martes, 11 de septiembre de 2012

El retorno de Celibidache a Berlín: impresentable edición en Blu-Ray de un Bruckner sublime

En 1952 Sergiu Celibidache rompía todos sus lazos con la Filarmónica de Berlín. En 1992 el director rumano, ya por entonces mito viviente, retornaba de manera puntual al podio de la formación alemana -en la Schauspielhaus que se alza en el centro histórico de la ciudad, no en la Philharmonie- con motivo de un concierto benéfico. Séptima de Bruckner en los atriles. El resultado, grabado por las cámaras de Sony Classical bajo la dirección de Wolfgang Becker, fue una de las más grandes interpretaciones de este autor jamás registradas, a la altura de la Cuarta de Böhm, la Octava de Karajan en San Florián o la Novena de Giulini, todas ellas -curiosamente- con la Filarmónica de Viena.


Semejante portento circuló años más tarde en formato televisivo e incluso llegó a conocer una presunta -nunca llegué a ver ejemplares en las estanterías- edición en Láser Disc por parte de la citada multinacional nipona, incluyendo junto al concierto un documental de cincuenta y cuatro minutos titulado The triumphant Return. Apasionante este último, sin duda, pero lo que nos llevó al cielo fue lo que Celi hizo con la sinfonía. Como no podía ser menos, el maestro rumano ofreció una visión ante todo equilibrada y meditativa, de arquitectura controlada al milímetro -increíble atención al detalle sin perder de vista la arquitectura general- en la que, a pesar de la extraordinaria lentitud de los tempi, la tensión se encontraba perfectamente administrada. Como es habitual en sus interpretaciones de la música del autor, no hay lugar para los arrebatos momentáneos ni para visiones al borde del abismo, pero no por ello su lectura deja de desprender una intensísima emoción espiritual que incluye su buena dosis de potencia dramática.

Celibidache Bruckner 7 Berlin Bluray

En cualquier caso, y teniendo en cuenta semejante enfoque, se entiende que los dos primeros movimientos sean por completo sublimes mientras que los dos últimos, aun sensacionales y en perfecta coherencia con el resto, no tengan la carga de electricidad y fuerza visionaria de otras recreaciones; no estamos por tanto ante “la única” ni “la definitiva” opción interpretativa, aunque sí ante verdadero portento que -por si alguien se lo anda preguntando- ofrece una sustancial diferencia con respecto a sus recreaciones de la misma obra con la Filarmónica de Múnich: obviamente la actuación de la Berliner Philharmoniker, de sonoridad robusta ideal para la partitura y una potencia, seguridad y brillantez que en modo alguno Celibidache -que hace frasear a la formación de la manera más hermosa posible pero sin dejarse llevar por la belleza epidérmica- podía soñar con su formación bávara.

Pues bien, después de años esperando una edición en formato digital, Euroarts le compra los derechos a Sony -que paralelamente edita sus filmaciones muniquesas- y saca en DVD y Blu-ray el concierto acompañado por el documental. En este último hay que lamentar la presencia de subtítulos únicamente en inglés. Pero en el concierto la cosa es mucho más grave: la imagen original en 4:3 se ha mutilado por arriba y por abajo para convertirla en 16:9. Cierto es que yo ya lo sabía, y de hecho aquí dejé hace tiempo mi opinión sobre qué deberían hacer estos señores con semejantes ediciones mutiladas. Aun así les he querido dar una oportunidad, a ver si no habiendo creación “artística” de por medio (aquí no filma Jean Pierre Ponnelle, como en las ediciones protagonizadas por Barenboim) el destrozo se notaba menos. Así que me he comprado en Amazon.es (23 euros frente a los 37 que pide en España la distribuidora Ferysa: que cada uno saque sus conclusiones) un ejemplar en Blu-Ray, a ver que tal. Pues horroroso, oigan.


Dos son los problemas. El primero, evidente: al recortar por arriba y por abajo no solo se mutilan cabezas de vez en cuando, sino que en gran parte del metraje -también hay planos donde no se nota nada- las figuras “no respiran” y se impone una molesta sensación de ahogo. Cualquiera que sepa un poquito sobre percepción visual sabe de qué estoy hablando. El segundo se veía venir: al ampliar una imagen que no proviene de celuloide y que no se filmó en alta definición, la pixelación canta cosa mala. Al final resulta que la calidad de la imagen es la misma de un DVD normal y corriente. Por si fuera poco, el sonido tampoco mejora sobre lo que ya conocíamos, y de hecho la gama dinámica dista de ser todo lo amplia que hubiéramos deseado. Total, un insulto en toda regla a los artistas -y a los cámaras- y una tomadura de pelo al aficionado.

Mi decisión está clara: haré todo lo posible para que colocar estas ediciones mutiladas de Euroarts en mi estantería no lleve ni un solo euro de mi bolsillo a estos señores. Ustedes ya me entienden. Y lo que no pueda conseguir “a muy bajo coste”, pues me quedo sin tenerlo y punto. Hagan los amables lectores lo que vean conveniente: que conste que yo les he avisado.

27 comentarios:

bruckner13 dijo...

En definitiva: no merece la pena comprar el bluray y sí el dvd. A propósito de bluray: han editado uno con Bernstein dirigiendo el Cuarteto op. 135 y una misa de Haydn. Es del sello C-Major. ¿Te atreverás a comprarlo? xD

Bruno dijo...

Tenía entendido de que no fué Celebidache quien rompió sino que bastantes profesores le pusieron la proa por su forma de ensayar. Y que fué más tarde. Realmente eligieron a Karajan, por diversos motivos, y Celebidache se tuvo que marchar.
¿Sabe algo más de todo esto? La interpretación orquestal de la segunda mitad del siglo hubiera cambiado bastante de no suceder este cambio.

Bruno dijo...

Creo que en el vídeo que ha colgado no toca la Filarmónica de Berlín

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Bueno, yo no sé si el DVD merece la pena, porque también viene recortado. De hecho, un amigo mío -admirable crítico musical, por cierto- ha devuelto el Blu-ray en cuanto se ha dado cuenta de la calidad de imagen, pero no se ha comprado el DVD en su lugar. Para que veas que no son imaginaciones mías, te copio el e-mail que me mandó esta misma mañana:

"En mi vida he visto algo igual; cualquier DVD ofrece más calidad. Y, aunque no quiero volver a dar la lata con algo tan importante,
la 'conversión' a 16:9 ha hecho estragos. No solo amputa la imagen de manera intolerable, sino que, claro, la ampliación multiplica la deficiente calidad de imagen original. ¡Cómo se puede ser tan paleto!... Si lo hubiesen hecho los de Filmax España lo entendería, pero viniendo de los tedescos de Euro Arts todo este asunto me deja mudo.

Sólo espero que, como yo, todo el que la compre la devuelva de inmediato. No vuelvo a picar jamás (Sonatas de Beethoven por Barenboim incluidas). A ver si así aprenden."

En cuanto al lanzamiento de Bernstein en C-Major, Bruckner13, has hecho LA PREGUNTA DEL MILLÓN. Este mismo amigo me ha puesto sobre la pista del problema: en la web dice que, efectivamente, han amputado la imagen para conertirla en 16:9, pero en la parte trasera de la carátula del producto dice que respeta el 4:3. De momento él no ha tenido el valor de comprárselo. Si alguien se atreve, que cuente el resultado, porfa.

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Bruno, en el documental se dice que, efectivamente, fueron los profesores de la orquesta los que largaron a Celibidache, reunidos en cónclave a raíz de los tormentosos ensayos del Réquiem Alemán en el que el rumano se despachó a gusto con algunos músicos. Pero también puntualizan que el problema no fue tanto la cantidad de insultos propinados en los referidos ensayos, sino la intención de Celi de echar a algunos miembros de la orquesta; al parecer, había muchos veteranos que no daban la talla técnica por él exigida.

A Karajan lo trajeros una vez que Celi se había marchado. Los profesores entrevistados en el documental afirman que, además de admirar su enorme talla de músico, hubo dos cosas que agradaron mucho del salzburgués: un trato enormemente respetuosos para todos los profesores... ¡y una enorme capacidad para "vender" el producto! Con sus luces y sus sombras, el nombramiento de Karajan cambió la historia de la interpretación sinfónica, efectivamente. Saludos.

Bruno dijo...

No he visto el documental ese. Tendré que revisar algún libro para eso de la cronología. Me sonaba que eligieron entre los dos. Aunque puede que al morir Furtwaengler ya hicieran cuentas pues Karajan no escondía su deseo de tener su orquesta propia. Justamente esa. Había otra razón: Karajan hacía ópera.

Andante moderato dijo...

Hay una Novena bruckneriana de Karajan de finales de los 70 con la F. de Viena (no es la misma que la de la filmación de DG). Intensísima, de belleza irresistible. Una las mejores interpretaciones (que no son precisamente muchas) del compositor realizadas por don Herbert.
Saludos.

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Bruno: efectivamente, colgué un vídeo erróneo. Gracias por avisar. Coincido con que el nombre de Karajan ya debía de tenerlo en mente más de uno antes de despachar a Celi. Lo de la ópera, pues supongo que también debió de influir, aunque no sé en qué momento la Filarmónica de Berlín empezó a frecuentar el foso. Supongo que sería con el Festival de Pascua de Salzburgo.

Andante, he oído hablar de esa Novena de Karajan precisamente en esos términos, pero lo cierto es que no la he escuchado. Procuraré hacerlo, gracias.

Anónimo dijo...

Encuentro esa Novena de Karajan en Viena decepcionante por venir de quien viene. Sus mayores logros son desde luego las dos Octavas vienesas. Tanto la de San Florian de 1979 como la testamentaria de 1988. No quisiera tener que escoger entre ninguna de las dos. J.S.R.

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Pepe (JSR), a mí la Octava de San Florán me gusta más, pero por concepto. Desde luego la de Viena es enorme, nunca entenderé por qué PGM la puso no muy bien en Ritmo, allá por las fechas que yo comenzaba a leer la revista. Decía que le fallaba la concentración... No sé, a ver si escucho la nueva remasterización en un solo compacto que está a punto de salir.

Y ahora, ATENCIÓN TODOS. Acabo de hablar por teléfono con el crítico enfadado por la cochambre del Bruckner de Celi. Pues bien, se ha comprado el Blu-ray de Bernstein y... ¡¡¡se respeta el formato!!! LAUS DEO. Me añade que el Beethoven, al estar filmado en celuloide, se ve maravillosamente; la Misa de Haydn, aunque es posterior, no alcanza semejante nivel. Pues eso.

Anónimo dijo...

Si es por concepto me sigo quedando con las dos. Menudo primer tiempo el de la Octava de 1988. De lo de Celi me reservo la opinión hasta que lo vea, pero temo lo peor... Me alegra que respetasen a Bernstein, se ve que no consideraban la cosa tan comercial como para meterle los dichosos cortes. Aleluya. J.S.R.

bruckner13 dijo...

Pues entonces ya sé qué bluray comprarme próximamente. Dale las gracias a tu amigo Fernando.

Bruno dijo...

La relación de Karajan con Bruckner viene de antiguo. No citan una, de la que sobreviven tres tiempos, ni la de EMI con Berlín por el principio de los 60.
No me gusta opinar de esto pero la 9 con Berlín (DG sobre los 68) creo mejor que la de Viena algo más tardía. Pero hay mucha manía con el Bruckner de Karajan. Con el andante de la 5 ya sobra lo demás.

Bruno dijo...

Hay una 8 que Arteaga puso por las nubes. No sé si con Berlín o Viena. Pero hablaba de la conexión del director con Sabine Meyer.
Lo digo apuntando que Karajan es un buen bruckneriano. Lo de: los mejores , ya va en gustos.

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

No se corte de opinar, Bruno. El Bruckner de Karajan me interesa mucho, pero no lo he escuchado tan a menudo como desearía. Seguramente mi amigo J.S.R, que andará leyendo esto, podrá ilustrarle con más conocimiento de causa que yo, porque es el mayor experto en discografía bruckneriana que conozco.

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Por cierto, lo de la Meyer no me encaja: las Octavas que grabó Karajan son las dos con Viena, una editada por DG y la otra por Sony. Me parece que esa cita de Arteaga se refiere al ciclo de Beethoven. De hecho, creo que se trata de un largo artículo que aparecía en el primer número de Scherzo que compré en mi vida.

Bruno dijo...

Se trataba de una 8 posterior a su serie que apareció en vinilo con alas de ángel. Lo que me hace suponer que era con Viena.
Desde luego no era Beethoven. Pero todas esas revistas las tengo en cajas en el trastero.
Ya sé que suena raro la Meyer con Viena.

bruckner13 dijo...

Hay una Novena de Karajan con la Filarmónica de Viena que la editó DG en una colección conmemorando el 150 Aniversario de dicha orquesta. Dicen que es muy buena. Yo la pude conseguir por una descarga en internet (cortesía de un troll que dio la vara luego en Eliteclasica).

Bruno dijo...

Entiendo que a esa se refería Andante Moderato y que yo ponía algo inferior a la anterior de DG con Berlín.

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

¿Hablan ustedes de la Octava o de la Novena?

¡Qué alegría encontrar a la gente interesada por Bruckner! Empezaba a sentirme bicho raro (quiero decir, más aún).

Supongo que conocen ustedes la completa discografía disponible en http://www.abruckner.com/

Bruno dijo...

Ahora de la 9ª. Hubo una edición de la orquesta de Viena. Aparte de una 4 de Mahler con Walter, había una 5 de Bruckner con Schuricht. (Que, dicho sea de paso, es el que hace el Bruckner más natural, despojado de todo efecto)
Y esa 9 de Karajan.

Anónimo dijo...

Acabo de comprar el blue-ray y , como curiosidad, he de decir que ,alrededor del minuto 13'57 del primer movimiento y durante unos segundos, se puede ver en primera fila a Alberto Ruiz Gallardón veinte años más joven. A.M.C.S

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Otras, qué punto. Desde luego a nadie se le ocurriría negar al actual Ministro de Justicia ser un melómano de verdad.

Romina dijo...

Don Fernando:

Sepa disculparme, pero deseo que se corrija un error de fechas que usted escribió en el presente post.

En efecto, usted escribe:

"En 1952, justo un día antes del fallecimiento de Furtwängler, Sergiu Celibidache rompía todos sus lazos con la Filarmónica de Berlín."

El más grande director aléman del siglo XX, Wilhelm Furtwängler, murió el 30 de Noviembre de 1954, y no en 1952.

++++++++++

Y HABLANDO DE FURTWÄNGLER, DEJO ESTA PREGUNTA:

¿QUÉ HABRÍA SUCEDIDO EN EL MUNDO MUSICAL DISCOGRÁFICO SI FURTWÄNGLER HUBIESE VIVIDO CON SUS FACULTADES INTACTAS HASTA 1970, EN LA PLENITUD DE LA ESTEREOFONÍA AVANZADA?

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Tiene usted toda la razón, ¡menudo lapsus! Onbiamente sabía que Furt falleció en 1954, pero mi despiste es grande. Ahora lo corrijo.

Le repondo a su pregunta con otra con más morbo: si Furt hubiera vivido más años... ¿qué habría pasado con Karajan y, por extensión, con Deutsche Grammophon?

Romina dijo...

Coincido plenamente.

Anónimo dijo...

Romina, me atrevo a responder: Ningún director sensato, a menos que quisiese dar la nota, se hubiese atrevido a grabar las Sinfonías de Beethoven o las de Brahms o varias de las de Buckner, entre otras obras de Mozart, Haydn o Schubert.