lunes, 3 de septiembre de 2012

Los planetas, de Holst: discografía comparada

Entre 1914 y 1918 compuso Gustav Holst su celebérrima suite para gran orquesta, una página tan popular como despreciada por buena parte de la crítica y de los melómanos más exigentes. Bien, justo es reconocer que la idea de componer cada uno de los movimientos a partir de las presuntas características astrológicas de cada uno de los planetas resulta un tanto naif, como lo es también el tratamiento sonoro de los mismos. Pero tampoco debemos desdeñar el gran vuelo melódico, la imaginación desplegada -sublime el coro femenino fuera del escenario en Neptuno-, la exquisitez de la tímbrica, esa particular elegancia inequívocamente británica y, al menos en los tres últimos números, la enorme sinceridad y fuerza expresiva que contienen los pentagramas. Por eso mismo, frente a enfoques interpretativos que se centran en los aspectos más convencionales de la obra, nos quedamos con las batutas que han sabido indagar en los pliegues tenebrosos e inquietantes que se esconden entre las notas, independientemente de que desde la pura ortodoxia se hayan podido obrar verdaderos prodigios de belleza, brillantez y comunicatividad, léase Herbert von Karajan.

En la siguiente lista creo haber reunido buena parte de las versiones que más circulan en el mercado. Conozco también una dirigida por el propio Holst que he decidido no incluir; otro día les cuento por qué, no la vayamos a liar parda. Una cosa más: reparen en la enorme cantidad de grabaciones que se realizaron a principios de los años setenta. ¿Influencia quizá de la moda espacial impuesta por Stanley Kubrick en 1968 con su más célebre película?

Los movimientos de la obra son los siguientes:
  • Marte, el portador de la guerra.
  • Venus, el portador de la paz.
  • Mercurio, el mensajero alado.
  • Júpiter, el portador de la alegría.
  • Saturno, el portador de la vejez.
  • Urano, el mago.
  • Neptuno, el místico.



1. Stokowski/Filarmónica de Los Ángeles (EMI, 1956). No está claro si el principal problema es el mal estado de la orquesta o la evidente desgana de la batuta, pero en cualquier caso se trata de una lectura deficientemente trazada -el desvalazamiento es generalizado-, mediocremente ejecutada, dicha de pasada y carente casi por completo de inspiración, amén de trufada por algunos caprichos innecesarios. Solo se salvan la sección “elgariana” central de Júpiter y el final de Saturno, ambos por su adecuado lirismo, y un Urano humorístico al que aun así se le podría sacar mucho mayor partido. Sonido estereofónico meritorio para la época. (4)



2. Karajan/Filarmónica de Viena (Decca, 1961). Estamos sin duda ante un trabajo portentoso desde el punto de vista técnico por la plasticidad con que está tratada la orquesta, opulenta y refinada a partes iguales, revelando además unas texturas de asombrosa belleza y claridad. Sensacional Marte, maravillosamente planificado en sus tensiones y distensiones y de una agresividad en absoluto domesticada. En Venus hay concentración y belleza, pero también más portamentos de lo deseable. Muy ágil y refinado en lo tímbrico Mercurio. Júpiter está lleno de alegría, aunque algunos tutti toda no tiene la claridad posible. En Saturno se echa de menos un clímax aún más terrible y rebelde. Espléndido Urano, aunque más bien humorado que sarcástico. Hermosísimo Neptuno, dirigido con bastante más rapidez que en su grabación en Berlín. Una maravilla, pues, que solo palidece ante la citada grabación posterior del propio Karajan. (9)



3. Herrmann/Filarmónica de Londres (Decca, 1970). Como ya explicamos por aquí, el registro realizado por el autor de la banda sonora de Vértigo -que pronto cayó en desgracia ante la crítica y en el mercado y solo en tiempos muy reciente ha pasado a compacto- resultó personalísimo, y no ya por la extrema lentitud, sino por lenta ofrecer una visión marcadamente sombría, gótica y macabra, como corresponde a la personalidad de Herrmann como compositor. Con él Marte resulta atmosférico y agobiante, más que desgarrador. Venus ofrece punzante lirismo. Mercurio no se encuentra del todo alado, pero aporta detalles muy interesantes en el entramado de las maderas. Júpiter emotivo, también en exceso hinchado en la sección central. Saturno muy desolado, de nuevo más siniestro que rebelde, con una introducción escalofriante en la que los violines suspiran con punzante emoción. Un Urano de marcadísimo humor negro, muy poco jovial, da paso a un Neptuno muy emocionante y expuesto con mucha concentración. La orquesta no está del todo fina, pero se encuentra maravillosamente diseccionada, logrando que se escuchen muchas cosas nuevas, atendiendo muy especialmente a las maderas y ofreciendo un desarrolladísimo sentido del color en las maderas. Decididamente, la interpretación más genial de la obra, aunque también la más discutible. La grabación 4 Phases es algo artificial, porque pone en primer plano instrumentos que no deberían estarlo. (10)



4. Haitink/Filarmónica de Londres (Philips, 1970). Tan solo unos días después de Herrmann, otro Bernard se puso al frente de la misma Filarmómica de Londres para dar su visión de la obra. Lo hizo con mucha más técnica que el norteamericano, hasta el punto de que logró firmar una de las lecturas de más admirable claridad de cuantas se han llevado al disco. Y ello, por descontado, haciendo gala de un pulso bien firme, una musicalidad irreprochable y de una gran convicción. ¿Qué falta para la genialidad? Pues lo de siempre en el siempre objetivo Haitink: una mirada más imaginativa y personal. O sea, justo lo que ofrecía Herrmann. A destacar en cualquier caso un Marte particularmente opresivo. (9)



5. William Steinberg/Boston (DG, 1970). Beneficiándose de una orquesta fabulosa y de una brillante toma de sonido que ha quedado estupenda tras la última remasterización, el maestro traza una lectura extrovertida, teatral y entusiasta, expuesta de manera irreprochable, a la que le falta un punto de imaginación, de refinamiento y de magia sonora para alcanzar lo excepcional. Lo mejor es un Marte lleno de garra, y lo menos bueno un Urano ruidoso y superficial. (8)



6. Mehta/Filarmónica de Los Ángeles (Decca, 1971). Aunque merecen ser destacados la nobleza de la sección lírica de Júpiter, el final especialmente amargo y descarnado de Urano y la sensualidad del coro de Neptuno, la verdad es que se podría haber esperado más dosis de imaginación, riesgo y compromiso expresivo por parte del joven maestro indio en esta, por lo demás, muy sólida y bien llevada versión, ajena a blanduras y efectismos y dotada de toda la brillantez necesaria. Se nota, en cualquier caso, que la orquesta no es de primera. (8)



7. Bernstein/Filarmónica de Nueva York (Sony, 1971). Bernstein hace de sí mismo y ofrece una lectura extrovertida, fresca, impulsiva, llena de vitalidad -trepidantes Marte y Urano-, bien paladeada cuando debe -muy hermoso Venus, mágico el final de Neptuno-, pero en la que solo en contados momentos se desciende al detalle en la planificación o se ofrecen aportaciones personales. Tampoco la orquesta es precisamente la mejor posible. En suma, una interpretación muy vistosa pero un tanto tosca y superficial, perjudicada además por una toma sonora que no está a la altura de la época. (7)



8. Previn/ Sinfónica de Londres (EMI, 1974). Al frente de una orquesta en plena forma, su todavía joven titular ofreció una lectura no especialmente personal ni reveladora, pero en cualquier caso admirable por su brillantez carente de retórica, su asombroso sentido del color y de las texturas, su admirable disección del entramado orquestal y, sobre todo, su comunicatividad y fuerza expresiva, sobresaliendo en este sentido los hirientes clímax de Saturno e Urano. La remasterización en DVD Audio de fugaz paso por el mercado, que recuperaba la cuadrafonía original, mejoraba de manera muy considerable el sonido. Deberían reeditarla en SACD, porque se trata de una de las más grandes interpretaciones que circulan por ahí. Si en este listado usásemos decimales, le podríamos el nueve y medio. Por lo menos. (9)



9. Susskind/Sinfónica de San Luis (Mobile Fidelity Sound Lab, 1974). Resulta difícil comprender el prestigio entre algunos aficionados de este registro claramente lastrado por una orquesta muy de segunda y una batuta que, siempre solvente y por momentos bien encaminada, no solo no resulta nada personal ni creativa sino que resulta más bien plana e incluso -flojísimo arranque de Júpiter- un tanto desganada. Tampoco la toma sonora -que reconozco haber escuchado en estéreo, y no en la cuadrafonía original recuperada por el Super Audio CD- resulta especialmente destacable para la época. (5)




10. Ormandy/Filadelfia (DVD Euroarts, 1977). Ya en el último tramo de su dilatada carrera -desconozco su más antigua grabación en audio para CBS-, Ormady demuestra creer firmemente en la partitura y entrega una recreación llena de fuerza y ajena a la espectacularidad gratuita, amén de soberbiamente tocada, pero a la que se le podía sacar mayor partido, sobre todo en un Saturno algo seco. Eso sí, Marte resulta sensacional. La toma sonora ofrece una dinámica muy amplia. (8)



11. Marriner/Concertgebouw (Philips, 1977?). La sensacional ejecución por parte de la orquesta holandesa y la enorme musicalidad de sus solistas -me han gustado menos los portamentos del violín- es la gran baza de esta interpretación en la que el joven Marriner ofreció toda la pompa y la flema británica posibles, también una gran elegancia y un elevado refinamiento tímbrico y melódico. Por desgracia al final se impuso su perfil de director escasamente implicado en lo expresivo, poco sincero y nada creativo, de tal modo que junto a un Venus, un Mercurio y un Júpiter muy convincentes, se ofrece un Marte más ampuloso que tenso, un Saturno dicho por completo de pasada y un Urano tan escandaloso como desaprovechado. Más interesa Neptuno, aquí ofrecido con un nerviosismo que lo hace muy atractivo. La toma sonora es algo reverberante pero de muy buena calidad. (7)



12. Solti/Filarmónica de Londres (Decca, 1978). Valiéndose de unos tempi bastante rápidos, quizá los más cercanos a los del propio Holst, Sir George ofrece una lectura vibrante, extrovertida, directa, de una brillantez que para nada se acerca a la aparatosidad y de un nervio que no conoce descontrol alguno. Todo se encuentra magníficamente expuesto, tanto por la perfección técnica de una batuta que sabe extraer lo mejor de la orquesta -la que más veces ha registrado la partitura, con diferencia- como por la sinceridad y vehemencia de la interpretación. ¿Qué falta? Pues algo más de poesía en los momentos líricos y, en general, de imaginación y creatividad, particularmente en los tres últimos números. Lo mejor, como era de esperar dada la garra dramática y la inmediatez que suelen caracterizar a Solti, es Marte. (8)



13. Boult/Filarmónica de Londres (EMI, 1978). Todo está muy bien en esta equilibrada y nada efectista versión, pero falta un último punto de creatividad, colorido y tensión emocional para ser una lectura de primera. Marte no resulta nada aparatosa y ofrece una sección lenta central llena de malos presagios hasta desembocar en un final implacable. Venus queda ajena por completo a blanduras y carece de los molestos portamentos de otras interpretaciones. Mercurio resulta ante bullicioso que ágil. Júpiter se queda a medio camino, comenzando sin mucha agilidad y cayendo en cierta “solemnidad británica” que no va bien acompañada por la emoción que debería tener la sección lírica central. Saturno acelera en exceso al principio, aunque su clímax sí es lo suficientemente rebelde y en la sección final hay un interesantísimo trabajo con las texturas. Urano es magnífico, con un tratamiento muy acertado de las maderas y con una buena dosis de mala leche, llegando hasta un final lleno de rabia. Flojea Neptuno, bastante más rápido de la cuenta (6’18’’). La orquesta se encuentra muy en forma, tanto como con Solti el mismo año, y esta grabación de EMI suena mejor. (8)



14. Ozawa/Sinfónica de Boston (Philips-Newton, 1979). Haciendo uso de su enorme técnica, muy particularmente de su desarrollado sentido del color y de su habitual elegancia, el maestro oriental da una verdadera lección de plasticidad en el tratamiento orquestal -impresionante la cuerda grave-, construyendo una versión fabulosamente planificada y ejecutada, bellísimamente sonada, ajena a cualquier exceso y muy centrada en lo expresivo. Falta una mayor dosis de imaginación, garra y compromiso para llegar a lo excepcional. A destacar en cualquier caso la lenta introducción de Saturno y un Neptuno muy lento y misterioso. Por el contrario, la paladeadísima melodía central “elgariana” de Júpiter resulta -como con Herrmann- algo hinchada, mientras que el violín solista muestra un sonido en exceso frágil en Venus y Mercurio. (8)



15. Rozhdestvensky/Sinfónica de la BBC (Ica Classics, 1980). En la línea de un Herrmann pero sin llegar a sus extremos, el maestro ruso ofreció en concierto una interpretación muy personal, espléndidamente desmenuzada y de tímbrica muy incisiva, que puso de relieve los aspectos más siniestros de la partitura. Su Marte es hosco, opresivo y especialmente siniestro, con detalles muy creativos. Venus lento, primorosamente paladeado, emotivo y sin asomo de blandura o narcisismo. Mercurio rápido, nervioso y escurridizo. Júpiter más solemne que alegre, con buen aliento lírico y un tratamiento incisivo de las maderas. Saturno arranca con una atmósfera gótica y concluye con gran nihilismo. Urano áspero y amargo. Neptuno, antes que ser místico, ofrece un inquietante distanciamiento. Discreta la orquesta y floja la toma sonora, con un coro que suena demasiado lejos. Aun así, otro nueve y medio. (9)



16. Karajan/Filarmónica de Berlín (DG, 1981). Una exhibición de orquesta y batuta en una lectura llena de fuerza, claridad, sentido del color y grandiosidad que no llega a resultar pesante, con resultados que repiten y mejoran los ya portentosos que el salzburgués alcanzó años atrás para Decca. No hay mucho más que añadir ante semejante maravilla. Bueno sí: que Venus alcanza el mayor grado de refinamiento y belleza posibles sin caer en narcisismos, que su Júpiter (¡sensacional!) resulta alegre como nunca sin ser tan elegante como con Colin Davis, y que Neptuno es sencillamente portentoso. Espléndida la toma sonora. La interpretación más recomendable del mercado, sin duda. Disco obligatorio. (10)


17. Maazel/Nacional de Francia (Sony, 1981). Lo que coloca a esta versión en primera línea es la recreación de Marte, lenta pero muy tensa, absolutamente sombría y atmosférica -mucho antes que violenta-, opresiva como pocas, que culmina en un desenlace particularmente apocalíptico y abrumador donde Maazel da buena cuenta de su genialidad y -alargando al máximo la coda- de su técnica de batuta. El resto está muy bien, pero en una línea mucho más ortodoxa y menos creativa, con tempi más bien ligeros, sin querer caer en la retórica ni cargar las tintas, y haciendo gala de un buen sentido del color y de las texturas. Mercurio ofrece así la agilidad deseada y se encuentra espléndidamente desmenuzado, Venus no resulta pues demasiado ensimismado pero ofrece momentos de punzante lirismo, Júpiter se aleja de la pesadez -podría alcanzar mayor cantabilidad-, Saturno emociona sin ser muy sombrío y el humor de Urano es más juvenil que amargo. A destacar el estático tratamiento del coro en un Neptuno más místico que nunca. Lástima que haya algún exceso decibélico y que la orquesta no sea de primera. (9)


 

18. Dutoit/Montreal (Decca, 1986). Este registro alcanzó en su momento una espléndida acogida entre los aficionados, deslumbrados quizá ante las bondades de su portentosa toma sonora. Lo cierto es que Dutoit dirige con gran solvencia técnica, brillantez y refinamiento, mostrándose siempre centrado en lo expresivo y bien lejos de la retórica barata, pero -como le suele ocurrir al suizo- sin ese último punto de imaginación y, sobre todo, de emoción que le haga alcanzar la excepcionalidad. (8)



19. John Williams/Boston Pops (Philips, 1986). Lamento decirlo por ser muy admirador de su faceta de compositor, pero Williams parece confundir esta obra con su Star Wars y se limita a dirigir con entusiasmo y brillantez, procurando que ésta nunca caiga en excesos, al tiempo que desatiende por completo los matices expresivos, camina de pasada sobre los aspectos más interesantes de la partitura y desaprovecha la fabulosa orquesta y una toma sonora, de volumen muy bajo, que ofrece una gama dinámica increíblemente amplia. El resultado es tan vistoso como superficial. A olvidar. (6)



20. Previn/Royal Philharmonic Orchestra (Telarc, 1986). Al igual que hizo con su justamente célebre Segunda de Rachmaninov, Previn repitió la grabación con la Sinfónica de Londres para EMI de los setenta una década más tarde con la Royal Philharmonic para Telarc, ya en digital. En esta ocasión, al contrario de lo que ocurrió con la partitura del ruso, no hubo cambios de concepto. Si acaso, se evidencia aquí menor compromiso expresivo e inspiración que en su realización para el sello británico, siempre dentro del alto nivel que garantiza el dominio de los recursos orquestales que posee el maestro y su siempre admirable buen gusto. La toma sonora no es todo lo espléndida que se pudiera pensar: escuchada en DVD-Audio, la de EMI no es en absoluto inferior. Un disco muy bueno pero inútil, pues. (8)


 
21. Groves/Royal Philharmonic (varios sellos, 1988?). Una lectura de alto nivel que adopta unos modos muy británicos en la que Sir Charles ofrece esa elegancia y esa nobleza tan particulares en el fraseo al tiempo que sabe ser elocuente sin caer en arrebatos y brillante -incluso brillantísimo- sin perder la compostura. Ahora bien, se puede reprochar algún exceso decibélico y echar de menos una dosis mayor de imaginación y compromiso expresivo, excepción hecha de un Neptuno lentísimo y fascinante. Es la opción más barata del mercado -ha conocido varias ediciones con precio de saldo-, y una de las que mejor suenan. Recomendable. (8)



22. Colin Davis/Filarmónica de Berlín (Philips, 1989?). Versión soberbiamente expuesta y dotada de una elegancia y un equilibrio inconfundiblemente británicos, muy adecuados para la partitura, que no están reñidos con la fuerza expresiva. Soberbio Júpiter, lleno de grandeza y solemnidad sin la menor grandilocuencia. Quizá flaquea un tanto Mercurio, falto de chispa y electricidad. En Urano vendría bien un mayor sarcasmo. La orquesta está tan fabulosa como con Karajan, aunque la toma sonora no deslumbra de la misma forma. (9)



23. Levine/Sinfónica de Chicago (DG, 1989). Al frente de un instrumento de una potencia, brillantez y virtuosismo insuperables, el norteamericano se vuelca en el puro espectáculo sonoro en una lectura decibélica, sonada con excesiva robustez y brocha gorda, vulgar y dicha de pasada. Hace gala de su habitual mal gusto, particularmente en Marte, completamente desmadrado, en buena parte de Júpiter y en los clímax de Saturno y Urano, aunque en este último sí acierta en el cómico tratamiento de las maderas. Los pasajes más introvertidos los recrea por el contrario con mucha corrección, sin pasarse con el azúcar, pero podían estar mucho más aprovechados en su colorido y en su potencial vuelo lírico. Magnífica la grabación, como también la portada. (6)


 

24. Eduardo Mata/Sinfónica de Dallas (Sion, 1990). Ante todo sorprende la manera en la que la carátula subraya las presuntas cualidades de la toma sonora cuando en realidad nos encontramos ante una grabación turbia, confusa y afectada por una extraña reverberación. Por lo demás, al optar aquí el malogrado director mexicano por la lentitud de los tempi, podemos escuchar un Venus particularmente sensual, un Saturno muy atmosférico y un Neptuno embriagador, pero la tensión interna no brota y la interpretación termina resultando deslavazada, incluso desganada. Tampoco logra la batuta extraer todo el colorido deseable de una orquesta no muy allá. (7)


 

25. Gardiner/Philharmonia (DG, 1994). El trazo es firme, la claridad muy notable y la objetividad irreprochable, pero Gardiner se muestra no ya en exceso ortodoxo e impersonal sino bastante distanciado en lo expresivo, siendo el resultado un frío producto de laboratorio; nada nuevo en él maestro británico, por otro lado. No convence el violín solista en Venus por sus excesivos portamentos. Como era de esperar, fabuloso el Monteverdi Choir. Increíble la grabación, sin necesidad de poner en primer plano celesta o arpas. En tiempos circuló una edición en SACD. (7)



26. Levi/Sinfónica de Atlanta (Telarc, 1997). Versión rápida, directa, honesta y bien realizada, desde luego ajena a la blandura y al narcisismo, pero bastante pobre en variedad expresiva, color, imaginación y personalidad, resultando Yoel Levi bastante expeditivo, cuando no rutinario. Solo algunos detalles aislados en Venus o Saturno despiertan nuestro interés. En contrapartida, Urano resulta bastante ruidoso. La toma sonora podría ser mejor. (7)



27. David Lloyd-Jones/Royal Scottish National Orchestra (Naxos, 2001). Marte decibélico y en exceso brutal, por no decir vulgar. Muy bien Venus, hermosa y sin blanduras. Mercurio más intenso que ágil y refinado. Júpiter hinchado y vulgar en la sección central, y más bien ruidoso en la final. Saturno comienza admirablemente, muy misterioso, con una frase inicial de los violines muy arrastrada y sugerente, pero luego la percusión vuelve a hacer de las suyas. Claro que donde esta está verdaderamente descontrolada, hasta el punto de no dejar escuchar el resto de la orquesta, es en un Urano vulgarísimo. Muy correcto pero sin particular magia Neptuno. Sin problemas la orquesta y espléndido el coro. La reproducción en DVD-Audio ofrece un gran relieve a las frecuencias graves, aunque la grabación original no es del todo clara. (6)



28. Colin Davis/Sinfónica de Londres (LSO Live 2002). Como ocurriera con su anterior  interpretación con la Filarmónica de Berlín, Sir Colin ofrece una interpretación no genial pero sí perfecta, muy equilibrada en todos sus componentes, sean estos dramáticos, líricos o humorísticos, sincera siempre y por completo ajena a la grandilocuencia y al efectismo, como también a la blandura o la mera ensoñación. Por desgracia suena un poco menos bien. (9)



29. Rattle/Filarmónica de Berlín (EMI, 2006). Sir Simon intenta seguir los pasos de Karajan, pero obviamente carece de su talento y las cosas se quedan a medio camino. Marte bien a secas, aunque hay una transición resuelta de manera poco convincente. Venus y Mercurio están muy bien, aunque sin particular magia. Júpiter correcto, no muy lírico y con algún efectismo, aunque se descubre algún detalle nuevo en la orquestación. Lento, sin pulso y sin fuerza dramática Saturno. Neptuno soso, sin humor. Bien Urano, aunque podría haber mayor sentido del color y de las texturas. Total, una interpretación de “rutina de altura” en la que solo interesa la inclusión del Plutón de Colin Matthews, más las propinas ("asteroides") del segundo disco. (8)



30. Andrew Davis/Filarmónica de la BBC (Chandos, 2010). Una toma sonora espaciosa, natural y de amplia gama dinámica, modélica en suma, es la gran baza de esta lectura en general muy bien trazada -flojea Júpiter, falto de tensión interna-, perfecta en el idioma y puesta en sonidos con incuestionable buen gusto, pero más bien parca en matices, carente de verdadera inspiración y dicha un tanto de pasada. Sólida pero plana y aburrida, pues. Sólo para obsesionados por la alta fidelidad. (7)



31. Heras-Casado/Nacional Danesa (Youtube, 2010). Terminamos con una interpretación gratuita y con aroma español. Pese a que la orquesta se queda muy corta en todas sus secciones, el maestro granadino ofrece una interpretación con toda la brillantez y el colorido que la partitura demanda pero sin un gramo de retórica, trazada además con buen pulso y evidente entusiasmo. Marte posee la garra dramática necesaria sin caer en lo enfático. Venus resulta menos contemplativa y más emocionante de lo que suele, aunque a violín y violonchelo, como ocurre en tantas y tantas interpretaciones, les sobren portamentos. Mercurio resulta muy ágil. En Júpiter hay que admirar su grandeza sin grandilocuencia y su emotivo lirismo. Bien a secas Saturno, seco e implacable, aunque no todo lo opresivo que pudiera ser. En Urano el director evita caer en lo meramente lúdico y atiende a la mala leche de la página. A Neptuno le faltan el misterio, la magia sonora y el refinamiento que han sido capaces de obtener los grandes alquimistas sonoros arriba relacionados. (8)

13 comentarios:

El invitado de Elliot dijo...

Le tengo yo especial cariño a una grabación de Ormandy con Filadelfia del año 75 de RCA Classics. Es curioso que solo un par de años después volviera a grabarla con la misma orquesta.

La que tú reseñas del 77 no la conozco. Como siempre, genial la comparativa.

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Gracias. Lo cierto es que la de Ormandy'75 me la grabaron y la tengo encima de la estantería. Lo que ocurre es que no he querido escucharla, porque estoy a la espera de conseguir la reciente remasterización que, presumiblemente, la hace sonar mejor. Ya ha salido suelta así y ahora lo va a hacer en una caja gorda y barata con Ormandy dirigiendo cosas del siglo XX, incluyendo joyas como el Tercero de Rachmaninov por Ashkenazy o el Violonchelo nº 1 de Shostakovich con Ma.

Saludos desde la sierra segureña.

vicentet dijo...

Muy interesante como siempre amigo. Me he parado en comparar tus opiniones con la Penguin Guide y en algunos casos no puede ser mas divergente. claro que los ingleses como se dice vulgarmente mean colonia.

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Hombre, mo me preocupa mucho discrepar de los pingüinos precisamente. Por curiosidad, ¿cuáles recomiendan?

vicentet dijo...

pues los pinguinos como siempre ponen a Stokovksy por las nubes, la version de Gardiner es la mejor, la ultima de Boult igualmente tiene las 3 estrellitas,la version naxos tambien le dan 3 estrellas, la de Steinberg igualmente grandes calificaciones. Coinciden contigo (y con la hija de Holst dicho sea de paso) que Karajan ha sido el mas grande traductor de esta obra.si tienes curiosidad venden guias de estas por 1 libra en amazon.(usadas)

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Que pongan a Gardiner como lo mejor no me extraña: la asepsia les va a estos señores. Pero poner por las nubes a Stokowski... ¡están locos estos britanos!

luis diaz dijo...

En estos momentos estoy escuchando la obra en una versión que me pillé en un baratillo de la casa Arte Nova en interpretación de la Filarmonica de Gran Canaría con Adrian Leaper, está grabada en directo el 25 de enero de 1995. Obviamente no se trata de una versión de referencia, pero si lo suficiente entretenida e interesante para acercarse a la obra de Holst. Y el registro sin ser una pasada se deja oír estupendamente en mis modestos monitores, que pena que en estos momentos se encuentre descatalogada.

Nemo dijo...

Bueno, tengo la versión de Stokowski y no acabo de entender ese 4. También tengo las de Karajan (Decca y DG) y la de Herrmann. He podido escuchar otras a lo largo de los años.

La de Stokowski contrasta con las lecturas habituales porque está dirigida con bastante rapidez. Tiene detalles tímbricos sorprendentes, como el golpeteo de los arcos en los violines en Marte. Saturno también tiene esos "flashes" instrumentales, y hay otros muchos ejemplos. Para mi es algo así como la imagen invertida de la versión de Herrmann. Ambas son muy, muy raras, pero por motivos distintos, casi contrarios.

Me gusta mucho la de Karajan (DG), pero con la que más disfruto es con la de Herrmann, a pesar de lo idiosincrática que es (como Stokowski), y de los desajustes orquestales. A Herrmann "le compro" el concepto. A Stokowski no tanto, básicamente porque prefiero en general enfoques más pausados, menos basados en la adrenalina y los fogonazos de color.

Herrmann se deleita en la dimensión microscópica y Stokowski en la macro. El primero suena más deslavazado, y el segundo menos matizado.

Anónimo dijo...

Estimado : he tenido la suerte de adquirir siguiendo sus apreciaciones la interpretacion de Bernard Hermann y la emocion ha sido muy grande. Se trata de una lectura soberbia y única. Hasta ahora mis dos favoritas eran las de Karajan , se ha sumado una para completar la trinidad. Gracias !!!

Julián

Anónimo dijo...

Hola Estimado Fernando
en los últimos tiempos he tenido la suerte de incorporar dos interpretaciones geniales del gran Malcolm Sargent. Se trata de dos lecturas aguerridas y viriles ajenas a todo clase de blanduras y amaneramientos tan propios de muchos directores británicos , grabadas ambas con la Orquesta de la BBC de Londres en 1958 una y en 1965 la otra. Sinceramente las recomiendo con énfasis ,
Te envío Saludos Cordiales y un feliz 2016 !!!

Julián

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Ante todo, gracias a todos por vuestras aportaciones.

Julián, acabo de escuchar la versión de Sargent de 1965. Lamento no compartir tu entusiasmo: como dices, es muy entusiasta y encendida, creo que tiene garra, pero la encuentro un tanto tosca y efectista. A la orquesta la encuentro limitada y la toma sonora es deficiente. De todas formas, agradezco mucho la recomendación. Feliz Año a ti también.

Probablemente dentro de algunas semanas actualice esta discografía incluyendo grabaciones como las de Mehta/Nueva York, Svetlavov, Salonen -esta aún tengo que escucharla- y algún otro, aparte de Sargent. Saludos a todos.

Anónimo dijo...

Hola Estimado Fernando
escuché nuevamente la sitada interpretación de Sargent : me sigue pareciendo muy buena , mas si la comparo con muchas interpretaciones que no salen de la medianía. Pero coincido que la toma sonora o el sello que la vehiculiza no es de lo mejor. También encontré un poco vulgar "Urano". Me parece claramente superior la interpretación de Sargent del ´58 con la misma orquesta del sello Emi. Ojalá puedas escucharla , me gustaría conocer tu opinión. En cuanto a la que nombras de Mehta/Nueva York la tengo en Teldec y me parece del montón , el sonido no es de lo mejor y a mi criterio es inferior a la que hizo con Los Angeles ,
Un Cordial Saludo !

Julián

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Gracias, Julián, me interesaré por la recreación anterior de Sargent. Sobre Mehta, me encaja muchísimo lo que dices sobre su segundas grabación, conociendo lo que acostumbraba a hacer -con no poco aburrimiento- el maestro indio para Teldec. Un saludo.