martes, 25 de mayo de 2010

Jordi Savall, un Bill Gates de la música

Dicen que el gran mérito del fundador de Microsoft no se corresponde con sus propias aportaciones personales, sino a su olfato para rodearse de los colaboradores más adecuados en los momentos más oportunos. Si esto es así, habría que convenir que Jordi Savall es una especie de Bill Gates de la música. Obviamente no podemos regatear al de Igualada el arte de ser un admirable gambista, un buen director coral y un director orquestal que en determinados repertorios alcanza la excelencia. Pero sin duda gran parte de la magia que desprenden sus realizaciones al frente de Hespèrion XXI se debe al arrollador talento de los colegas con los que acostumbra a contar, que no solo poseen un virtuosismo y una musicalidad admirables sino que además saben plegarse con total flexibilidad a la línea interpretativa que se les demanda. El propio Savall así supo reconocerlo en el admirable gesto que tuvo al recibir el pasado sábado 22 de mayo el XXI Premio Nacional “Amigos de la Música” de Úbeda, declarando que compartía el galardón con sus compañeros y reivindicando en voz alta la decisiva aportación de estos en su trayectoria profesional.


El concierto que tuvo lugar a continuación en la iglesia del Hospital de Santiago recogía la idea de su disco Oriente-Occidente, pero solo dos de los solistas que intervenían en la grabación (Psonis y Estevan) estuvieron en Úbeda, mientras que se incorporaban tres músicos adicionales que renovaron el programa ofrecido, siempre bajo el subtítulo “las músicas otomanas en diálogo con las tradiciones sefardíes, armenias y occidentales”. Escuchamos pues, como en el compacto, transcripciones de Cantigas de Santa María, anónimos andalusíes, páginas del Trecento (incluido el célebre Lamento di Tristano), estampidas del Manuscrit du roi y diferentes piezas turcas, pero también algunas obras de tradición armenia en las que Haïg Sarikouyoumdjian hizo sonar el duduk –instrumento de viento de sonoridad particularmente melancólica- con una sensibilidad infinita.

Estuvo muy bien el belga Michaël Grébil (laúd y ceterina), y mejor aún el turco Hakan Güngör (kanum). El estupendo Dimitri Psonis se mantuvo a su nivel habitual con el santur y la moresca. Savall extrajo mil y una inflexiones expresivas, desde el más trágico desgarro hasta una acariciadora dulzura, de sus habituales instrumentos medievales de cuerda frotada. Pero quien a mí más me deslumbró, como siempre desde hace ya más de veinte años que le escuché por primera vez, fue Pedro Estevan, a mi modo de ver uno de los más geniales intérpretes musicales de los últimos tiempos. El caso no es ya que su dominio técnico de la percusión sea abrumador, sino que además aporta una riquísima imaginación a todas sus intervenciones. Y lo hace con un gusto exquisito, sabiendo conversar con todos sus compañeros sin levantar nunca la voz, atendiendo a la claridad y no queriendo acaparar protagonismo. Todo lo contrario, pues, de lo que ocurre con algunos (o muchos) grupos de música antiguas a este y al otro lado de los Pirineos, que pretenden disimular su falta de talento epatando al personal con percusiones propias de un desfile de moros y cristianos.

Gran concierto, que quien esto suscribe disfrutó a más no poder. Hubo sin embargo quienes se aburrieron. Qué pena.

5 comentarios:

DGira dijo...

Hola

Les dejo este aporte, link con toda la discografía de JSavall - Torrent - 56 Gb - 161 obras completas desde 1975 hasta 2009

http://nnm-club.ru/forum/viewtopic.php?t=177503

Están en un servidor Ruso, usen Chrome para traducir y entender.

El link está al final del listado de obras, usen un cliente torrent para descargar (recomiendo Flashget).

Chao

Diego
dlgg1965@gmail.com

FLV-M dijo...

Gracias mil, Diego.

Está muy bien para saber cómo están los discos, si merecen la pena o no. Claro que las ediciones de Alia Vox son claramente para comprárselas, por el lujo de la presentación.

Precisamente aproveché el concierto de Úbeda para adquirir el libro-disco de los cátaros, detrás del que andaba hace tiempo. Es verdaderamente precioso. Ahora la distribución en España no la realiza Diverdi, sino que la hacen ellos directamente, por lo que los precios han bajado de manera considerable. No viene mal el asunto ahora que a muchos nos rebajan el sueldo...

katia dijo...

Alli donde hay $$$ y cultura subvencionada esta Jordi Savall para que haga un disquito de musica con 4 tamborcillos, 2 flautas y violas de gamba, previo pago de unas buenas perras.

FLV-M dijo...

Algo de eso también hay, para qué vamos a negarlo. Pero, a diferencia de lo que ocurre con otros grupos, ¡qué tamborcillos, flautas y violas da gamba!

Anónimo dijo...

No lo puedo ni ver a Savall. No he oido muchas grabaciones suyas. Sin embargo las pocas que escuché me parecieron totalmente asépticas vacuas y carentes de inspiración. Eso sí, las carátulas de sus discos son espectaculares. Pareciera que los productores quisieran suplir con la belleza de estas los defectos mencionados.

Por supuesto es solo una opinión. Desde que escuché a Savall hasta hoy mis gustos musicales han sufrido algunas tranformaciones. Intentaré ahora volver a oirlo.