jueves, 14 de junio de 2012

Bernard Herrmann dirige (genialmente) la Segunda de Ives

Tercero y último de los vinilos de Bernard Herrmann para Decca aún por pasar a compacto que comentamos aquí, después de Great Tone Poems (enlace) y The Impressionist (enlace). La Segunda sinfonía de Charles Ives la grabó el 4 de enero de 1972 al frente de la Sinfónica de Londres –en esta ocasión no la Filarmónica-, beneficiándose de una toma sonora que aparenta ser de primera calidad. Llevarla al disco fue sin duda un empeño personal de un Herrmann que, habiendo sido discípulo del compositor, tuvo la ocasión de realizar la presentación de la partitura en Reino Unido poco después de que Leonard Bernstein ofreciera su estreno mundial en febrero de 1951, ¡medio siglo después de su composición! Precisamente la emisión radiofónica de la propuesta de Lenny ha sido una de las tres versiones que hemos utilizado para calibrar esta de Herrmann; las otras son las dos últimas del compositor de West Side Story, esto es, la filmación de 1987 con la Radio Bávara y el audio del año siguiente con la Filarmónica de Nueva York, ambos editados por DG.

Berrnard Herrmann Charles Ives segunda sinfonia

La lentitud es norma en el Herrmann tardío: 47’12’’ frente a los ya de por sí dilatados 46’13 de Bernstein su último registro. Pero lentitud no significa aquí precisamente flacidez: la interpretación posee una fuerza interior extraordinaria. La sonoridad es rocosa, densa, oscura, y en el tratamiento de las maderas recuerda un tanto a Klemperer, un artista con el que el autor de la música para Ciudadano Kane guarda más de un punto de contacto. Más importante aún es la claridad de la polifonía: aunque la ejecución no sea impecable, Herrmann logra que se escuche todo, lo que en una obra tan compleja en este sentido tiene un enorme mérito.

Desde el punto de vista expresivo, ¿cómo es esta interpretación? Lo mejor es compararla. La de Bernstein -me refiero a la última, a mi entender la más excepcional de las tres- es sin duda más bella; lírica y efusiva a más no poder, modelada sobre un legato para derretirse, sabe combinar cantabilidad, rusticidad bien entendida, frescura y sentido lúdico en un enfoque que, recogiendo a la perfección el carácter naif de la obra y encontrando el punto de equilibrio ideal entre Europa y Estados Unidos, mira directamente a Brahms y a Dvorák para hacerlo con el rabillo del ojo a Copland y, por qué no, a él mismo. Para Lenny la obra es una vibrante orgía de melodías y colores en la que solo hay que disfrutar sin prejuicios.

Bernard_Herrmann

Lo de Herrmann es otra cosa. Aun siendo neoyorquino, a quienes mira él es a Wagner y a Liszt, sobre todo a este último. Quizá también a Elgar. Su enfoque es oscuro, atmosférico, por momentos opresivo, no quiere saber nada de júbilo o desenfado, está marcado por un intensísimo pathos y posee una marcada carga sarcástica. La delectación melódica ha sido sustituida por el drama. El acorde final, travesura de dudoso gusto para culminar una coda dionisíaca a más no poder en manos de Bernstein, es con Herrmann un verdadero jarro de agua fría. Vamos, una interpretación realizada con una mala leche tal que sacaríamos de nuevo a relucir el nombre de Klemperer si no fuera porque, a diferencia de lo que solía hacer el de Breslau, nuestro artista carga los pentagramas de un lirismo agónico que alcanza una fuerza emotiva extraordinaria: las citas a Wagner están con él más claras que nunca.

En fin, una genial recreación que termina por demostrar que al final de su vida Herrmann logró convertirse en lo que, paradójicamente, siempre quiso ser por encima de compositor para la pantalla grande: un enorme director de orquesta. Esperemos que Decca la pase a compacto de una vez. Mientras tanto, recurran a la excelente recuperación realizada por The Phase 4 Stereo Blog (enlace), a la que el firmante de estas líneas queda inmensamente agradecido.

5 comentarios:

Babalu dijo...

Hola:
En realidad este disco sí fue editado en CD en 1991 por London Records (Decca), en su colección 'Weekend Classics' con la referencia London 433017-2. Aunque editado en Estados Unidos, llegó a España y se encontraba fácilmente en el apartado de Series Económicas.
Además de la 'Symphony No. 2' de Ives, el CD incluye 'Orchestral Set no. 2' grabado en 1970 por Leopold Stokowski al frente de The London Symphony Orchestra.
En la misma colección, y con el título de 'Gymnopédies' (Decca 421395-2) se editó también 'Erik Satie and His Friend Darius Milhaud' con el añadido de 'Gymnopédies III & I' (de 'The Impressionists') y el 'Ragtime' de Stravinsky (de 'The Four Faces of Jazz').

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

El disco con Ives y Stravinsky en esa sería sí que lo tenía en mi colección, pero del de Ives, ni pajolera idea. Es la primera noticia que tengo. ¡Lástima no haberlo comprado en su momento! Mil gracias.

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Efectivamente, se puede encontrar aquí:

http://www.arkivmusic.com/classical/album.jsp?album_id=170253

Un poco caro para mi presupuesto. Veremos...

Babalu dijo...

Siendo de Arkiv Music y con la advertencia "In Stock: This CD requires additional production time and ships within 2-3 business days.", seguro que es un CD-R.

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

¡Gracias por la advertencia! En esas condiciones, se lo va a comprar Rita la cantaora.