jueves, 22 de diciembre de 2011

Cultura: entre todos la mataron…

Dos noticias muy negras en menos de una semana. Hace pocos días el Ministerio de Cultura, el de la etapa socialista, anuncia a las revistas culturales la suspensión del acuerdo por el cual se comprometía a la compra de un número importante de ejemplares para distribuir en las bibliotecas públicas españolas. Quien quiera leerlas, que se las compre. Puro “liberalismo” propio de la última y deleznable etapa de un José Luis Rodríguez Zapatero con los papeles completamente perdidos. Si el gobierno no apoya al Marca o al Diez Minutos, ¿por qué tiene que hacerlo con Scherzo o Ritmo?  ¿Por qué va a ser más respetable la pasión por la ópera que la que se siente por el fútbol o por el así llamado mundo del corazón? ¡Viva el igualitarismo! Igualitarismo por abajo, se entiende. La última revista citada deja en la editorial del mes de enero (enlace) las cosas muy claras: “la probabilidad de que las revistas culturales se vayan al garete no es que sea altísima; es que se va hacer realidad en uno o dos meses”.


La segunda es de ayer mismo y ya la conocen todos ustedes: el gobierno derechista de Mariano Rajoy hace desaparecer el Ministerio de Cultura como tal y lo integra con Educación y Deportes. Ole. Al menos en este caso no hay hipocresía alguna: los socialistas se han comportado -desvergonzadamente- como lo que no deberían ser, pero los populares no necesitan quitarse máscara alguna. Rendición incondicional al neoliberalismo. Recortes para todos menos para quienes lo merecen. Cultura en segundo plano. Y quien la quiera, que se la pague. El Estado no tiene por qué cargar con ella en tiempos de crisis.

¿Consecuencias en el mundillo de la música culta? A corto plazo, cierre de revistas, peligro en determinados auditorios y orquestas, sensible reducción en la cantidad y calidad de los espectáculos y fuerte conservadurismo en la programación, esto último no solo por la ideología del PP sino también por la necesidad de evitar butacas vacías. A medio y largo plazo la cosa es muchísimo más preocupante: escasa creación de nuevos aficionados. ¿Hace falta recordar que para muchísimas personas -entre ellas quien esto suscribe- la posibilidad de escuchar música en directo por poco dinero y de leer revistas gratuitamente en las bibliotecas ha sido fundamental, entre otros factores diversos, para la formación del gusto, habida cuenta de que ésta tiene lugar en una etapa vital en la que, siendo joven, anda uno con muy pocos billetes en el bolsillo? Si a esto unimos el creciente desinterés por la Historia de la Música en los currículos de la enseñanza pública -veremos el nuevo gobierno-, el panorama es desesperanzador. Cuando salgamos de la crisis no será posible recuperar el sector, porque al haber menos afición no habrá demanda suficiente. Total, un desastre. No vale cargar las culpas en un partido u otro: entre todos la mataron y ella sola se murió.

6 comentarios:

vicentet dijo...

que horror Fernando. Suscribo completamente lo que dices. Sin las revistas de la biblioteca no hubiera tenido acceso a esas publicaciones en una ciudad como Huelva donde cultura es sacar a la virgen de turno por las calles.Requiem por la musica clasica..

Mª Dolores dijo...

No me he podido contener : esto es lo que hay se ha elegido "libre y democráticamente"
Todo es manipulable la cultura los medios de comunicación
Solo miro a mi alrededor y no se si soy yo marciana o lo es mi entorno
Ayer vi los 6 minutos del del diputado por Compromis de mi comunidad en el parlamento y era la voz que clamaba en el desierto
En Valencia pasa como en Huelva y resto de ciudades y Comunidades
Requiem por la música y por un país y por el pueblo

Alienigena in alia terra dijo...

Fernando:
Subrayo al 100% tu última frase: "No vale cargar las culpas en un partido u otro: entre todos la mataron y ella sola se murió."
¡Feliz Navidad!

Bruno dijo...

El otro día fui por primera vez a la sala de conciertos del Palau de les Arts.
Sólo puntualizar que se debería crear la cárcel de papel y tiralíneas de los arquitectos ineptos y meter en la misma a Calatrava.
Lo de la altura, lo de los arcensores, lo del dimensionamiento de los aseos, lo de salir al descanso a una terracita pulmonar, etc.
Pensado para los espectadores. Ja, ja.

Anónimo dijo...

Fernando:
Hace no mucho tiempo publicaste cual era tu pensamiento político. Mi forma de ver las cosas, en general, difiere bastante de la tuya: soy una persona conservadora, moderada y con la libertad absoluta de no pertenecer a partido político alguno.Sintonizo mucho más con los grandes partidos conservadores, en general, que con partidos solcialdemócratas y nada con partidos a los extremos de ambos. Soy una persona a la que le gusta dialogar y que piensa que, con educación y sentido común, es muy fácil ponerse de acuerdo en muchas cosas. Hago esta introducción para que veas que desde una posición ideológica posiblemente un poco alejada de la tuya, sin embargo coincido plenamente en tu comentario sobre la Cultura. Yo creo que la obligación de todo buen gobernante es conseguir el mayor grado de educación y cultura de su pueblo. La educación y la cultura nos hace libres y cuanto más cultos y educados seamos los españoles, más próspera y rica será España. Por eso me parece una barbaridad que unos y otros, que nos han llevado a la ruina (soy valenciano y aquí el responsable es el PP como en el Gobierno de España ha sido el PSOE) quieran ahora pretender hacernos creer que recortando el dinero dedicado a Cultura y Educación, vamos a salir de una tremenda crisis global y particular, en la que ellos con sus despilfarros, con su falta de capacidad de gestión y control, nos han metido. Por ello me indigna cualquier recorte que afecte a estos ámbitos. Aquí, en Valencia, tenemos el Palau de Les Arts, con sus virtudes y defectos. Entiendo perfectamente que se pretenda una mejor gestión del mismo, pero no entiendo ni comparto que a unos cuantos se les pueda pasar la idea por la cabeza de cerrarlo. Señores políticos, un pueblo culto es un pueblo libre y quizá a Vds. esto no les interesa para poder seguir mangoneando a su antojo. Si no tienen dinero, recorten de los miles de gastos superfluos e inútiles en los que Vds. incurren constantemente, pero no quiten ni un céntimo para Cultura, Educación, Sanidad, etc. Al revés, sean imaginativos, gestionen mejor los recursos, busquen nuevas fórmulas (¿por qué no una buena ley de mecenazgo como hay en otros paises?), potencien y divulguen la cultura en todas sus formas y manifestaciones y no hagan barbaridades: NO A LOS RECORTES EN CULTURA!!!
Quiero aprovechar la ocasión para felicitarte las Navidades a ti y a todos los lectores de tu blog y desearos una año 2.012 en el que se cumplan todos vuestros deseos, empezando por uno mío: "que no haya recortes en Cultura".
Un fuerte abrazo.
Un aficionado a la ópera.

gonzalo (madrid) dijo...

Lamentable. Por desgracia no es el color político sino una constante en la historia de España: cuanto más leños, mejor. Lo que pasa es que unos son más previsibles que otros.
Como decía la protagonista de la maravillosa e imprescindible obra de teatro "veraneantes" dirigida por delArco, refiriéndose a su marido -concejal con ansias de medrar-, "para él la cultura es una partida del presupuesto que siempre sobra".
Feliz Navidad y mucha música para Reyes.