martes, 19 de septiembre de 2023

Desánimo por la mañana

No me encuentro animado esta mañana.

Las clases han empezado sin mí. Por la noche, como todas, he sufrido fuertes tirones cada vez que cambiaba de posición, y ahora me queda soportar el dolor hasta que me haga efecto el Nolotil. No hay novedad ahí.

Lo nuevo es que ayer estuve en el traumatólogo viendo las radiografías y que, además de comprobar lo largos que son los “tornillos” que tengo ahí metidos (más bien son “clavos”), uno de ellos se ha desplazado a donde no debería y existe la posibilidad de que, si en el futuro me molesta, haya que operar otra vez. Una operación muchísimo menos importante que la otra, pero aun así con anestesia general.

 

LO BUENO

  • El dolor de las 24 horas es muchísimo menor que hace tan solo dos semanas. Hay ratos en los que apenas lo noto, siempre que ese día no haya habido fisioterapia.
  • Puedo caminar, moverme con normalidad y escribir en el ordenador sin demasiada molestia (aunque con muchos errores que luego hay que corregir: el brazo está en muy mala posición).
  • A razón de tres sesiones por semana, noto un avance importante con la fisioterapia: puedo hacer cosas que antes de empezar eran impensables. Eso anima mucho.
  • De momento no hay signo de necrosis.

LO MALO

  • Estoy todavía lejos de poder conducir, de cerrar puertas y coger cosas con ese brazo, de llevar una vida más o menos normal sin dolor físico y sin decaimiento anímico.
  • Las sesiones de fisioterapia son extremadamente dolorosas (no sabía que lo eran tanto), y el dolor se queda ahí las 24 horas siguientes, extendiéndose por todo el brazo y el pecho.
  • La posibilidad de que tengan que operarme de aquí a medio plazo me preocupa, y aún queda por ver, porque es muy pronto, si se produce necrosis: eso supondría tener que cortar el hueso y poner una prótesis.

Y efectivamente, no tengo que ir al trabajo y tengo mucho tiempo para hacer otras cosas, pero quedarme en casa con dolor no es plato del gusto de nadie. Ojalá no me hubiera pasado nada de esto y estuviera ahora en mis clases, que echo muchísimo de menos. Dolor y paciencia es lo que se me pide. No hay más. ¡Podía haber sido muchísimo peor!

3 comentarios:

Robert dijo...

¡Sé fuerte! ¡Triunfarás!

José dijo...

En estos casos de lesiones óseas tan traumáticas con cirugía compleja, la rehabilitación puede hacerse, por momentos, muy cuesta arriba. Piense que todo lo que ha progresado en movilidad lo irá ganando en comodidad (ausencia de dolor) durante las próximas semanas.
No desespere! Es fácil decirlo sin un brazo roto, pero como lector agradecido desde el principio del blog, le transmito muuuuuucho ánimo, Fernando.
Y recuerde lo del clásico: ES MALO SUFRIR, PERO ES BUENO HABER SUFRIDO.
Un abrazo. José.

Mireia P.B. dijo...

Mi hermana sorteó la operación del humero ( se lo rompió el noviembre pasado)...pero el próximo miércoles entra en el quirófano que hace 15 dias volvió a caer y se le desmontó la tibia...
Así que cuando su brazo esté perfecto... Recuerde: No som de la primera volada!

Un año de agradecimientos

Google Fotos nunca deja de tocarnos la fibra sensible. Hoy día 13 de julio de 2024 me recuerda que hace exactamente cinco años estaba desayu...