los precios no pasen como mucho de esos 20 euros.

Anónimo dijo...

Hola soy Gustavo.

No entiendo mucho de tecnicismos sobre audio, pero todo lo escrito significa que estos nuevos blue ray sonaran igual de calidos y bonitos que los vinilos?. Otra cosa importante, que durabilidad tiene la información en el disco, si se raya por ejemplo?.

Saludos.

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Hola, Gustavo, perdona por el retraso en contestar.

Desde el punto de vista teórico, un vinilo siempre sonará mejor que un medio de reproducción digital debido a que en estos últimos las ondas pierden su "curva natural" del analógico y se "convierten en cuadrículas"; de ahí la frialdad de la que siempre se ha acusado al CD. Desde el punto de vista práctico, el vinilo puede sufrir, y sufre, problemas de prensado, rayones, etc.

Dicho esto, el blu-ray audio ofrece unas "cuadrículas" más suaves que el CD, debido a su mayor resolución. Es como lo de los píxeles de una imagen digital: a más píxeles, más definición de la imagen. Pues eso es lo que ofrece el blu-ray pure audio: curvas de una naturalidad cercana a la del vinilo, pero sin los problemas de éste.

En cuanto a la posibilidad de rayarse, el blu-ray audio es como un CD: si se pone un poco de cuidado, no se raya nunca.

Espero haber podido ayudar. Un saludo.