domingo, 5 de junio de 2011

La Belle Felicity

Desde que descubrí hace años su Mariscala en el segundo Rosenkavalier de Carlos Kleiber (si aún no han visto ese DVD, dejen de leer tonterías y corran a comprarlo) me encuentro subyugado por la personalidad de Felicity Lott, sintiendo una fascinación que se incrementó aún más cuando en 2008 tuve la oportunidad de escuchar a la soprano inglesa en directo en un recital en el Wigmore Hall (enlace). Cierto es que no se trata de una señora especialmente guapa ni proporcionada, pero tiene un “algo” que la convierte en una de las mujeres más atractivas que jamás he visto. Su elegantísima manera de moverse, su sincera sonrisa, su mirada llena de vida, su particular histrionismo facial… Todo ello sin una pizca de sofisticación, sino desprendiendo naturalidad, franqueza y un punto de sentido del humor inglés de lo más interesante. Hay más, claro está. Su voz, que como es natural se va haciendo tirante en el agudo a medida que pasan los años, posee una cremosidad -más que brillantez tímbrica- que la hacen ideal para el susurro, la melancolía y la confesión íntima. Su dicción resulta clarísima pero en absoluto redicha. Pero quisiera destacar sobre todo su legato, de una naturalidad y sensualidad realmente pasmosas que hacen que cada vez que abre la boca caigamos rendido a sus pies.

Ilusionado como estoy de volver a ver a Dame Felicity (voy a la función abreviada “para familias” del sábado por la mañana que ofrece el Teatro Real, porque al recital del jueves no puedo acudir), he vuelto a visionar su filmación de La belle Hélène, precisamente reeditada ahora por Arthaus, procedente de unas funciones en el Chátelet en el año 2000 bajo la dirección musical de Marc Minkowski y escénica de Laurent Pelly. De nuevo me ha encantado, y se lo recomiendo vivamente a todos aquellos quien quieran comprobar hasta qué punto esta señora, todo lo inglesa y elegante que se quiera, encaja a la perfección con el universo burbujeante de Jacques Offenbach, compositor al que precisamente dedica su espectáculo madrileño. Su Helena de Troya triunfa merced a una amplia variedad de recursos vocales que otorgan sensualidad, calidez, elegancia y picardía a su personaje, que se ve doblemente perfilado gracias a la extraordinaria personalidad de nuestra simpatiquísima artista sobre la escena; que de vez en cuando haya algunos roces vocales y que en el aria del acto III lo pase mal se le puede perdonar perfectamente dadas las circunstancias.

Acompaña a la Lott un cast casi irreprochable: un más que notable Yann Beuron en el rol de Paris -pese a que a veces recurre al falsete-, un poderoso Calchas de Françoix le Roux y un plausible Orestes de Marie-Ange Todorovich. Solo desentona el gastado el Agamenón del veteranísimo tenor Michel Sénéchal, quien no obstante hace gala de unas envidiables tablas. Y por una vez me ha gustado, aunque sea relativamente, la dirección de Minkowski: un director tan trivial, ligerito y coqueto como él se mueve en este repertorio como pez en el agua y ofrece una dirección adecuadamente ágil y desenfadada, aunque también -cómo no- escasa en sensualidad, además de atropellada, incluso vulgar, en los finales de los dos últimos actos. La sonoridad moderadamente historicista de Les Musiciens du Louvre-Grenoble ni aporta ni quita nada al resultado.

Estupenda la puesta en escena, que logra actualizar el libreto -no hacerlo supondría perder la comicidad del original- sin sacar los pies del plato, partiendo de la original idea de que toda la acción es un sueño de una dama burguesa insatisfecha en la cama. Los gags son divertidos, de humor en el punto justo de equilibrio entre lo fino y lo vulgar, sin llegar nunca a la grosería, mientras que la acción se desarrolla con excelente pulso y muy buenas ideas teatrales. A destacar el ocurrente vestuario del propio Pelly, así como las cachondas coreografías de Laura Scozzi. Total, que me lo he vuelto a pasar en grande, por lo que aprovecho para recomendar este DVD a todo el mundo. Y ahora, a ver cómo salen las cosas en Madrid.

4 comentarios:

pastoso dijo...

A mi esta mujer me cautivó con la voz humana en el Teatro de la Zarzuela. Increible. ¿Conoce su grabación de está atípica ópera con Jordan?

FLV-M dijo...

Pues no, pero tendré en cuenta la recomendación. ¡Gracias!

bruckner13 dijo...

Fernando: en donde ya sabes tienes el dvd de Intermezzo de Strauss con subs. en castellano añadidos protagonizado por la gran Felicity. Lástima que fuera interpretada en inglés en vez de alemán.

FLV-M dijo...

Lo sé, lo sé. Lo descargué y lo visioné. ¡Disfruté muchísimo! Ella está ahí particularmente maravillosa.

Lo que pasa es que no quiero escribir en mi blog sobre un producto en el que se han "olvidado" de los subtítulos en castellano. Por eso mismo me parece formidable que haya gente que se dedique a colocarle los subtítulos en nuestro idioma y a colgar el resultado por ahí. ¡Merecidísimo se tienen que la gente los piratee!