martes, 13 de abril de 2010

El disco Gluck de la Bartoli

BARTOLI, Cecilia: Arias italianas de Gluck
Akademie für Alte Musik Berlin.
Decca, 4672482
67’34’’
DDD
Universal
**** R


Este producto es una secuela concebida de la misma manera que en el mundo cinematográfico un éxito de taquilla lleva a preparar una segunda parte en la que se sigue con pequeñas variantes la misma fórmula. La receta en este caso es: Cecilia Bartoli + repertorio con virtuosismo vocal + agrupación historicista + presentación exquisita + intensa promoción. Hace un par de años se triunfó con Vivaldi y esos “locos” de Il Giardino Armonico; ahora tocan Gluck y la más sobria, pero poderosísima, Akademie für Alte Musik Berlin.

Éxito “de taquilla” asegurado, y de paso gran acogida por parte de la crítica. Con toda la razón. La Bartoli tiene un instrumento no excepcional pero sí muy hermoso. Técnica, toda la que quiere y más. Y lo más importante: conciencia de que los medios han de estar al servicio de la expresión, idea que justamente se halla en la base de la reforma encabezada por Gluck.

Por descontado, entre estas ocho arias sobre textos de Metastasio -seis de ellas inéditas en disco- hay varias aún vinculadas a ese estilo italiano que el compositor se encargó de superar: da capo puro y duro, donde la Bartoli, además de mostrarse capaz de abordar papeles muy diferenciados vocal y anímicamente, arrasa con su dominio de las agilidades y su fantasía para ornamentar. Ya se sabe, el componente comercial es imprescindible.

Pero en aquellas otras páginas en las que el compositor ofrece su innovadora formulación de la ópera (eliminación de adornos superfluos, flexibilización y nueva codificación de la forma, atención al texto y a la transmisión de los affetti), la mezzo romana demuestra que es una intérprete sensibilísima y una actriz de primer orden, desplegando todo el arsenal de recursos para emocionar (¡y de qué manera!) mediante su utilización inteligente, no para impactar con explosiones pirotécnicas. Habrá quien pueda objetarle sus cambios de color -a veces de gran eficacia dramática-, pero no discutirle su condición de artista excepcional.

Una última reflexión. Parece que las grandes casas discográficas se están empezando a enterar (las pequeñas lo sabían ya hace tiempo) que la única manera de hacer frente a la crisis de ventas y a la imparable difusión del MP3 y la copiadora de cedés es mejorar la presentación. Sólo por poseer este precioso “libro con disco” para pasar sus páginas una y otra vez merece la pena la compra. Se ha cuidado todo, desde la textura del papel hasta la tipografía, pasando por el variado y original repertorio iconográfico. A Decca le habrá merecido la pena la inversión: venderá mucho más. Si los textos estuvieran también en castellano, la dicha sería completa.

________________________________
Artículo publicado en el número de enero de 2002 de la revista Ritmo.


PS. Desde que escribí esta reseña hasta ahora la trayectoria de la Bartoli ha ido, a mi entender, considerablemente a peor, transformando la diva romana su inicial sinceridad en puro amaneramiento. Este disco marcó seguramente el punto de inflexión. En el siguiente, dedicado a Salieri, ya anunciaba claramente lo que vendría después (enlace). En estos días Bartoli se encuentra en España promocionando su último disco, Sacrificium, que por cierto no he logrado escuchar del tirón.

6 comentarios:

Euterpe dijo...

¡Oh, oh, un blog sobre música clásica, qué emoción! Pues agarraos, que el mío es más minoritario aún; porque si en este país, desafortunadamente, la música clásica pertenece a unos pocos elegidos, ¿qué me decís de los coros de niños? Pero, ¡madre mía, qué coro! Estoy hablando, por supuesto, del de Tölz. En el blog que le dedico hallaréis reseñas discográficas y de conciertos, podcasts, partituras, biografías de algunos solistas... Y, como no, algo de experiencia personal. Aquí todo. Muchas gracias y os invito cordialmente a pasar por allí, nos vemos en los comentarios.

Euterpe dijo...

Fernando, veo que somos compañeros de profesión, pero yo imparto música. Lo invito entonces también a mi otro blog donde narro algunos episodios de mi vida profesional, pero tiene que comenzar a leer desde la entrada más antigua. Una localidad muy cercana a su ciudad natal constituye escenario de mis andanzas...

Euterpe dijo...

Oh, siento tantos mensajes. ES que antes olvidé poner que, como anuncio en el blog, el coro tiene en proyecto la publicación de varios discos: uno ya se grabó en 2008, pero no ha salido todavía (motetes a dos coros de la familia Bach). Los otros dos, que prometen ser igualmente interesantes, se grabarán en estos meses.

FLV-M dijo...

Muchas gracias. Muy interesante tu blog, y muy triste ver que las cosas andan tan mal en Guadalcacín. Si algún día vuelvo a Jerez, espero que no me destinen allí. Un cordial saludo.

Euterpe dijo...

Ay, hoy me está dando problemas el envío de comentarios! Decía que muchas gracias por el tuyo en "vivir a ciegas". Saludos.

Euterpe dijo...

No, mejor que no te destinen allí: un ambiente cerradísimo, problemas de disciplina... Y bueno, tú no eres ciego, supongo que te darían menos la lata; pero vaya. Para nosotros creo que lo mejor es no depender de Cádiz (¡vaya el Inspector Médico!)