domingo, 3 de julio de 2011

Tchaikovsky, Shakespeare y Dudamel

TCHAIKOVSKY: Hamlet. La tempestad. Romeo y Julieta.
Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela. Dir: Gustavo Dudamel.
DG 477 9355
65‘35‘‘
DDD
Universal Music
***

Este CD con los tres poemas sinfónicos de Tchaikovsky dedicado a Shakespeare va de más a menos poniendo en evidencia virtudes y defectos de Gustavo Dudamel, director desconcertante donde los haya. En su extrovertida, muy encendida y a la postre magnífica recreación de Hamlet, el venezolano da una lección de brillantez y comunicatividad haciendo gala de un excelente trazo y sabiendo frasear con concentración, sin caer -nunca le ocurre en este disco- en lo atropellado ni en lo vulgar.

En La Tempestad a las referidas virtudes se une una gran sensibilidad para la atmósfera, pero también la tendencia a forzar los contrastes en texturas y dinámicas, de tal modo que las secciones extremas suenan particularmente brumosas, la lírica en exceso ensimismada y las tempestuosas espectaculares a más no poder. Tendencia que en Romeo y Julieta le lleva al extremo de caer, en la primera sección lírica, en pianísimos casi inaudibles y algún portamento de manifiesta melifluidad, aunque tampoco vamos a regatear la voluptuosidad -más que desesperación- de la segunda aparición del tema de amor.

La toma sonora, no del todo transparente, recoge a la perfección la extensísima gama dinámica del espectáculo sonoro -a medio camino entre Karajan y Abbado- propuesto por el joven director.

_________________________________

Artículo publicado en el número de julio-agosto de 2011 de la revista Ritmo.

No hay comentarios: