miércoles, 5 de diciembre de 2012

A los obispos españoles

Señores obispos:

Al final han conseguido lo que querían: en vísperas de la festividad de esa Constitución que declara al estado español como laico, el ministro José Ignacio Wert, antes tertuliano en una emisora televisiva ultraderechista y ahora ministro de Educación y Cultura para el Partido Popular, ha confesado su decisión de eliminar esa asignatura de Educación para la Ciudadanía que tanto a ustedes les molestaba. Decían que era inconstitucional, que adoctrinaba en exceso, que su intención era "comer el coco" a los alumnos. Venga ya.

Todos sabemos qué es exactamente lo que a ustedes, durante muchas décadas expertos conductores de la mente de los niños en las escuelas hacia una ideología de carácter excluyente muy determinada, les fastidiaba en realidad. Pero no hay nada que hacer: los españoles eran muy conscientes de lo que hacían otorgando la mayoría absoluta al PP. La democracia es la democracia. Eso sí, me permito dedicarles a todos ustedes el conmovedor final de Tannhäuser. Por si no conocen esta obra -lo comprendo, su tiempo de ocio lo dedican a otros menesteres-, les digo lo que ocurre. El protagonista de la ópera ha viajado a Roma para pedir al Papa perdón por su pecado de haber residido en el monte de Venus, metáfora que supongo que no necesita explicación, ¿verdad? El pontífice se lo niega debido a la la presunta extrema gravedad del delito, pero al final es el mismísimo Dios el que hace florecer el bastón papal indicando la salvación del peregrino y poniendo seriamente en entredicho la infalibilidad papal. Tomen nota, queridos obispos, tomen nota, y disfruten de la música de uno de los compositores favoritos de Benedicto XVI.


No hay comentarios: